Experto asegura que las gasolineras se han embolsado 500 mil dólares en sobreprecios

El problema es que los sobreprecios en los combustibles aumentan los costos de producción y transporte, los costos de energía eléctrica, sumado a la reforma tributaria que agravará aún más la crisis económica del país

Alza en las gasolinas

LAPRENSA/ARCHIVO

Aunque este domingo los consumidores volverán a sentir un segundo alivio consecutivo en el precio de los combustibles, lo cierto es que este aún es insuficiente. En todo lo que va del 2019, las petroleras se han embolsado quinientos mil dólares en sobreprecios por la venta de las gasolinas regular y súper, así como diesel, según estimaciones del especialista en hidrocarburos César Arévalo, que da continuo seguimiento a la evolución del mercado petrolero y derivados a nivel internacional.

El problema es que los sobreprecios en los combustibles aumentan los costos de producción y transporte, los costos de energía eléctrica, sumado a la reforma tributaria que agravará aún más la crisis económica del país que puede llevar a más cierres de empresas, inflación y disminución del poder adquisitivo.

Puede interesarle: Gasolinas bajarán de precio este domingo mientras que el diesel subirá

Para hacer el análisis, Arévalo tomó en cuenta los precios del barril de petróleo de Estados Unidos y los comparó con los precios de El Salvador, un país con logísticas similares a Nicaragua: muelle, aduanas, almacenamiento, operaciones marítimas y terrestres, más los costos por comisiones bancarias y los márgenes a las distribuidoras y detallistas.

Detrás de los sobreprecios en Nicaragua, no solo está la decisión de las petroleras de no trasladar todo el alivio de los mercados internacionales a los consumidores, sino también un cobro que data desde el 2013. Desde ese año se destinaba en Nicaragua un aproximado de ocho centavos de dólar por galón por los gastos de comercialización que cobraba Albanisa por importar petróleo, como parte del acuerdo petrolero.

Sin embargo, desde 2017, a raíz de la crisis que vive Venezuela, las importaciones desde ese país se redujeron drásticamente. Para este año, debido a las sanciones de Estados Unidos a Albanisa, Nicaragua no ha importado una sola gota de petróleo venezolano.

Lea además: Tercera alza en combustibles este domingo, la gasolina súper se acercará a los 36 córdobas por litro

En 2017 se importó el 77 por ciento del petróleo desde Estados Unidos. Al año siguiente el 98 por ciento, y este año el ciento por ciento ha sido del socio comercial norteamericano.

No obstante, los ocho centavos de dólar por galón siguen aplicados a los precios de venta a los consumidores finales, a pesar de que Albanisa dejó de intermediar en Nicaragua en su totalidad este año.

El especialista en hidrocarburos explica que el alza o la baja de los combustibles debe regirse con el precio internacional y por eso al compararlos con los de Nicaragua es que su análisis concluye que las distribuidoras DNP, ligada a la familia presidencial con una participación de mercado de 41 por ciento, y Puma Energy —con 28.1 por ciento— y otras más pequeñas se han quedado con quinientos mil dólares de los precios que debieron bajar a los consumidores.

“DNP y Puma son las únicas con facilidades de importación, disponen de redes de estaciones de servicio, distribución directa a nivel nacional y le venden a precios acordados a las otras distribuidoras”, agrega Arévalo.
Las petroleras por lo general tienen dos tipos de clientes: los directos, que son los que compran al por mayor, y los que compran al detalle, es decir a través de las estaciones de servicio. El analista señala que sobre estos últimos es que recae el sobreprecio, porque los primeros compran a precios internacionales.

Distorsiones son de vieja data

Al comparar con El Salvador, el margen del precio de venta en los diez últimos años en Nicaragua ha subido cinco por ciento para la gasolinas regular y súper, así como el diesel, mientras en El Salvador ha subido dos por ciento en las gasolinas regular y súper y en diesel 3 por ciento, según investigaciones de Arévalo.

Entre 2009 y 2017, el volumen de venta total en Nicaragua de gasolinas y diesel incrementó en un 47 por ciento, que es cuando las petroleras tuvieron mayores márgenes de sobre ganancias, indica.

Lea además: Combustibles tendrán fuerte incremento este fin de semana

Con todo, para este año se estima que el margen de ganancias de las petroleras sea de 128 millones de dólares. Sin embargo, si finalmente las petroleras desisten de cobrar los ocho centavos de dólar por galón (lo cual ya no es justificable), todavía les dejaría márgenes de 122 millones de dólares. La diferencia de seis millones de dólares trasladarla al consumidor final y tener un impacto positivo en la economía del país, según Arévalo.

Debido a la situación política de Nicaragua en 2018, el Producto Interno Bruto se contrajo 3.8 por ciento y, por lo tanto, el año pasado se consumieron siete millones de barriles.

En el 2019 el PIB caerá en cinco por ciento, según proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI). Mientras que la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) estima una caída más drástica de 5.4 a 6.8 por ciento, con lo cual se estima que el volumen de ventas de combustibles sea de 6.7 millones de barriles de gasolinas.

“Los precios de los combustibles son absorbidos por casi la totalidad de los productos y distribución paralelamente trasladados al precio que paga el  consumidor  final. El consumidor al poner combustible paga más y termina comprando más caro los productos”, concluye el experto.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: