Gioconda Belli cuestiona a editoriales e instituciones que encasillan a escritores en géneros estrechos

“Cuando uno se sale del marco, sobre todo si una es mujer, las editoriales se desconciertan. Por haber escrito desde la perspectiva de mujeres protagonistas e incluir temas del universo femenino, yo ahora sufro de ese marco estrecho”, lamentó Belli

La poeta nicaragüense Gioconda Belli cuestionó al mundo de las editoriales, instituciones y crítica literaria por encasillar a los escritores en los géneros de novela histórica novela negra, novela femenina o de romance. Asimismo señaló que en el «habla española, el machismo no está ausente”.

“Cuando uno se sale del marco, sobre todo si una es mujer, las editoriales se desconciertan. Por haber escrito desde la perspectiva de mujeres protagonistas e incluir temas del universo femenino, yo ahora sufro de ese marco estrecho”, lamentó Belli.

Asimismo dijo que “la crítica y las instituciones literarias aún nos miden con un rasero desigual y nos endilgan juicios que yo considero inmerecidos, como ese de que escribimos literatura light, o sea intrascendente”.

Así lo expresó Belli (ayer miércoles 20 de agosto) durante su discurso de  incorporación como Miembro de Número de la Academia Nicaragüense de la Lengua, en la silla “K”, que antes ocupara la poeta de Masaya, Ana Ilce Gómez (1944-2017), autora del celebrado poemario «Las ceremonias del silencio».

Lea también: 5 novelas épicas de Gioconda Belli que debés leer

Belli resaltó  los méritos de Gómez,  como “la poeta más exacta y rigurosa que hemos tenido hasta ahora”. Y recordó que desde la primera vez que leyó sus escritos la deslumbró por su «timbre único de su voz poética».

La ceremonia oficial se realizó en el Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica, al cual asistieron académicos, escritores y miembro del cuerpo diplomático.

En su discurso, Belli también habló de sus novelas, sus procesos creativos y reacciones entre sus lectores. Se refirió a su última novela “Las fiebres de la memoria (2018), finalista de Premio de Bienal Mario Vargas Llosa, donde el protagonista es un hombre y la voz que narra es masculina.

“Precisamente por cómo me tienen clasificada, que yo adoptara el punto de vista de un hombre ha sido motivo de comentarios y de innumerables preguntas”, comentó la escritora.

Lea además:Tres poemas de Gioconda Belli dedicados a «las madres dolorosas, las combativas madres de abril y sus hijos asesinados»

“Quizás me lo busqué, pero los hombres han escrito desde todos los puntos de vista, y no sé cuánto le preguntarían a Carpentier por su protagonista de la «Consagración de la Primavera», o al mismo Sergio (Ramírez) por su maravillosa novela, «Sara»” reflexionó Belli.

Resaltó que el  70%  de lectores son mujeres que saludan “sentirse representadas comprando nuestros libros”.

Señaló que las escritoras de su generación han entrado a una especie de “boom” de la literatura escrita por mujeres, lo cual es  viene a ser un “fenómeno interesante y triste a la vez”.

Asimismo dijo que también es “curioso y lo decía yo el otro día en un panel en la Feria Internacional del Libro en Lima, que las mujeres jóvenes que ahora están llamando más la atención, son las que están escribiendo en un estilo neutro o publicando novela negra o novelas de morbos o perversiones. No es así en el mundo anglo u otras culturas, pero en el de habla española, el machismo no está ausente de esa esfera del arte”.

Lea:Gozos y tribulaciones del arte de novelar

El escritor Sergio Ramírez, en su contestación al discurso de Gioconda Belli, incorporada como Miembro de Número de la Academia Nicaragüense de la Lengua. LA PRENSA/Roberto Fonseca

Mujeres, consumidoras de libros

Por su lado el escritor Sergio Ramírez, en su contestación al discurso de Belli incorporada a la academia, recordó la historia y lucha de las escritoras por alcanzar reivindicaciones en las sociedades patriarcales. “Para una mujer, escribir, y peor publicar lo escrito, no era sino un grave atrevimiento”, dijo el escritor.

Recordó a María Selva, María Teresa Sánchez, Claribel Alegría o Rosario Aguilar, pioneras en la literatura de Nicaragua que desafiaron los estrechos límites de la sociedad patriarcal; así de otros países como Juana de Ibarbouru, Alfonsina Storni, Yolanda Oreamuno o Eunice Odio; así otras posteriores.

Ramírez también se refirió a las complejidades del mundo de las grandes editoriales y las consideró «complejas». Precisó que El Grupo Planeta, que publica a Gioconda, es uno de los mayores de la lengua española.

Lea además:Gioconda Belli da a conocer su novela Las fiebres de la memoria en italiano, así otros títulos

Reconoció que es «una realidad que el mayor porcentaje de consumidoras de libros en ese mercado es de mujeres, y esto viene ocurriendo desde que el libro se volvió un producto de la sociedad industrial, a finales del siglo dieciocho. Dominaban las lectoras mujeres. Los hombres no leían novelas».

Comentó que «una novela de verdad, entonces y ahora, rompe esas barreras, deja atrás esas casillas, y se impone como escritura, más allá del género. La diferencia está entre lo hondo y lo superficial, que establece la diferencia entre lo perecedero y lo imperecedero».

Asimismo reflexionó que «No hay novela femenina, ni masculina. Hay novelas buenas, mediocres y malas».

Y que las novelas «nos descubren mundos, nos ayudan a tener percepciones diferentes de la vida, nos meten dentro de las pasiones de sus personajes, nos seducen, nos arrastran, nos hacen emprender un viaje, y completarlo. Nos vuelven diferentes, de modo que al terminar su lectura ya nunca más seremos los mismos».

La poeta Gioconda Belli durante la ceremonia oficial de incorporación como académica de la lengua. Le acompaña el poeta Pedro Xavier Solís. LA PRENSA.Roberto Fonseca

Belli y sus novelas premiadas

Después de agradecer a los miembros de la academia al incorporarla a esta institución de la legua,  Belli se refirió en su discurso titulado «Gozos y tribulaciones del arte de novelar», al proceso creativo de sus novelas.

“Fue allá por 1985 cuando sentí la urgencia de escribir de otra manera”, rememoró la poeta autora del celebrado poemario «Sobre la grama» (1972) premio Mariano Fiallos Gil; así de «Línea de fuego» (1978), entre otros.

Belli despuntó con la novela  “La mujer habitada (1988) Premio Biblioteca Breve de Seix Barral; también se refirió a “Sofía de los presagios” (1990), “Waslala” (1996) y «El infinito en la palma de la mano» (2008) premio Sor Juan Inés de la Cruz.

Recordó que “La Mujer Habitada” le abrió camino al éxito porque solo el primer año de su publicación en Alemania se vendieron más de un millón de ejemplares, luego fue traducida a varios idiomas y la siguen vendiendo tres décadas después.

De su novela “Waslala”  comentó que hay pasajes donde se narra sobre Rafael, un personaje que lleva “un dispositivo electrónico portátil tamaño bolsillo”, “puede leer todos los libros que se le antojen” y se comunica con el editor en audio y video.

“Ese aparato no existía en 1996. Lo inventé y lo llamé “MasterBook” ¡Lástima no le saqué patente a esa Tablet imaginaria! Bien dijo Julio Verne que lo que un hombre puede concebir, otro lo podrá construir”, resaltó su mundo imaginario.

Su obra también últimamente fue reconocida con el Premio Eñe 2018, otorgado por el Festival Eñe en reconocimiento a su trayectoria literaria y compromiso cívico.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: