Policía se llevó computadoras, teléfonos y documentos de la Alcaldía de Mulukukú

Los dos últimos rehenes de la Policía en la alcaldía de Mulukukú fueron liberados a las 4:00 a.m. de este sábado, después de haber sido obligados a empacar las pertenencias que los policías encapuchados se llevaron

Vista panorámica de Mulukukú. TOMADA DE INTERNET

La Alcaldía de Mulukukú, ubicada en la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte (RACCN) del país, fue totalmente saqueada por la Policía Orteguista (PO) luego que los empleados fueron secuestrados, encañonados con fusiles AK y robados por los agentes policiales, quienes se tomaron la sede municipal el reciente viernes en horas de la mañana.

Wilmer Florian, jefe del área de carta de ventas de la alcaldía, y Lindora Lezcano, del área de adquisiciones, fueron los últimos rehenes en ser liberados, a las 4:00 a.m. de este sábado.

Lea también: Más denuncias de saqueo en alcaldías opositoras

Los empleados fueron obligados a empacar las computadoras, teléfonos, documentos y registros de proyectos en ejecución que se llevaron del lugar los policías encapuchados.

Saquean con argumento de que CGR investiga

El concejal del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) en la Alcaldía de Mulukukú, Orling Oney Mairena Martínez, dijo que se trató de un saqueo bajo el argumento de una investigación de la Contraloría General de la República (CGR).

Lea además: Parapolicías y la Policía Orteguista se toman la Alcaldía de Mulukukú, que administra el PLC

Sin embargo, la PO se tomó el viernes la alcaldía sin dar explicación; los agentes llegaron encapuchados, encañonaron al personal presente como si fueran delincuentes y los mantuvieron secuestrados durante horas. Los liberaron gradualmente hasta la madrugada de este sábado.

Ayer la sede de la alcaldía lucía desolada. Los policías que llegaron el viernes de Managua, en tres patrullas, este sábado ya se habían retirado. Alrededor del edificio dejaron marcado un perímetro de seguridad, para que nadie se acerque al lugar. Además, la sede municipal es vecina de la estación policial local, así que hay temor de los trabajadores y funcionarios municipales de acercarse.

Lea También: Sandinismo acusa del asesinato de dos policías al alcalde liberal de Mulukukú.

La Alcaldía de Mulukukú es administrada por el alcalde opositor Apolonio Fargas, miembro del PLC, quien estuvo preso once meses por protestar contra el régimen de Daniel Ortega. Desde que lo sacaron de la cárcel, en junio pasado, Fargas ha recibido constantes amenazas de miembros del partido en el poder, Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), quienes le han dicho que no descansarán hasta verlo nuevamente en prisión.

En Nicaragua, la Policía responde a los intereses del FSLN y actúa de forma criminal contra los opositores de Ortega.

Policía actuó de forma delictiva

El excontralor general de la República y exdiputado Agustín Jarquín Anaya, quien se especializó en el tema de municipalismo y fue presidente de la Comisión de Población, Desarrollo y Municipios en la Asamblea Nacional, dijo que en el caso de que exista una irregularidad o denuncia de mal manejo de los recursos en una administración municipal, se debe proceder de acuerdo con lo establecido en la ley, para hacer la auditoría correspondiente.

Lea además: Matan de un disparo a oficial de la Policía en Mululukú

Sin embargo, en el caso de la Alcaldía de Mulukukú, el exdiputado considera que la PO actuó de forma delictiva.

Jarquín explicó que la Contraloría General de la República debió crear un equipo de auditoría con un plan para investigar las denuncias de irregularidades en la administración pública. También debe existir una comunicación entre la Alcaldía y la Contraloría, para pedir la documentación y los libros que se van a inspeccionar. Además, debe haber la instrucción de un juez, que debió emitir una orden previa de la ocupación de los documentos.

Lea también: Grupo armado quema vivienda de dirigente del FSLN en Mulukukú, Caribe Norte

Según Jarquín, la manera en que procedió la Policía es “delincuencial” y crea una nulidad del proceso “porque son evidencias indebidamente recogidas”.

“Si hubiera un manejo incorrecto o corrupto, la forma en que lo están haciendo apaña conductas así, porque las evidencias recogidas así son nulas”, aseveró Jarquín.

Lea también: Familia del asesinado en Mulukukú denuncia que fue torturado y ejecutado

Afirmó que esta actuación policial, además de que es una violación al derecho, afecta la inversión y alimenta el clima de crisis en el país.

“Esto desestimula el desarrollo económico sano y las inversiones en Nicaragua”, refirió Jarquín.

Concejo municipal de Mulukukú

El Consejo Municipal de Mulukukú está integrado por once concejales del PLC, seis concejales del FSLN y cuatro del partido opositor Ciudadanos por la Libertad (CxL).

El PLC y Ciudadanos por la Libertad se unen para tomar decisiones, pero los sandinistas se imponen con violencia e ilegalidad, no solo en Mulukukú, sino en todo el país, donde se vive una crisis por la represión policial contra las protestas civiles que demandan la salida de Daniel Ortega del poder.

Más de 328 personas han muerto por la represión de la dictadura orteguista desde el 19 de abril de 2018, según el último reporte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

FSLN quiere quitar a Fargas

De manera interna se maneja que la vicealcaldesa de Mulukukú, Silgia Lorena Gómez, tiene una alianza con los concejales sandinistas, para quitarle el mando al alcalde Apolonio Fargas. El diputado del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Walter Espinoza, y el concejal Orling Mairena confirmaron esa versión a LA PRENSA.

Gómez se quedó a cargo de la administración de la Alcaldía mientras el alcalde Fargas estaba preso. Durante ese tiempo, Gómez despidió a más de diez personas y también mandó presos a quienes le reclamaron por actuar de manera injusta.

Cuando el alcalde Fargas salió de la cárcel quiso tomar las riendas de la administración municipal y comenzó a cuestionar las decisiones de Gómez.

Por otra parte, personas que presenciaron el viernes pasado la toma de la Alcaldía de Mulukukú, aseguraron que la vicealcaldesa Gómez no fue agredida por los policías ni física ni verbalmente. Tampoco le quitaron su celular y la vieron coordinándose con los policías que lideraron el operativo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: