Analistas aseguran que Daniel Ortega tendrá que negociar

Para los críticos, una cosa son los discursos para levantar la moral de sus partidarios y otra muy distinta es lo que Ortega tendrá que hacer para evitar más sanciones y la debacle total del país

Como ya habían advertido analistas políticos y críticos opositores, el discurso de Daniel Ortega, en el acto de conmemoración del cuarenta aniversario de la Revolución sandinista, el 19 de julio, fue para inflamar el fanatismo de sus bases, con una posición radical de no diálogo con la oposición y no adelanto electoral.

Sin embargo, para los críticos, una cosa son los discursos para levantar la moral de sus partidarios y otra muy distinta es lo que Ortega tendrá que hacer para evitar más sanciones y la debacle total del país.

Lea además: Daniel Ortega cierra la puerta del diálogo y dice que se está preparando para las elecciones de 2021

En ese sentido, el politólogo José Antonio Peraza reiteró que la lógica de Ortega es negociar al borde del abismo.

“Ortega ha demostrado que al borde del abismo da la vuelta, se acomoda y vuelve a empezar el diálogo. Por eso, yo no doy por muerto el diálogo, porque cuando él se vea presionado y cuando vea que las condiciones le están siendo adversas, él va a cambiar sus decisiones”, dijo el politólogo.

La oposición agrupada en la Alianza Cívica, contraparte del régimen en la mesa de diálogo, rechazó este sábado la posición de Ortega y reafirmó que “mantendrá siempre la voluntad de diálogo y negociación como la única salida a la actual crisis”.

Lea también: Urgen creación de la comisión de la OEA para Nicaragua

“Con cerrarle la puerta a la negociación, al régimen sólo le quedaría la opción de aislar a Nicaragua del mundo y el recrudecimiento de la crisis social y económica. Con alargar el proceso hasta el 2021, sólo aumentará la crisis económica y los efectos devastadores para la ciudadanía. El anuncio de reformas electorales unilaterales está encaminado a realizar cambios cosméticos al sistema que no le brindarán ninguna legitimidad al proceso. Si las reformas se realizan fuera del contexto de la Mesa de la Negociación, carecerán de cualquier tipo de credibilidad a nivel nacional e internacional, como carecerán de credibilidad los resultados electorales que de estas reformas resulten”, advirtió la organización opositora en un comunicado.

Los opositores recordaron su reciente llamado a continuar la negociación y valoraron que “las expresiones de Ortega van en contra de la resolución de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) del 28 de junio, de fomentar un diálogo serio y sincero”.

Lea además: Alianza Cívica emplaza al régimen orteguista a retomar negociaciones

“La retórica desafiante y agresiva solo expone al país a recrudecer la crisis, por cuanto muestra intransigencia a la búsqueda dialogada, en contraste con los múltiples llamados de la Alianza Cívica de retomar las negociaciones. Las exhortaciones al diálogo por parte de la Alianza han sido atendiendo el deseo de las amplias mayorías del país que anhelan una solución pronta a la crisis y el llamado de la comunidad internacional”, agrega el comunicado.

No hay reformas creíble sin diálogo

La declaración que hizo Daniel Ortega de reformar la Ley Electoral (Ley 331), para que nadie diga que le robaron las elecciones, según sus palabras, no convenció a sus adversarios políticos.

El opositor y miembro de la Alianza Cívica, Carlos Tünnermann Bernheim, opinó que Ortega no busca las reformas profundas e integrales necesarias para el sistema electoral, como lo demanda la ciudadanía.

Le puede interesar: ¿Qué se espera del discurso de Daniel Ortega este 19 de Julio? Esto es lo que dicen los analistas

“No se trata únicamente de reformar la ley, sino que también recomponer la composición del Consejo Supremo Electoral (CSE), de los Consejos Departamentales, de las direcciones generales dentro del poder electoral, es decir, una reforma que garantice lo que dice la Carta Democrática, sobre los elementos esenciales para la democracia”, dijo Tünnermann.

La exguerrillera y disidente del Frente Sandinista, Dora María Téllez, manifestó que no puede haber una reforma electoral creíble sin que sea producto de una negociación en la mesa de diálogo con la oposición.

Lea además: Ortega recibiría a la Comisión que se creó en la OEA imponiendo condiciones

“Él (Ortega) sabe perfectamente que la OEA no va a aceptar una reforma electoral fuera de la mesa de negociación, eso lo sabe porque se lo han dicho. Entonces, el discurso de ayer es un discurso hecho para su gente, para tranquilizarla, para que no se sientan derrotados, para que crean que el comandante tiene una solución que no tiene y que tiene una fuerza, que ya tampoco tiene”, dijo Téllez.