Avil Ramírez: «Mi pasatiempo es descifrar la historia y tratar de comprenderla»

El abogado leonés se considera tímido, toca la guitarra, practicó baloncesto y natación y recientemente publicó el libro Déjà vu

Avil Ramirez

LA PRENSA/Jader Flores

Avil Ramírez es originario de León, pero desde 1997 vive en Managua. Es abogado, tiene 55 años, está casado con una leonesa hace 28 años y procrearon tres hijos. Recientemente publicó el libro Déjà vu, que consiste en una compilación de las principales portadas del periódico Novedades, de la familia Somoza, para que cada lector las compare con la Nicaragua que vivimos desde el 18 de abril de 2018.

Lea además: Ricardo Baltodano: «De la cárcel conservo un crucifijo hecho de bolsas de plástico, azul y blanco, lo amo»

¿Defínase en una palabra?

Crítico.

¿Sabe por qué le pusieron su nombre?

Mi padre se llamaba Antonio y mi madre se llama Vilma; tomaron la A de Antonio y el Vil de Vilma.

¿Practicó algún deporte?

Baloncesto y natación.

Lea también: Mario Ruiz: «Admiro a monseñor Rolando Álvarez»

¿Alguna película que le haga llorar?

La vida es bella.

¿Pasatiempo?

Descifrar la historia y tratar de comprenderla.

Un libro.

Las 48 Leyes del Poder.

Un secreto.

Tímido.

Puede interesarle: María Oviedo: «Temí morir por asfixia mecánica, el día de mi captura a manos de dos mujeres policías»

Su mala palabra favorita.

Juelag/(&%$…

¿Qué lugar en el mundo muere por visitar?

Dubái, Emiratos Árabes Unidos.

¿Lo primero que hace al levantarse?

Ponerme los lentes.

¿Qué es lo más loco que ha hecho?

Hacer un libro.

¿Toca algún instrumento musical?

Guitarra.

Lea también: Norchad Omier: «Antes de empezar un partido me voy aparte y oro»

¿Cuál es el objeto más extraño que tiene?

Una piraña disecada.

¿En qué momento decide empezar Déjà vu?

Al conocer el impacto de las publicaciones en las redes sociales.

¿Cuánto tiempo demoró escribiendo?

Dos meses.

¿Lo más difícil a la hora de escribirlo?

La objetividad.

Puede interesarle: Martín Guevara: “Un momento vergonzoso fue la derrota que me impidió alcanzar el título de Maestro Internacional (de ajedrez)”

¿Qué pueden esperar los lectores de este libro?

Una radiografía desde la óptica del poder.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: