Un hombre agrede con una navaja a su expareja y la deja gravemente herida en Managua

Yerol Álvarez agredió a Seylit Parrales Sevilla con una navaja, hiriéndola en la yugular y en su seno izquierdo, mientras le gritaba,"si no vas a ser mía, no vas a ser de nadie'. Su estado es reservado

Yerol Josué Álvarez agredió este lunes a su expareja Seylit Jackeline Parrales Sevilla con una navaja en la yugular y en su seno izquierdo en la vivienda de ésta, ubicada en el barrio El Recreo, en Managua. La mujer sobrevivió al ataque salvaje y fue trasladada al hospital Vélez Paiz, donde su estado es reservado.

Ruth Parrales, hermana de la víctima, cuenta que el hombre llegó a las 09:30 de la mañana exigiendo saber dónde estaba Seylit, de 26 años; y aunque ella quiso impedir que la viera, asegura, el hombre de manera violenta empezó a forcejear y gritar que necesitaba verla. Ambos se habían separado hace 17 meses y procrearon una hija de la misma edad.

Lea además: Investigan presunto femicidio por envenenamiento en Jinotega

“Se metió al cuarto y la agarró del cuello, yo lo quería separar pero sacó el arma: era una navaja, a mi me cortó cuatro dedo, y a mi hermana le dejó ir la navaja en el seno; y en su yugular le dio varias veces, le gritaba: ‘Si no vas a ser mía, no vas a ser de nadie’. Yo gritaba pidiendo auxilio, fue demasiado”, relató la hermana.

Parrales dijo que Álvarez es originario de Ciudad Sandino y que su hermana vivió un tiempo con él en ese municipio, pero se regresó al barrio El Recreo porque la maltrataba. Cuando la hija de ambos nació, Seylit decidió separarse y hacerse cargo de la menor, pero el hombre nunca la dejó en paz.

Puede interesarle: Capturan al hombre que degolló a su pareja y la enterró en una vivienda en León

“Siempre la llamaba para acosarla, también la perseguía y amenazaba. Incluso tenemos audios que lo comprueban. Ese hombre era un enfermo mental”, manifestó. La mujer fue trasladada al hospital Vélez Paiz y su estado es delicado.

Ya lo habían denunciado

Parrales comenta que desde la semana pasada habían denunciado el acoso de Álvarez en el Distrito Tres de la Policía, pero solo lo llamaron a la delegación; y pusieron en alta voz una llamada que él estaba haciendo en ese momento, pero la persona que atendió aseguró que no escuchaba nada, por lo que no podían ayudarle.

Lea también: Un hombre mata de dos disparos a su expareja en Las Jagüitas, Managua

“Mi hermana le dijo que si le iban a ayudar hasta que ella estuviera con un pedazo menos. Quedaron de mandarle una citatoria. Han pasado ocho días y miren lo que pasó, es increíble como tuvieron que esperar a que pasara esto”, dice Parrales.

En un audio que guarda la hermana en su teléfono, Álvarez le dice a su expareja que tenía en mente buscarla y matarla porque quería vengarse por haberlo dejado y hacerlo sufrir. “Ya mi mamá ya sabe, ya le dije que le dejaba todo porque en cualquier momento te puedo ir a buscar”, revela.

La víctima le respondía que ella no quería nada con él y que no cometiera una locura, tampoco que la siguiera llamando porque si no iba a cambiar de número.

“¡Perdoname Dios!”, gritaba el agresor

Después que Álvarez, de 29 años, cometió el hecho, huyó por la parte trasera de la casa de la víctima. La hermana de ésta pidió ayuda, por lo que una vecina le dio persecución y con ayuda de unos caponeros lograron su captura en el barrio Andrés Castro.

Enardecidos, los habitantes amarraron al hombre y lo golpearon. En un video grabado por ellos, se escucha al agresor llorar y pedir perdón. “Perdoname Dios”, se lamentaba constantemente.

Los pobladores entregaron al sujeto a la Policía. “No podemos creer lo que hizo ese maldito hombre enfermo, cómo pudo dejar al borde de la muerte a la chavala, no pudo entender que ella no quería nada, llevaba abierto su cuello, eso fue una canallada, ojalá las autoridades lo hagan pagar”, expresó una testigo del hecho, que prefirió omitir su nombre.

Puede interesarle: Se registra siete mil casos más de dengue en una semana en Nicaragua

Ruth Parrales cuenta que su hermana trabajaba en una tienda. “Ella estaba dispuesta a salir adelante con sus criaturas. No quería nada con ese sujeto, aquí nuestro papá la apoyaba, no estaba sola. Ese hombre incluso decía que la niña había sido la causa de la separación de ellos, es increíble hasta el punto que llegó”, manifiesta.

Parrales aprovechó para hacerle el llamado a las mujeres a que no permitan ningún tipo de agresión y que siempre presionen a las autoridades hasta ser escuchadas.

Lea también: Se registran ocho temblores en diferentes partes de Nicaragua

“Un hombre que quiere no va a agredir jamás a esa persona, ese hombre tomaba pastillas para la epilepsia, no sé si le afectó la cabeza, pero su mamá también debió hacer algo para evitar esta tragedia, porque él mismo decía que ella ya estaba enterada”.

En lo que va del año se registran 44 femicidios, lo que alarma a las organizaciones nicaragüenses de mujeres que observan un rápido avance de los casos en comparación con los años 2018 y 2017, cuando hubo 57 y  51 femicidios, respectivamente. Los principales sospechosos de los crímenes son la pareja y expareja de las víctimas.

Para Martha Flores, de Católicas por el Derecho a Decidir, las mujeres cada día están en un país inseguro producto del sistema machista y por la falta de voluntad de las autoridades de cumplir con sus responsabilidades.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: