5 formas de estafas grandes que hicieron convulsionar a Nicaragua

Marcas grandes como Agave Azul, Aeronic o trampas populares fueron las utilizadas por delincuentes que se burlaron de cientos de ciudadanos

Estafas

Dinero incautado a los delincuentes que usaban la trampa del «Pañuelazo» para estafar a sus víctimas. FOTO: LA PRENSA/ ARCHIVO

Los participantes de estos negocios tenía un objetivo común: ganar dinero u obtener beneficios con poca inversión. Las consecuencias también fueron compartidas, perdieron el dinero depositado y nunca vieron los beneficios que los había llevado a invertir. Marcas grandes como Agave Azul, Aeronic o trampas populares fueron las utilizadas por delincuentes que encontraron en Nicaragua un punto débil y se burlaron de cientos de ciudadanos.

1. Agave Azul

Estafas
Los empresarios de Agave Azul, la empresa mexicana que estafó a decenas de nicaragüenses. FOTO/LA PRENSA/ARCHIVO

Se instaló en Nicaragua en mayo de 2005. Operaba en el país bajo la fachada de una comercializadora internacional de tequila. Pretendía vender este tequila a través de numerosos promotores a quienes ofrecían jugosas ganancias, pero debían invertir dinero en la firma. Inscribirse como promotor costaba 30 dólares y por cada 100 dólares invertidos, en calidad de compras adelantadas de tequila, recibía mensualmente 15 dólares. Unas 13 mil personas fueron las estafadas, de acuerdos a registros de la fecha. En diciembre de 2005, la Superintendencia de bancos mandó a cerrar la empresa falsa.

Puede interesarle: 7 accidentes mortíferos que han estremecido en las últimas décadas

2. Marca Móvil S.A.

Estafas
Las protestas que se produjeron afuera del edificio de la empresa ficticia, cuando las personas se enteraron de la estafa. FOTO: LA PRENSA/ ARCHIVO

Era una empresa que supuestamente tenía casa matriz en Canadá. En Nicaragua se conoció de Marca Móvil S.A en el 2009. Orecía a sus clientes motos y carros Suzuki Alto por el precio de 500 y 2,000 mil dólares, respectivamente. Para pagar el restante del precio del vehículo debía portar por dos años una publicidad determinada de publicidad. Los vehículos supuestamente se entregaban seis meses después de firmado el contrato, pero ninguna de las personas que invirtieron en el negocio conocieron un solo auto. Inesperadamente los representantes de la empresa salieron del país y lo que dejaron fue un comunicado en las oficinas que tenía en Managua. Informaban que la emrpesa había cerrado.

Puede interesarle: 6 monumentos históricos destruidos o modificados por la dictadura orteguista

3. Aeronic

Estafas
Fachada del las oficinas de Aeronic en Managua, la empresa falsa aviación. FOTO: LA PRENSA/ ARCHIVO

Llegaron a Nicaragua en el 2007. Se valerion de difernetes medios de comunicación para ofrecer cursos de aviación y acciones. 2,000 mil córdobas costaba la matrícula de los cursos de aviación y 1,500 la mensualidad. Las acciones las “vendían” en 150 dólares. Según la oferta, comprar acciones era la mejor parte del negocio, pues las ganancias aumentaban el doble cada año. Al final fueron decenas de personas las afectadas. En 15 casos documentados, las pérdidas ascendían a 90 mil córdobas y 1,800 dólares.

Puede interesarle: Así ocurrieron estas 8 grandes fugas de cárceles de máxima seguridad

4. Visa y Paseo por la Casa Blanca

Esta vez las víctimas fueron 10 parejas originarias de El Viejo, Chinandega. Cada una había pagado 3,500 dólares al pastor evangélico Wilmert Lenin González para obtener una visa estadounidense, un paseo por la Casa Blanca y una cena con Barack Obama. La estafa se registró en noviembre de 2015.

5. El pañuelazo o cambiolín

Estafas
Dinero falso, pañuelo y billetes de verdad incautado a los delincuentes que usaban el  «pañuelazo» para estafar a sus víctimas. FOTO: LA PRENSA/ ARCHIVO

Lea además: Estas son nueve ciudades que fueron bombardeadas y destruidas por la guerra

Fue un tipo de estafa que se hizo popular entre el año 2010 y 2012. Los autores de la estafa eran delicuentes organizados en pequeños grupos de dos o tres personas. Los estafadores operaban, mayormente, en las vías públicas. Fichaban a la víctima y luego la interceptaban, comúnmente preguntaban por ciertas direcciones y como por arte de magia “embobaban” a las personas, o simplemente con engaños les despojaban de su dinero o prendas personales de valor. En la mayoría de los casos, las víctimas ni se enteraban cuando las despojaban de sus bienes. En otras ocasiones entregaban periódico o billetes falsos envuelto en pañuelo y los estafadores se quedaban con el dinero de verdad de la víctima. En el año 2012 se hablaba hasta de 25 estafados por semana.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: