Zona de Strikes: ¿Qué ha pasado con Cheslor Cuthbert?

Cheslor Cuthbert ha entrado a la historia en la Mayores por la puerta equivocada, pero aún puede reaccionar y concluir una buena temporada

Los Guantes de Oro, beisbol

Edgard Rodríguez C.

Todo parecía ir bien para el nicaragüense Cheslor Cuthbert. Tras ser colocado en waiver por los Royals de Kansas City a inicios de año, reaccionó con vigor y mostró el esplendor que se visualizó al momento de ser firmado.

El muchacho que subió de AAA el 30 de mayo, tenía una línea ofensiva de .310/.370/.528 en 51 juegos. Y no solo eso, las métricas a través de las cuales se evalúa el desempeño de los artilleros, demostraban que era carecía de lógica no subirlo.

Y lo mejor fue que Cheslor hizo una transición perfecta, sin traumas. Regresó a las Ligas Mayores y comenzó a batear diario. Golpeó la bola más fuerza y con mayor elevación, al extremo de ser situado como quinto bate del equipo.

“Se ve más fuerte y más maduro. Ha ganado algo de poder al bate. Aún luce áspero en tercera base, pero hace buenas jugadas en primera, donde su guante parece encajar mejor. Aún tiene 26 años, a pesar que parece haber estado aquí una eternidad”, escribió Seth Jarman de SBNation.com el 9 de agosto.

Inesperadamente, ese día comenzó una pesadilla que se ha extendido sin piedad, al extremo de que el nica no tiene hit en sus últimos 39 turnos y su promedio al bate ha caído desde .293, hasta .253, en un bajón de voltaje que nadie intuyó.

Ha sido tan alarmante su caída, que al acumular nueve partidos seguidos de 4-0, impuso una marca de Grandes Ligas, superando los siete juegos al hilo de 4-0 de Chad Kreuter en 1999 con el mismo Kansas City.

Una explicación lógica a lo que sucede no la hay. De lo contrario, los Royals ya hubieran aplicado los ajustes. Es un mal momento, de esos que aparecen en la vida y en el deporte sin explicación y así mismo se van.

Aquí tiene que ver también un poco de mala fortuna. Ha habido ocasiones de batazos potentes a terreno cubierto. Y ante eso no se puede hacer nada. En algún momento tienen que volver a caer las pelotas en tierra de nadie.

Cuthbert no ha sido una estrella, pero tampoco es tan mal bateador como para que no pueda conectar un hit. El problema es cuando una falla en la mecánica, se posa en la mente y llega a fracturar la confianza en tus habilidades.

Menos mal que nada es para siempre y este mal momento seguro va a pasar. Ojalá que después de él, Cuthbert sea incluso un mejor jugador.

Edgard Rodríguez en Twitter: @EdgardR 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: