La historia del renacimiento del negocio Suazo, en Masaya

Más de cincuenta años de trabajo familiar, todo el producto y toda la materia prima se echaron a perder en un incendio en la casa de los Suazo el 4 de julio de 2018. Meses después Yubrank fue encarcelado. Hoy la familia renace de las cenizas

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

El 4 de julio del 2018 los parapoliciales le prendieron fuego a la casa de Yubrank Suazo, el líder de las protestas en Masaya. Unos minutos bastaron para que el nido de artesanos de hamacas más importantes de la región quedara reducido a cenizas.

Más de cincuenta años de trabajo familiar, todo el producto y toda la materia prima se echaron a perder, “pero no la dignidad”, asegura el joven Suazo que posterior a esa tragedia también fue encarcelado y torturado en la cárcel La Modelo durante nueve meses y un día.

Puede interesarle: Fiscalía señala a Yubrank Suazo de abastecer de armas a los tranques en Masaya

Refiere que ni en los peores momentos flaqueó la confianza en Dios ni en sí mismo, “a las 24 horas de haber perdido todo (en el incendio) dije: «nosotros vamos a salir adelante como familia, con el sudor de nuestra frente… ellos no pudieron ni podrán hacernos doblegar o humillarnos»”.

Proféticas palabras fueron las de Yubrank porque hoy, pese al asedio que vive a diario, pese al escarnio de los simpatizantes del dictador Daniel Ortega, pese a todo lo negativo… él y su padre Wilfredo Suazo, renacen de las cenizas como aves fénix.

Estos dos caballeros de la marimba, la artesanía y el patriotismo, han resuelto trabajar sobre sus cimientos y levantar el negocio que les ha dado honor y gloria desde 1950, Hamacas Vicente Suazo, la mejor del mundo, según el International Quality Crown Award (IQC), que en 2006 les galardonó como los productores de la mejor hamaca del mundo.

Lea además: Paramilitares incendian casa de representante del Movimiento 19 de Abril en Masaya

Pero ahora “no solo son hamacas”, resalta el joven Suazo, “también son bolsos, carteras, pulseras y prontamente hasta llaveros”. Diversificar el negocio ha sido una estrategia “para atraer nuevos públicos dentro del mercado nacional e internacional” y mejorar las ventas con el fin de subsistir y levantar la casa que les abrigó toda la vida.

Los padres de Yubrank, Wilfredo Suazo y Ana Julia Urbina. LA PRENSA/Uriel Molina

“Ese es el objetivo principal. Trabajamos para volver a construir nuestro hogar. Ahí están nuestros recuerdos, nuestros orígenes”, expresa Yubrank.

Cuenta que el lugar en donde están viviendo actualmente lo ocuparon hace menos de un mes, “es de una familiar que nos ayuda… aquí solo vinimos con dos camas, antes estuvimos un tiempo donde mi hermana, donde me recibió el pueblo cuando fui excarcelado”, detalla.

Una sola lucha

El lanzamiento de la línea Bolsos Vicente Suazo, “Tejiendo el futuro de Nicaragua”, no se desliga de la marca madre Hamacas Vicente Suazo.

Lea también: Videos | Con banderas y al son de marimbas. Así reciben los familiares a los presos políticos liberados este martes

“Conservamos siempre el nombre de mi abuelo paterno. Creo que al igual que todo el pueblo nicaragüense estamos luchando por resistir la crisis que cada día se agudiza”.

Por su parte, el patriarca de la familia, Wilfredo Suazo, está más que contento al verse nuevamente en su labor y al lado de su hijo; sano y salvo. Resalta que fueron días de agonía aquellos en los que cualquier última hora (en las noticias) hablaba de Yubrank, quien protestaba contra el régimen de Ortega desde los tranques de Masaya, expuesto a la muerte.

LA PRENSA/Uriel Molina

Don Wilfredo, de 75 años de edad, asegura que acompaña a su hijo en todo y es solidario con sus decisiones porque sabe que él defiende lo justo, “defiende lo correcto, lo hace por una Nicaragua correcta donde se respeten los derechos humanos… ahora que está fuera de la cárcel pues tenemos que emprender en la vida. Tenemos que luchar. En Nicaragua se lucha no solo con armas sino con el trabajo. Esta es nuestra resistencia”, manifiesta el padre, orgulloso por su familia y su trabajo de artesano.

Pero más allá de la trinchera del quehacer, el joven Yubrank aclara a los nicaragüenses que su posición está firme, que es verdad: ha estado un poco silencioso, pero no apartado de la lucha contra Ortega. “Entiendan que hay condiciones muy particulares en cada uno de los presos políticos. Creo que Yubrank Suazo fue el único preso político que salió de la cárcel sin tener un techo donde dormir”, advierte el masaya quien explica que por esa razón su meta principal es levantar su casa. Pero sobre todo, trabajar para levantar Nicaragua.

“El pueblo nos financia”

Era de esperarse que tras el resurgimiento del negocio de la familia Suazo los simpatizantes del régimen digan que el imperio está financiando a los artesanos. Wilfredo Suazo disipa todas esas dudas y asegura que el único financiador que tiene Hamacas Vicente Suazo es el pueblo que ama Nicaragua.

Lea además: Llantos, abrazos y música. Las mejores fotos de la liberación de los presos políticos en Nicaragua

“Explico: aquí viene un cliente y me dice que quiere una hamaca. Deja el cincuenta por ciento del valor de la hamaca, entonces de eso yo compro la materia prima y le hago su hamaca. ¿Quién es el que me financia? Es el mismo cliente. Así de esa manera hemos comenzado y nos vamos logrando”, dice Wilfredo que agradece por el apoyo y el valor que los nicaragüenses e internacionales le han dado a su trabajo artesanal, “me dan fuerza para continuar”, concluye.

Nuevo producto

En Bolsos Vicente Suazo siempre se trabajan los mismos elementos de producción de las hamacas, entre ellos las agujas de metal. Está utilizándose el macramé y la puntada de fleco.

Con respecto a nuevos materiales, el emprendedor refiere que están utilizando madera y una fibra natural que sale del tallo del chagüite.

Bolsos Vicente Suazo es el nuevo producto que están fabricando. LA PRENSA/Uriel Molina

Si desea realizar sus encargos de bolsos, hamacas o pulseras llame al: 8119-0883.