Más de 600 nicaragüenses que huyeron de la represión orteguista han sido deportados de EE.UU en los últimos ocho meses

Centenares de nicaragüenses permanecen detenidos en las cárceles de inmigración, solo en el estado de Georgia hay más de 500 detenidos reporta la CPDH

Roger Castaño (de frente) y Manuel Salvador Abaunza, ambos directivos de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), capítulo Miami. LAPRENSA/J. Flores

Más de 600 nicaragüenses han sido deportados de Estados Unidos en los últimos ocho meses. En su mayoría, los casos están relacionados con personas que huyeron de Nicaragua por la represión y persecución política del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, informó Roger Castaño, representante de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH, capítulo Miami).

“Podemos decir que son más de 600 deportados de diciembre 2018 a inicios de agosto 2019”, afirmó el activista de derechos humanos, quien sostiene que, en diciembre de 2018 iniciaron las deportaciones relacionadas al contexto de las protestas en Nicaragua, que inició en abril de 2018 contra la dictadura.

Le puede interesar: EE.UU. anuncia un nuevo sistema de deportaciones exprés para expulsar inmigrantes sin pasar por los tribunales

La CPDH ha tenido información sobre cinco deportaciones masivas. La de diciembre de 2018 fue de 163 nicaragüenses deportados. Al menos se han registrado cinco deportaciones con un número superior a los 100 casos en cada una.

“Algunos casos de las deportaciones fue porque no tenían sustento para la solicitud de asilo político. Hay otros casos que había motivo para el asilo, pero que no fueron bien presentados (ante el juez), probablemente porque no recibieron la información (legal) adecuada de alguna organización para estos casos”, refirió Castaño.

Cárceles de inmigración

En ese misma linea,Castaño manifestó que existen centenares de nicaragüenses detenidos en las cárceles de inmigración y, aunque no tienen cifras precisas de los connacionales encarcelados en los distintos estados de la nación, estiman que el número es alto.

Lea también: Amenazados, golpeados, deportados… Los periodistas extranjeros que han sido víctimas del régimen orteguista 

Lo anterior se desprende porque solo en dos de las tres cárceles hay más de 500 detenidos, esto de acuerdo a los reportes que tiene la representación de la CPDH en Atlanta, Georgia, con Cinthya Guerrero y la asesora jurídica de la CPDH, Angélica Tovar, que visitan las cárceles en ese estado.

“Por ejemplo, hace dos meses, solo la cárcel de Stewart tenía más de 300 nicaragüenses presos”, dijo el director de la CPDH en Miami, Salvador Manuel Abaunza.

Georgia con más incidencia de deportación

El estado de Georgia es el que reporta mayor incidencia de deportación, seguido por Arizona, Mississippi y Texas. En cambio, asegura Abaunza, los estados de la Florida, California y algunos del norte de Estados Unidos se han mostrado más flexibles para no deportar nicaragüenses. “La CPDH logró reunirse el pasado mes con 25 detenidos solo en la cárcel de Stewart, Georgia”, precisó Castaño.

Lea también: El drama de los deportados nicaragüenses

Los miembros de la CPDH a diario reciben llamadas de nicaragüenses buscando ayuda para ingresar solicitudes de asilo. “Conocemos de muchos de los casos porque cuando llegan a la frontera se comunican a las oficinas de la CPDH buscando ayuda para recibir orientación sobre los pasos a seguir, pero solo se les puede ayudar cuando ya están dentro de territorio estadounidense para orientarles sobre cómo someter las solicitudes de asilo y sobre sus derechos humanos ante la Ley”, indicó Castaño.

Altas fianzas

Para Castaño, Migración ha venido flexibilizando su política hacia los nicaragüenses, permitiéndoles la salida de los centros de detención bajo fianza para que puedan defender el proceso judicial de asilo en libertad. Sin embargo, esas fianzas representan elevados montos de hasta 35,000 dólares. “La ventaja es que cuando terminan sus procesos, el dinero de la fianza es devuelto, pero no así los honorarios a la compañía financista de la fianza”, agregó.

Actualmente la CPDH tiene 185 casos activos de inmigrantes nicaragüenses que han huido de Nicaragua en el contexto de las protestas. Abaunza dijo que actualmente trabajan en la definición de cada estatus.

Lea además: Los tres caminos del migrante nicaragüense

Entre las sugerencias de la CPDH para los inmigrantes nicaragüenses cuando llegan a la frontera con Estados Unidos es solicitar asilo político en la frontera y no entrar ilegalmente al territorio, aconseja Abaunza.

“Cuando ya cruza la frontera ilegalmente va con un delito ante la Corte de inmigración por haber violado las leyes migratorias estadounidenses. Si solicitan el asilo político en la frontera tiene una alta probabilidad que se le conceda el asilo y desde el momento que se le concedió la entrada, aun cuando fuere detenido, ha entrado legalmente a este país y eso marca una diferencia importante”, sostiene el activista de derechos humanos.

El segundo consejo es pensar en una asesoría legal profesional “porque ir a defender un asilo solo se acerca al fracaso”, estimó. Y por último, aconseja traer documentación, pruebas de la persecución porque “los jueces no están bien documentados sobre la crisis sociopolítica que afecta a Nicaragua desde 2018”, acotó.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: