Nominan a monseñor Báez a premio Alter Christus por su labor en Nicaragua en 2018

Le destacan las "acciones sociales" que el sacerdote realizó entre la población nicaragüense reprimida por la dictadura orteguista. También que hubo una trama para asesinarlo

Monseñor Silvio José Báez cuando partió de Nicaragua rumbo a Roma. LAPRENSA/ ARCHIVO/ ROBERTO FONSECA

Monseñor Silvio Báez está nominado a los galardones Alter Christus 2019, del movimiento Regnum Christie, por la labor ministerial que el religioso realizó en Nicaragua en 2018, desde que comenzaron las protestas cívicas contra el régimen de Daniel Ortega en el mes de abril de ese año.

La nominación es impulsada por «amigos, simpatizantes e hijos espirituales» de monseñor Báez, quienes consideran que el sacerdote es merecedor de la distinción por sus «acciones sociales» que realizó entre la población nicaragüense que ha sufrido la represión de la dictdura orteguista a raíz de abril de 2018. Inclusive, recuerdan que hubo una trama para asesinar a Báez.

De acuerdo con la revista Ecclesia, los galardones «Alter Christus reconocen este año la entrega (de los sacerdotes) a los más necesitados, el trabajo pastoral en redes sociales, el trabajo académico por la familia, y la formación de seminaristas y sacerdotes».

Según las personas que impulsan la nominación de Báez, ahora ubicado en Roma, el cura realizó un uso efectivo de las redes sociales para protestar contra la represión orteguista y sus tuits «resaltaban por su cercanía profética con el viacrucis que vive el pueblo nicaragüense».

Lea también: Obispo Silvio Báez afirma que el régimen de Daniel Ortega «ataca frontalmente a la Iglesia Católica»

El 7 de junio de 2018, en una reunión que sostuvo el dictador Ortega con los obispos de la Conferencia Episcopal, a Baéz le correspondió ser el vocero de los curas y «confrontó» a Ortega y le dio a conocer los sentimientos de diversos sectores de la sociedad nicaragüense.

Báez también estuvo presente, el 9 de julio de 2018, cuando paramilitares y turbas orteguistas atacaron la basílica de Diriamba mientras los sacerdotes y el nuncio apostólico intentaban liberar a unos enfermeros y misioneros franciscanos que estaban en ese sitio y eran asediados por las turbas del gobierno.

A Báez le reconocen también un encuentro que realizó, el 13 de octubre de 2018, con madres y familiares de «cienes de jóvenes asesinados» y les dio un «abrazo solidario».

Una de las principales acciones de Báez habría sido cuando, el 21 de junio de 2018, viajó a Monimbó, Masaya, junto a obispos de Managua, el nuncio y otros sacerdotes a visitar a la población de Masaya, la cual se volcó a las calles después de sufrir temor a los ataques de policías y civiles armados.

Monseñor Báez anunció el 10 de abril de 2019 que el Vaticano ordenó trasladarlo a Roma, donde actualmente se encuentra.

El obispo Báez cocinaba, limpiaba y hacía todos los quehaceres en su casa. LA PRENSA/ ARCHIVO/ URIEL MOLINA

Monseñor Báez es originario de Masaya

Silvio José Báez Ortega nació en Masaya el 29 de abril de 1958. Su padre fue Silvio Báez Tablada y su madre, la profesora Vilma Ortega.

Monseñor Báez es exégeta. El trabajo de un exégeta de la Biblia es descubrir el sentido original que tuvo el texto para sus lectores primeros y presentarlo con el lenguaje y los problemas de hoy, explica Báez.

Para ser exégeta, Báez tuvo primero que ser graduado en Teología y Filosofía, estudiar una licenciatura de cuatro años en Escrituras Sagradas (él la sacó en tres años) y luego un doctorado de cuatro años también en Escrituras Sagradas. “Yo lo que quería era estudiar la Biblia, no para escribir libros, sino para explicársela de manera sencilla a la gente sencilla, fundar una escuela bíblica popular”, dice.

Báez domina el italiano como el español, habla inglés y francés y lee el alemán. Aunque para ser exégeta tuvo que aprender otros cuatro idiomas, antiguos y de los cuales tres ya no se hablan: arameo, hebreo antiguo, griego antiguo y una lengua oriental de la cual solo queda la forma escrita, pero se perdió la pronunciación: el ugarítico.

Lea también: Luis Enrique Mejía lanza video “Monseñor de la patria”, canción dedicada al obispo Silvio Báez

El hebreo todavía se habla pero con algunas variaciones, mientras que el ugarítico, que era una lengua semítica, debe su importancia actual a que muchos de los textos encontrados han ayudado a comprender mejor el Antiguo Testamento. El ugarítico posee unas características gramaticales muy similares a las del árabe antiguo y el acadio, es como una escritura cuneiforme.

El amor por el estudio pudo crecer en Báez tal vez porque su madre, Vilma Ortega Ramírez, era una maestra de primaria. “La figura de mi madre influyó mucho”, dice Báez, aunque admite que quien le enseñó a leer fue su papá, Silvio Báez Tablada, hermano de los hermanos Luis y Adolfo Báez Bone, asesinados durante la dictadura de Anastasio Somoza García.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: