Relator para la Libertad de Expresión de la CIDH denuncia represalias del régimen hacia el Diario LA PRENSA

Edison Lanza denunció las 47 semanas de bloqueo aduanero que el régimen mantiene hacia LA PRENSA como medida de censura

Si el régimen de Daniel Ortega sigue impidiendo la entrada de materia prima necesaria para la impresión de LA PRENSA y el Hoy, no solo estará violentando la libertad de expresión e información. LAPRENSA/ARCHIVO

El relator especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Edison Lanza, denunció este lunes las represalias que el régimen de Daniel Ortega ha tomado en contra del Diario LA PRENSA, al mantenerle insumos secuestrados desde hace 47 semanas.

Lanza dijo que esta forma de censura que aplica el régimen debe parar.

“El Estado debe abstenerse de aplicar formas indirectas de censura, como el abuso de los controles de la prensa, las frecuencias de radio o la infraestructura utilizada para difundir contenido de los medios”, dijo el relator en un tuit.

Desde hace 47 semanas el régimen le mantiene a este medio de comunicación un bloqueo aduanero de importación, pese a que se han presentado tres recursos de apelación ante el Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo (TATA) y este ha fallado a favor en todos, además que existe un acuerdo firmado el 29 de marzo por el régimen con la Alianza Cívica donde se establece garantizar la importación de papel, maquinaria, equipo, repuestos y refacciones para los medios de comunicación.

Para Lanza, el bloqueo arbitrario del régimen, que se debe a la línea editorial independiente que el Diario LA PRENSA mantiene, afecta los “ingresos, publicidad y puestos de trabajo” que se ponen en riesgo.

En total son tres embarques que la Dirección General de Aduanas (DGA) mantiene retenidos, los cuales suman 92 toneladas solo de papel para periódico, porque también hay papel para la imprenta, planchas, gomas, reveladora y repuestos, solución de fuente y tinta para la rotativa.

La primera retención a este medio ocurrió en septiembre de 2018 y la última en noviembre del mismo año. Durante todo este tiempo se han pagado más de 10 mil dólares solo en almacén, sin incluir que los insumos están valorados en más de 180 mil dólares y existe riesgo de que se deterioren o se venzan