Antimotines retienen e interrogan a periodista de LA PRENSA Emiliano Chamorro y al excarcelado político Bayron Estrada

Chamorro, Estrada y los empresarios Guillermo Callejas y Martín Buitrago fueron liberados después de ser interrogados por dos horas por antimotines de la Policía Orteguista

Emiliano Chamorro (gris) junto a Bayron Estrada y al atrás, Guillermo Callejas y Martín Buitrago. LAPRENSA

El periodista de LA PRENSA, Emiliano Chamorro, junto al excarcelado político, Byron Estrada y los empresarios Guillermo Callejas y Martín Buitrago, fueron liberados por la Policía Orteguista (PO) después de ser interrogados por dos horas en el puesto de Migración y Extranjería, en la frontera entre Costa Rica y Nicaragua.

Chamorro regresaba de realizar una cobertura periodística sobre la marcha que este domingo realizaron nicaragüenses exiliados en la capital costarricense, campesinos y exreos políticos.

Según Chamorro, él y sus demás acompañantes ya habían logrado pasar por los escáneres de seguridad de Migración y Extranjería y, mientras subía en el autobús donde viajaba, un oficial de la Dirección de Operaciones Especiales (DOEP) los detuvo y les dijo que tenía que hacerles unas preguntas, pese a que normalmente estos procedimientos los realizan agentes de Migración y no antimotines.

«Nos interrogaron, nos hicieron que sacáramos todas las maletas, me le tomaron fotos a los reportes de mi libreta, me tomaron fotos de frente, de perfil», expresó Chamorro después de haber sido liberado.

Durante la interrogación, Chamorro fue despojado de su celular y una cámara fotográfica, mismas que fueron devueltas después de ser liberados.

«Me preguntaron que con quién me reuní en Costa Rica, qué andaba haciendo. Al final nos dijeron que nos quedáramos en una oficina, que esperáramos que hubiera una orden superior para dejarnos libres», agregó el periodista.

Lea además: Policía Orteguista asedia en la frontera con Costa Rica a excarcelados políticos que regresan al país

Desde hace varios días, la Policía Orteguista (PO) se ha dispuesto a detener a todos los excarcelados políticos y líderes de las protestas antigubernamentales en la frontera con Costa Rica, como una forma de asediarlos por haber participado en las marchas que la comunidad exiliada en suelo costarricense contra Daniel Ortega.