Dictadura ahora pretende adueñarse de la bandera azul y blanco, después de criminalizar su uso

Por un lado el régimen de Daniel Ortega mantiene una férrea prohibición del uso de la bandera azul y blanco en sus opositores, pero por otro ha instruido a su militancia apoderarse de esta, poniéndola en todos los buses que conforman el TUC, oficinas centrales de la Alcaldía de Managua y su flota de camiones recolectores.

La bandera azul y blanco es un símbolo patrio del que el régimen de Daniel Ortega pretende hacer de uso exclusivo, porque mientras persigue y secuestra a quienes no son sus simpatizantes y andan una, ha bajado instrucciones de colocarla en instituciones y espacios públicos, todas las unidades del transporte urbano colectivo (TUC) y flota vehicular del Estado.

Es bajo esta lógica que, de repente, se ha llenado con la bandera de Nicaragua y a través de mensajes de texto que se reenvía entre la militancia, se ha instruido hacerlo porque “la derecha se sentirá perdida y tendrá que verse obligada a criticarnos, iniciando un proceso en que dejarán de sentirse identificados con la bandera y serán obligados a arrinconarse una vez más y nosotros vamos a recuperar lo que es nuestro”.

Lea además: Avil Ramírez Mayorga fue a parar a El Chipote por solo ondear una bandera de Nicaragua

Ante esta ofensiva, los líderes opositores han alentado a usar la bandera poniéndole un listón negro, o al revés en muestra de SOS.

Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Alianza Cívica (AC), recomendó colocar ese lazo negro en señal del luto que prevalece en el país, esto por todos los asesinados y exiliados en los 16 meses de represión.

Lea también: Policía detuvo al excarcelado Edwin Altamirano por supuestamente planificar un atentado contra Daniel Ortega

Para no irrespetar la bandera, el listón deberá colocarse en la esquina superior izquierda, sobre la franja azul.

Por su parte, Guillermo Incer, miembro del consejo político de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), invitó a mostrar la bandera con el escudo hacia abajo, en muestra de auxilio o situación de emergencia. También quien desee ponerle el listón puede hacerlo.

Fracaso del régimen

A juicio de Chamorro, que el régimen ahora utilice la bandera que pretendía dejarla en desuso, es un fracaso de su intención porque por encima de las consecuencias de enarbolarla, la ciudadanía autoconvocada no renunció a este derecho.

Le puede interesar: Policía cita a profesor que recorre calles de Camoapa con una bandera de Nicaragua

“Esto muestra también en el fondo un gran fracaso de la dictadura, que está tan desesperada por tratar de recuperar estos símbolos y no lo está pudiendo hacer, obligando a los empleados públicos y (socios de) buses a que pongan la bandera, como si eso va a ocultar el hecho de que la inmensa mayoría de los nicaragüenses hemos enarbolado esta bandera en señal de libertad, democracia y justicia”, indicó Chamorro.

Al solo estar permitida la bandera a los simpatizantes, Incer analizó que el régimen deja claro que en el país existen dos tipos de ciudadanos: los que no tienen derecho y los que sí. Y pone de ejemplo el 19 de julio, cuando “todos pueden andar campante en la calle resguardados por la Policía y nosotros no podemos ni hacer un plantón”.

Lea además: Orteguismo iza bandera «azul y blanco» con masacre a cuestas

En el contexto de las protestas cívicas en el país, la ciudadanía autoconvocada empezó a utilizar la bandera de Nicaragua porque sus movilizaciones no correspondían a un partido, sino al derecho que establece la Constitución Política. Ante esto, la dictadura inició una fase de criminalización por el uso de ese símbolo y han sido centenares de denuncias de secuestros, golpizas y amenazas atendidas por los organismos de derechos humanos.

Uno de los casos más emblemáticos fue el del comerciante de León, Luis Enrique Cuevas Poveda, a quien procesaron por vender banderas.

TUC a merced del orteguismo

LA PRENSA realizó un recorrido en la capital y constató que todas las unidades del TUC ayer andaban las banderas en la parte del frente, esto por orientación de los dirigentes del transporte a los presidentes de las 27 cooperativas de buses.

Lea también: Jóvenes protestan contra el poder en Nicaragua a brochazos Azul y Blanco

Esta es la última evidencia de que el sector es controlado por el orteguismo. Anteriormente el TUC se ha prestado a cualquier maniobra política, con huelgas, imposición de la tarjeta electrónica en el pasaje, viajes privados solo a actividades del régimen y luciendo calcomanías que anuncian la candidatura de Ortega en el 2021.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: