56 sucursales bancarias cierran en lo que va de 2019 producto de la crisis en Nicaragua

Desde que comenzó la crisis se han cerrado 105 sucursales y ventanillas, lo que ha ocasionado el despido de 2,397 empleados

La circulación de dinero comenzó a descender fuertemente en abril del 2018 y en los primeros meses del 2019 se mantiene al mismo ritmo, pese a que el gobierno insiste en que economía se está recuperando. LAPRENSA/ARCHIVO

La recesión económica que vive Nicaragua sigue causando estragos en los diferentes sectores. La banca, por ejemplo, se ha visto obligada a ajustarse al tamaño de una economía más pequeña debido a la crisis económica.

Hasta la primera mitad del año habían cerrado 56 sucursales y ventanillas del sistema financiero nacional, lo que ocasionó que al menos 1,117 personas quedaran en el desempleo, según cifras actualizadas del Banco Central de Nicaragua (BCN).

Lea además: Crisis política en Nicaragua provoca reducción de la liquidez crediticia hasta en 34%

En enero de 2019 funcionaban 563 sucursales y ventanillas bancarias con 10,204 trabajadores. De estas, 245 estaban ubicadas en Managua y 318 en los departamentos.

Seis meses después, en junio de 2019 se reportaron 507 sucursales: 219 en Managua y 288 en los departamentos. Asimismo, el número de empleados se redujo a 9,087.

Le puede interesar: Sector bancario frenó la entrega de 772 millones de dólares en préstamos en 2018

Hasta el momento, el mes con más cierre de sucursales y ventanillas en 2019 es junio, cuando cerraron 29.

Actualmente el sistema financiero sigue perdiendo depósitos de la banca. Entre el 31 de marzo del 2018 y el 30 de junio del 2019 los depósitos en el sistema bancario disminuyeron el equivalente a 1,859 millones de dólares, lo que supone una contracción del 34 por ciento.

Lea también: Bancos cierran 37 sucursales por crisis sociopolítica en Nicaragua

El analista Róger Arteaga señala que “en todos los países el sistema financiero tiene alta correlación con el desarrollo económico del país, en el caso de Nicaragua no es diferente; lo que vemos es consecuencia de la misma recesión económica, eso hace que haya muy pocas operaciones, transacciones comerciales entre los compradores y los vendedores, entonces las operaciones disminuyen”, dijo Arteaga.

Desde la crisis han cerrado 105 sucursales

Antes de la crisis, en marzo del 2018 funcionaban 612 sucursales y ventanillas bancarias con 11,484 trabajadores. De estas, 267 estaban ubicadas en Managua y 345 en los departamentos.

O sea, desde que comenzó la crisis se han cerrado 105 sucursales y ventanillas, 48 en Managua y 57 en los departamentos. Lo que ha ocasionado el despido de 2,397 empleados.

Lea además: Pese a normativa para renegociar créditos lista de morosos crece en Nicaragua

En este nuevo contexto la banca se sitúa por debajo de los mismos niveles de sucursales y ventanillas que tenía en 2016, lo que refleja un grave retroceso en un país con bajo nivel de bancarización y de acceso al crédito. En 2016 había 589 sucursales y ventanillas.

Y a pesar que la salida de depósitos se ha desacelerado, la contracción del crédito nacional persiste, cuando es un indicador clave para evitar que se profundice la recesión económica en el país.

Le puede interesar: Más de 400 millones de dólares salen de los bancos nacionales por crisis sociopolítica

La entrega de préstamos ha caído desde mayo del 2018 a mayo de 2019 un 24.6 por ciento, lo que indica que se dejaron de entregar 1,324 millones de dólares en crédito. La cartera actualmente asciende a 3,802 millones de dólares.

Colocación de créditos también ha disminuido

El director ejecutivo de la Alianza Cívica, Juan Sebastián Chamorro, señaló que el cierre de sucursales no solo depende de los movimientos de los depósitos bancarios, sino también de la colocación de créditos, que este año se sigue contrayendo.

“La colocación de crédito se ha desplomado, sobre todo este año, todavía el año pasado tenemos que recordar que tuvimos enero, febrero, marzo, y las primeras semanas de abril, que trabajamos normal y a un buen ritmo económico, entonces eso (la falta de crédito) hace que las actividades de las sucursales estén caídas y eso podría explicar el cierre”, dijo Chamorro.

Medida para ganar liquidez

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) manifestó que el cierre de sucursales y ventanillas y la contracción del crédito son dos medidas que ha tomado la banca para ganar liquidez, en momentos que la salida de depósitos sigue ocurriendo y el principal negocio de la banca está estancado: la entrega de crédito.

Funides señala que “la reducción de ventanillas y sucursales trae otro problema para sus usuarios actuales y potenciales: accesibilidad de los servicios financieros. Para muchos ahorrantes y solicitantes del crédito les resultará más difícil y costoso tener el acceso que usualmente tenían para el manejo de sus ahorros, pago de créditos, demanda de efectivo, entre otros”.