Las encuestas en Nicaragua

La verdad es que M&R no ha atinado en ninguna de sus encuestas. Desde hace años se ha engañado ella misma y ha querido engañar al público

La firma encuestadora CID Gallup ha trabajado de manera profesional, midiendo el pulso de la opinión pública en diferentes países de América Latina. Pero M&R Consultores, que es financiada con fondos del Estado de Nicaragua —porque nada es gratis—, ami juicio miente a la opinión pública nicaragüense.

Siempre ha estado al lado del sandinismo. Para las elecciones de 1990 daba como ganador a Daniel Ortega y ganó doña Violeta de Chamorro. En el 2016, cuando hubo una elección fraudulenta, favoreció a Ortega y a su vicedictadora y esposa, Rosario Murillo, diciendo la encuesta de M&R que “vamos bien”.

Cada vez es más difícil creerle a esta firma consultora, pues continúa repitiendo el mismo porcentaje y el concepto de siempre a favor de su cliente gubernamental. Por eso yo, como periodista, siempre he sido escéptico acerca de cómo se elabora esa encuesta que va comúnmente dirigida a un grupo específico de personas. Hay muchas aristas y ejemplos.

Según la última encuesta divulgada por M&R los nicaragüenses “rechazamos” las “pretensiones extranjeras, desestabilizadoras e injerencistas que atentan contra la paz”. Asegura que el 57.5 por ciento está en desacuerdo con el “fallido golpe de Estado” del 2018. Dice que “el orden constitucional debe ser respetado”.

A mi criterio, en las preguntas de las encuestas están las trampas. ¿Por qué? Porque la gente responde lo que les preguntan los representantes de esta firma.

Al respecto me pregunto dónde estaba el señor Raúl Obregón, dueño de M&R Consultores, cuando inició la rebelión estudiantil del 18 de abril a la que él maliciosamente llama intento “fallido de golpe de Estado”. En esos momentos álgidos no se atrevió a hacer una consulta popular –me gustaría saber el motivo-.

Por otra parte no dice qué opina de la represión policial y parapolicial. Se ausentó de la palestra pública. Pero “el que calla otorga y se convierte en cómplice”. Mientras M&R calló en el 2018, CID Gallup hizo una encuesta entre el 6 y el 18 de septiembre del mismo año del estallido social, y el 61 por ciento exigía la renuncia de Ortega y Murillo. M&R a sus encuestados no les hace esa pregunta.

A principios de 2019 también CID Gallup realizó entre el cuatro y el diez de enero una encuesta que reveló que el 54 por ciento de la población demanda que las elecciones sean adelantadas mientras que un 36 quiere que se mantenga para 2021.

La verdad es que M&R no ha atinado en ninguna de sus encuestas. Desde hace años se ha engañado ella misma y ha querido engañar al público. Si quiere ser creíble tiene que consultar a todo el pueblo, no maquillar la realidad y no censurar la verdad.

El autor es vicepresidente de la Asociación de Periodistas de Nicaragua (APN).