Policía Orteguista asedia en la frontera con Costa Rica a excarcelados políticos que regresan al país

La Policía baja de los buses a los excarcelados, los fotografía y los interroga durante casi una hora

El asedio de la dictadura de Nicaragua contra los excarcelados políticos y líderes de las protestas antigubernamentales ha llegado hasta la frontera sur.

Kenia Gutiérrez y Freddy Navas, del Movimiento Campesino de Nicaragua, son los casos más recientes. Ellos fueron asediados la mañana de este lunes desde la frontera entre Costa Rica y Nicaragua, en Peñas Blancas, hasta llegar a Managua, donde patrullas motorizadas los esperaban frente a Ticabus y querían llevárselos a la estación policial sin motivo, denunciaron los perjudicados.

El asedio empezó a eso de las 9:00 de la mañana, en el puesto de migración en Peñas Blancas, cuando estos entraron al país procedentes de Costa Rica. Ahí, los policías los retuvieron por una hora revisándoles las maletas y documentos en las billeteras, les hicieron fotos desde todos los ángulos y los interrogaron por aproximadamente una hora, denunciaron.

“Nos preguntaron qué andábamos haciendo en Costa Rica y les dije que marchando, ya que aquí en nuestro país no nos dejan ejercer nuestro derecho constitucional de manifestarnos en las calles. Luego nos preguntaron a qué partido político pertenecíamos, les contesté que a ninguno, pero que somos opositores al régimen asesino y me decían: ‘¡vos cállate!’”, relató Gutiérrez.

Kenia Gutiérrez, mientras estaba presa acusada de terrorismo y otros delitos por haber participado en la rebelión del 18 de abril de 2018, le escribió unas notas al juez orteguista Edgar Altamirano, diciéndole que luego venía su juzgamiento por Dios, por no cumplir las leyes de país y solo obedecer a un partido político al juzgar y condenar a los autoconvocados.

Asedio en la terminal de buses

Luego de retenerlos por una hora los dejaron ir, pero no les sellaron el pasaporte de entrada al país, por lo que un joven de la empresa de transporte en que viajaban se tuvo que regresar a sellar los documentos de Gutiérrez y de Navas.

Posteriormente, cuando el bus en el que viajaban llegó a la terminal en Managua, varias patrullas se encontraban esperándolos en la entrada principal de la empresa de transporte.

Kenya Gutiérrez y Freddy Navas. LA PRENSA/Cortesía

“Cuando nos montamos al taxi varias motos llegaron y rodearon al carro, tuvimos que ir a dar la vuelta y una patrulla nos siguió y dijo que nos trasladáramos a la estación policial, a como pudimos nos bajamos y nos volvimos a meter a Ticabus, donde la gente nos ayudó a bajar las maletas y nos apoyaron para que no nos llevaran hasta que llegó CPDH a traernos”, relató Gutiérrez.

Al lugar se presentó Pablo Cuevas, abogado de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) en un vehículo para poder sacarlos a salvo.

“Creen que nos van a intimidar, pero no es así, seguimos unidos en esta lucha cívica, porque no queremos más régimen, (más) caudillos en Nicaragua”, dijo Gutiérrez.

Ambos excarcelados participaron en la «marcha por la unidad» que se realizó en San José, Costa Rica el domingo 11 de agosto.

Otros casos

El sábado 10 de agosto, el líder universitario y miembro de la Alianza Cívica, Max Jerez, denunció el asedio de la Policía cuando regresaba de Costa Rica.

«La Policía Orteguista me detuvo en Peñas Blancas, fotografió e interrogó. Querían dejarme ahí, insistieron que el bus se fuera», aseguró Jerez en su cuenta de Twiiter. Y agregó que fue la gente que viajaba en el bus quienes reclamaron hasta que lo dejaron libre.

También el universitario excarcelado, Bayron Estrada, denunció que el 9 de agosto la Policía lo bajó del bus en el que iba hacia Costa Rica.

«Fui requisado y fotografiado en todos los ángulos posibles por oficiales de PO, la entrevista y el retraso duró aproximadamente 30 minutos y las preguntas (fueron) incoherentes», aseguró en Twitter.