Wilfredo Navarro llama «maricón» y amenaza con golpear a periodista de Canal 12

El periodista Marcos Medina consultaba a la exministra de salud, Sonia Castro, sobre los casos de dengue en Masaya cuando ocurrió el hecho

El diputado orteguista Wilfredo Navarro ofendió y amenazó este jueves a Marcos Medina, periodista de canal 12, en el evento expo Taiwán 2019, realizado en el hotel Crowne Plaza, en Managua.

Medina consultaba a la exministra y ahora asesora presidencial en temas de salud, Sonia Castro, sobre los casos de dengue en Masaya. Acto seguido, el diputado Navarro empujó al periodista de Canal 12 y lo acusó de estar acosando a la asesora orteguista. «No acosés hombre, sos un acosador. Andá preguntá a otro lado», manifestó Navarro el periodista.

Lea Además: Canadá y Chile piden incluir el tema de la crisis de Nicaragua en el orden del día de la próxima reunión del Consejo Permanente de la OEA

Posteriormente, Medina preguntó al diputado orteguista si este era guardaespaldas de lCastro, a lo que Navarro respondió: «lo que puedo ser es boxeador», en lo que representa una clara amenaza al periodista de canal 12.

«¿Me está amenazando?», preguntó Medina, a lo que Navarro respondió: «no, yo no te amenazo maricón».

Lea también: ¿Cuáles han sido las consecuencias de las sanciones de Estados Unidos para los 11 funcionarios orteguistas señalado de corrupción y violaciones a los derechos humanos?

Castro fue removida de su cargo como Ministra de Salud, el pasado 26 de julio y fue relegada como asesora presidencial en temas de salud.

La remoción de Castro de su cargo se dio como consecuencia de las sanciones que Estados Unidos impuso contra ella y tres funcionarios orteguistas más, por violación a los derechos humanos de los nicaragüenses.

Violación a la Ley 606

La conducta del diputado Navarro implica una clara violación al artículo 4 de la Ley 606, Ley orgánica de la Asamblea Nacional de Nicaragua, que establece en el inciso 7, que los diputados de dicho poder del Estado «nos conducimos siempre de modo cortés y prudente con nuestras palabras y acciones, reconociendo la dignidad de todos los seres humanos, la observancia de las leyes y la coexistencia de diferentes ideas».

El mismo inciso además indica que el actuar de los diputados del Parlamento deben estar «al margen de prejuicios y de consideraciones culturales, económicas, sociales, políticas, religiosas, de género, generacional o de cualquier otro orden».