Deutsche Welle

Museo Woodstock: una meca para hippies

Donde hace medio siglo tuvo lugar el festival de Woodstock en el pueblo de Bethel, ahora hay un museo donde se puede celebrar el "Summer of Love". ¿Pero está a la altura del sentimiento Woodstock?

«Como guardianes de este sitio histórico, nuestro objetivo es honrar esa herencia y revivir la motivación que hay detrás de ella», asegura Fedun en el aniversario de Woodstock. ¿Lo logrará 50 años después del festival?

El Bethel Woods Center for the Arts, ubicado en el estado de Nueva York, es un lugar bastante digno en comparación con las caóticas batallas de barro de Woodstock hace 50 años.

El museo, que cuenta la historia del que probablemente es el festival de música más famoso del mundo, ha sido adaptado a las demandas de los baby boomers de hoy.

En lugar de tiendas de campaña, hay ascensores para discapacitados, y en lugar de nubes de marihuana humean las máquinas de espresso.

Lea: Carlos Mejía Godoy anuncia una nueva gira a Europa acompañado del cantautor Juan Solórzano

Max Yasgur, que en 1969 puso a disposición de los organizadores del festival su campo para vacas, seguramente no imaginaba que un día un museo se erigiría aquí como un hito en la historia de la música.

Incluso la magnitud del evento, con sus casi 500.000 visitantes, fue más que inesperada para él en ese momento.

Entre los visitantes se encontraba la ahora pensionista de 72 años Susan, que pasó un fin de semana entero en este campo en medio de la tierra de nadie para conocer el estilo de vida de «Sex, Drugs and Rock’n’Roll».

«Dios estaba allí también»

«Creo realmente que Dios también estaba allí, y yo soy una de las que no consumía drogas. Al menos nada que sea fuerte», cuenta Susan a DW con un guiño. «Woodstock fue una experiencia trascendental para mí. Nunca había visto nada igual».

Los veteranos de Woodstock como Susan regresan a esta tierra sagrada cada año. Es casi un lugar de peregrinación para aquellos que han sobrevivido a la fase de apogeo del rock and roll.

Lea además: 5 poemas de amor de Mario Benedetti para enamorar y enamorarse

Después de todo, no sólo Hendrix y Joplin murieron por sobredosis de drogas poco después de Woodstock.

Docenas de fanáticos de Woodstock que fueron parte de la fiesta se encuentran entre los cadáveres en el sótano de la época de la Flower Power.

Eso no impide que Susan recuerde la época con nostalgia y visite el Centro Bethel Woods, que abrió sus puertas en 2006, al menos una vez al año. «Antes de eso, no teníamos ningún lugar adonde ir, aparte de un campo abierto», dice Susan.

El lugar es importante para ella, porque encontró aquí por primera vez esas ideas que la convencieron de vivir «una vida llena de amabilidad y respeto». En su tierra natal, en al sur del país, no hubiese experimentado esto en ese tiempo.

Le puede interesar: Memento mori: la inquietante costumbre de fotografiar a los seres queridos tras su muerte

El campo en el que tuvo lugar el festival de Woodstock ha sido desde hace mucho tiempo declarado monumento nacional. Una placa conmemorativa se encuentra cerca del lugar donde estaba el escenario.

«Aquí hay mucha paz», dice Susan, a pesar de los turistas que la rodean de izquierda a derecha. Muchos de ellos podrían ser sus nietos. El interés en Woodstock es intergeneracional.

Woodstock como fenómeno de los 60

El museo del Centro Bethel Woods presenta el contexto del festival tanto cronológica como abstractamente.

Los años 60 se examinan más de cerca aquí; acontecimientos como la llegada del hombre a la Luna, la elección de John F. Kennedy como presidente de EE.UU., el movimiento de derechos civiles o la guerra de Vietnam se presentan como capítulos decisivos en la vida de los baby boomers.

Parece como si el fenomeno de Woodstock se hubiera creado como una especie de clímax inevitable de las circunstancias de su época.

La batalla de barro como patrimonio histórico

La génesis de Woodstock es demasiado complicada para ser puesta en un museo, a pesar de que el Centro Bethel Woods hace todo lo posible por tratar el tema desde todos los ángulos.

La directora del Centro Bethel Woods, Darlene Fedun, dice que Woodstock, además de su papel en la historia cultural, ha dejado sobre todo una «comunidad que quiere cambiar el mundo a través de la música».

«Como guardianes de este sitio histórico, nuestro objetivo es honrar esa herencia y revivir la motivación que hay detrás de ella», asegura Fedun en el aniversario de Woodstock. ¿Lo logrará 50 años después del festival?

Susan es un poco escéptica al respecto: «No me quiero quejar y aprecio que haya aire acondicionado, ascensores y demás, pero en 1969 sólo teníamos barro para refrescarnos», recuerda. (ct/dz)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

Deutsche Welle
×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: