Ciudadanos llaman a paro de consumo este 22, 23 y 24 de agosto por la liberación de los presos políticos

Los convocantes explicaron que el paro de consumo consiste en no comprarle a las empresas que pagan grandes impuestos al gobierno. Recomendaron comprarle a los comerciantes del mercado o a los vendedores ambulantes. Los tres días de paro concluirán con una jornada de oración por la libertad de los presos.

Un grupo de ciudadanos que se caracteriza por protestar en la catedral de Managua, llamó este miércoles a la población ha hacer un paro de consumo los días 22, 23 y 24 de agosto, como una forma de presionar al régimen de Daniel Ortega, para que libere a los más de 100 presos políticos que aún siguen en la cárcel por protestar contra el gobierno. Los tres días de paro concluirán con una jornada de oración por la libertad de todos los presos.

Lea También: Juez condena a pena máxima al autoconvocado Edward Lacayo Rodríguez, conocido como «La Loba»

Henry Aguilar, uno de los convocantes del paro, hizo un llamado particular a las comunidades evangélicas a no dejarse manipular por «pastores sinvergüenzas» que siguen apoyando al régimen de Ortega.

«No es que exista una iglesia evangélica que se doblega ante un tirano, estamos en contra de él. No estamos dormidos los evangélicos. Debemos de denunciar a estos léperos que todavía se benefician del gobierno y que aplauden los crímenes de este gobernante que ha reprimido a la comunidad cristiana católica y a la misma vez quiere doblegar el brazo de los hermanos evangélicos que no estamos de acuerdo con los crímenes que se cometieron en este país», dijo Aguilar.

 

Comprar en mercado o a vendedores ambulantes

Los otros ciudadanos que convocaron el paro ocultaron sus rostros para que no se conozca su identidad, debido a que el régimen persigue, detiene y agrede a los opositores del régimen de Ortega. Los convocantes explicaron que el paro de consumo consiste en no comprarle a las empresas que pagan grandes impuestos al gobierno. Recomendaron comprarle a los comerciantes del mercado o a los vendedores ambulantes.

Los manifestantes también pidieron ponerse en el lugar de las madres que tienen un hijo en la cárcel, para que por un momento se hagan la idea de la impotencia que deben de sentir por ver que sus hijos están en la cárcel de forma injusta.

El país vive en crisis desde el 18 de abril de 2018, cuando comenzó la represión contra las protestas civiles que demandan la salida de Daniel Ortega del poder. Más de 325 personas murieron por la represión, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).