Carlos Trujillo podría sustituir a Kimberly Breir como subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental

El embajador de Estados Unidos en la OEA apareció en recientes conversaciones vía correo electrónico como posible sustituto, según informes del diario El Nuevo Herald

Embajador de Estados Unidos ante la OEA, Carlos Trujillo. LA PRENSA/AFP

El embajador de Estados Unidos en la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Trujillo, podría ser el próximo subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos en sustitución de Kimberly Breir, según informes del diario El Nuevo Herald.

Breir, la principal diplomática para Latinoamérica de la administración del presidente Donald Trump, renunció al cargo hace dos semanas supuestamente por diferencias internas sobre las políticas migratorias hacia la región, específicamente con el acuerdo con Guatemala, que convierte a esa nación como receptor de asilo de otros países; sin embargo, la funcionaria alegó razones personales.

Lea además: Kimberly Breier culpa al «inepto y corrupto» régimen de Nicolás Maduro por la crisis humanitaria en Venezuela

De acuerdo con El Nuevo Herald, el embajador Trujillo, aliado cercano del senador estadounidense Marco Rubio, es considerado como un fuerte candidato para la vacante diplomática. El medio de comunicación cita a una fuente en el Congreso de Estados Unidos  quien aseguró que el nombre de Trujillo apareció en recientes conversaciones vía correo electrónico como posible sustituto de Breir, que dimitió al cargo el pasado 7 de agosto.

El medio también menciona a un exfuncionario del Departamento de Estado que asegura que el nombre del embajador Michael Kozak, el funcionario de más rango en la Oficina de Democracia, Derechos Humanos y Trabajo de esa dependencia, que también ha sido mencionado como un posible candidato a asumir el cargo que dejó Breir.

Puede interesarle: Kimberly Breier: “Daniel Ortega ha convertido a Nicaragua en un estado autoritario brutal”

“El ex funcionario dijo que, por lo general, cuando se estudia la designación de puestos de alto rango en el Departamento de Estado, se valoran como finalistas un candidato designado por la Casa Blanca y un diplomático de carrera recomendado por el Departamento”, cita el medio.

Una fuente en el Congreso que habló con el diario LA PRENSA no confirmó ni negó la información porque aseguró que no está autorizado para hablar del tema; sin embargo, cree que el embajador Trujillo es un candidato potable que sin duda cuenta con el respaldo del senador Rubio para asumir el cargo por la capacidad que ha demostrado en su cargo en la OEA, el origen cubanoamericano de ambos, y por su alianza con la administración Trump.

“Hay pocas personas que podrían asumir ese cargo y una de ellas es Trujillo, uno, por su posición -de confianza- en la actual administración; y dos, por el conocimiento que tiene de la región, sin duda es un gran candidato”, afirmó la fuente.

Lea además: Nicolás Maduro: «Desde hace meses hay contactos con altos funcionarios del gobierno de Donald Trump»

El embajador estadounidense en la OEA, asumió el cargo en la OEA en abril de 2018. “Es una de las personas que conoce muy bien la situación en Nicaragua desde el inicio y ha jugado un papel relevante en la OEA”, sostuvo la fuente legislativa.

Trujillo ha trabajado en la búsqueda de una solución a la crisis sociopolítica que afecta Nicaragua desde abril de 2018. El diplomático viajó a Nicaragua en junio de 2018, en medio de la crisis. “El propósito de la visita del embajador Trujillo es ver de primera mano la realidad de lo que está sucediendo en Nicaragua y reunirse con las partes involucradas en el diálogo liderado por la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), incluida la CEN, la alianza cívica y el gobierno”, anunció la embajada de Estados Unidos en Managua en la víspera de la visita del embajador.

En esa ocasión Trujillo afirmó a LA PRENSA que se reunió con el dictador Daniel Ortega durante su viaje a Nicaragua, pero no quiso profundizar en los temas abordados. Lo que sí fue claro en decir es que el mensaje llevado al gobernante es que debía parar las masacres antes de iniciar conversaciones con Estados Unidos. Pero el dictador ha hecho caso omiso a las recomendaciones.