Zona de Strikes: El talento cubano se abre espacio en las Mayores

Los jugadores cubanos se están abriendo espacio con fuerza en las Grandes Ligas a pesar de lo difícil que sigue siendo salir de la isla

"Chocolatito" González

Edgard Rodríguez C.

Incluso cuando es puesto out, Yordan Álvarez impacta la bola con tanta potencia que parece injusto decir que fue dominado. Yulieski Gurriel, al igual que su papá, Lourdes, no puede ver gente en las base porque la trae al home. Álvarez acaba de cumplir 22 años. Gurriel, 35.

Ambos representan dos generaciones distintas del beisbol cubano. Yulieski era estrella en la selección mayor de su país, Álvarez formaba parte del relevo que se cultivaba. Ahora los dos están en el line up de los Astros de Houston y en la isla los están echando de menos.

No es fácil mantener un deporte en pie cuando las figuras establecidas (llámese José Abreu, Yoenis Céspedes, Aroldis Chapman, Yasiel Puig y Kendrys Morales, entre otros) deciden marcharse, pero también se te va el relevo (Yoan Moncada, Lourdes Gurriel Jr., Jorge Soler y los hijos de Víctor Mesa, solo por citar algunos).

Aunque a diferentes escalas, la mayoría está teniendo éxito. Y sobre todo impactan los que tuvieron la experiencia de pasar por el equipo nacional cubano. Chapman en Nueva York, Gurriel en Houston, Abreu en Chicago, Puig en Cleveland y Raysel Iglesias en Cincinnati, desempeñan roles estelares.

¿Y sabe qué? Ninguno de ellos fue tan impactante en la isla y más allá como lo fue Omar Linares. Tampoco como Orestes Kindelán o Antonio Pacheco, además de Germán Mesa.

Y si buscamos hacia atrás, vamos a encontrarnos a talentos como Luis Giraldo Casanova, Antonio Muñoz, Pedro Luis Rodríguez, Armando Capiró, Braudilio Vinent, Lázaro Valle, Pedro Luis Lazo, Omar Ajete y tantos otros más, que debieron tener una mejor historia y un mejor final.

Esa gente habría tenido éxito en las Ligas Mayores también. Olvídense de eso del bate de aluminio. Se trata de habilidades y Linares tenía más que todos los que se han establecido. Rey Ordóñez fue un éxito en los Mets y él mismo reconocía que no tenía el nivel de Germán Mesa.

Cuando Cuba se enfrentó a los Orioles, The Baltimore Sun “sugirió” cambiar a Linares por Cal Ripken, quien vivía un mal momento. Incluso, el analista Peter Gammons escribió que el infield con Kindelán, Pacheco, Mesa y Linares, era mejor que el de varios clubes en las Ligas Mayores.

Nunca sabremos qué habría pasado, y claro, todo esto no pasa de ser una mera especulación, pero al menos nos entretiene recordar semejantes talentos que lamentablemente fueron privados de demostrar su grandeza, mientras que los que se han atrevido a luchar, han alcanzado el éxito.

Edgard Rodríguez en Twitter: @EdgardR