Banca de Nicaragua logra estabilizar la salida de depósitos, pero mantiene el crédito frenado

Funides, en su informe de julio, revela que entre el 31 de marzo del 2018 y el 30 de junio del 2019 los depósitos en el sistema bancario disminuyeron el equivalente a 1,859 millones de dólares

LAPRENSA/ARCHIVO.

Pese a que en Nicaragua no se ha alcanzado un acuerdo político que permita restablecer el clima de confianza en el país, el sistema financiero nacional se mantiene sólido, con variables mixtas: por un lado, la fuga de depósitos en la banca se ha desacelerado, pero persiste la contracción del crédito, lo que a su vez ha ocasionado que las utilidades de los bancos mermen en términos promedio anual, detalla el Informe de Coyuntura de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

Funides, en su informe de julio, revela que entre el 31 de marzo del 2018 y el 30 de junio del 2019 los depósitos en el sistema bancario disminuyeron el equivalente a 1,859 millones de dólares, lo que supone una contracción del 34 por ciento.

Lea además: Crisis económica provoca el cierre de 76 sucursales y ventanillas de la banca nacional en Nicaragua

El centro de pensamiento hace la observación que este año el ritmo de caída mensual de los depósitos se ha desacelerado, al pasar de un promedio de salida de 173 millones de dólares mensuales entre abril y diciembre del 2018 a 56 millones de dólares entre enero y mayo del 2019.

Contracción del crédito nacional persiste

Sin embargo, la contracción del crédito nacional persiste, cuando es un indicador clave para evitar que se profundice la recesión económica en el país.

Lea también: ¿Por qué en Nicaragua es un buen tiempo para comprar vehículos o casas pero malo para venderlos?

La entrega de préstamos ha caído desde mayo del 2018 a mayo de 2019 un 24.6 por ciento, lo que indica que se dejaron de entregar 1,324 millones de dólares en crédito. La cartera actualmente asciende a 3,802 millones de dólares.

Se dispara el riesgo

La pérdida de depósitos y del crédito no son los únicos estragos de la crisis política en el sistema financiero nacional.

A los bancos también se les ha disparado la cartera en riesgo.

Le puede interesar: Más liquidez en la banca a costa del crédito en Nicaragua

En la banca nacional la cartera en riesgo hasta mayo ascendió a 10.2 por ciento, un nivel no visto en años, y el índice de morosidad de la cartera bruta se ubicó en 3.4 por ciento.

“Como es de esperar la crisis ha tenido un efecto negativo en la calidad de la cartera de crédito. El indicador de la cartera de riesgo a cartera bruta aumentó de un promedio estable de 2.7 por ciento para el periodo enero 2017-abril 2018, a un valor de 9.8 por ciento en mayo 2019”, indica Funides.

Habrá más desempleados por la crisis

Este deterioro de cartera en riesgo y la morosidad en Nicaragua coinciden con el aumento del desempleo, como consecuencia de la crisis sociopolítica. Funides estima que al término del 2019 habrá entre 227 mil y 239 mil desempleados desde la crisis.

Lea también: Banca nacional cerró 49 sucursales en siete meses

Asimismo, si bien la medida de aumentar la liquidez de la banca restringiendo el crédito ha sido bastante acertada, las posibilidades de generar ganancias se han reducido, revela el informe de Funides.

Funides detalla que en mayo las utilidades de la banca anduvieron en siete millones de dólares, y aunque fueron positivas, estas se redujeron un 49.5 por ciento en promedio anual.

Lea además: Funides sugiere vigilar depósitos de la banca nacional

“La política de protección de liquidez de la banca, a expensas de la protección del crédito, sigue teniendo implicaciones negativas en las utilidades bancarias”, advierte Funides.

Se desacelera caída de las reservas

Otro indicador positivo que se observa hasta mayo es que la contracción de las reservas internacionales se ha desacelerado. Las reservas internacionales durante meses se vieron presionadas por la salida masiva de depósitos de los bancos, dado a que el Banco Central se vio obligado a inyectarle liquidez a los bancos para que estos pudieran hacer frente a esa obligación.

Además cabe destacar que la solidez de las reservas garantiza la estabilidad del córdoba, pero además refleja la capacidad de pago que tiene el país para afrontar sus compromisos financieros en el exterior.

Los números oficiales indican que las Reservas Internacionales Netas (RIN) pasaron de 2,716 millones de dólares (cierre del 2017) a 1,948 millones (al 31 de mayo del 2019), es decir, hay una pérdida acumulada de 768 millones de dólares.

Le puede interesar: Banca nacional perdió 220 millones de dólares en depósitos en diciembre

Mientras que las Reservas Internacionales Brutas (RIB) de marzo 2018 a mayo del 2019 cerraron con una pérdida de 747 millones de dólares. En marzo del 2018 había en RIB 2,892 millones de dólares y al término de mayo del 2019 se habían reducido a 2,145 millones de dólares.

Y las Reservas Internacionales Netas Ajustadas (RINA) pasaron de 1,868 millones de dólares que había en marzo del 2018 a 1,135 millones en mayo 2019, con 733 millones de dólares menos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: