“Él la acosaba mucho, a pesar de que ella lo había dejado. El día que la mató, la vigiló por la noche». Dos femicidios en una misma noche en La Trinidad, Estelí

Martha Mairena Castillo fue asesinada a tiros por su excónyuge, Genaro Rayo González. Antes, ahorcó a la asistente del hogar de Mairena, Tania María Ramos

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

“Él la acosaba mucho, a pesar de que ella lo había dejado desde febrero pasado, y el día que la mató, la vigiló por la noche», así relata Dora Olivia Castillo, lo que pasó con su sobrina Martha Eunice Mairena Castillo, quien fue asesinada la noche del 11 de agosto a manos su excónyuge en La Trinidad, Estelí.

Los familiares de la víctima, entre ellos Castillo, aseguran que Genaro Rayo González era un hombre violento a pesar de que no tomaba licor, era poco sociable y tenía un carácter muy fuerte. Era originario de la comunidad de San Pancho del mismo municipio de La Trinidad.

Lea además: Régimen prepara cambios en el sistema legal sobre la violencia hacia las mujeres

Antes de matar a su expareja, ahorcó a otra mujer

Junto a Mairena, de 28 años, fue asesinada Tania María Ramos, quien trabajaba como asistente del hogar. El día del crimen, según Castillo, Ramos fue visitada por su novio en horas de la noche y cuando éste se fue, «ahí (Rayo González) aprovechó para matar a Tania, por donde está la letrina de la casa de mi sobrina, y después fue al cuarto de Marta Eunice, cuando estaba acostada junto a sus dos hijas, y así se desgració en ella”, cuenta Castillo.

A eso de las 10 de la noche del domingo 11 de agosto, Rayo González se introdujo a la propiedad e interceptó a Ramos camino al excusado y la asfixió. Luego se introdujo a la vivienda de Mairena y le disparó en varias ocasiones a Mairena.

El hombre fue capturado nueve días después por la policía en una zona conocida como El Boquete del municipio de San Carlos, en el departamento de Río San Juan, y está siendo procesado por las autoridades judiciales por ambos crímenes. Además de haber buscado un arma de fuego para acabar con la vida de Mairena, quien habría decidido terminar con la relación que mantuvo con este hombre durante más de un año.

Puede interesarle: 44 mujeres han sido víctimas de femicidio en Nicaragua en lo que va de 2019

Benita Ruiz Leyva, abuela de Mairena relató que en la comunidad La Concepción se supo que Rayo estuvo muy cerca del lugar donde se velaban los cuerpos de su nieta Mairena y de Ramos. “Ese hombre estuvo escondido en unos árboles cerca de la casa donde velábamos a mi nieta y a la otra muchachita; y hasta escuchó el clamor de justicia que se pedía en el entierro”, dijo Ruiz, 87 años.

En tanto, Heriberto Mairena, padre de Mairena, dijo que su hija deja en la orfandad a dos niños de seis y siete años. “Ella, mi hija, era madre de un niño y una niña de su primer matrimonio, y este hombre (Rayo González) vino no solo a desgraciarle la vida a mi muchacha, sino también a sus pequeños hijos”, señaló.

Madre de víctima no puede hablar debido a la tragedia

La madre de Mairena no logra siquiera hablar. Llora inconsolablemente y se mantiene encerrada en su cuarto, pero familiares han manifestado que ella está pidiendo que le dejen la tutela de sus nietos: una niña de 7 años y un niño 6 años.

Lea también: Mujeres entre los 19 a 34 años encabezan la lista de femicidios que se registran en Nicaragua

Este viernes mientras se llevó a cabo una misa por los nueve días de la muerte de Mairena, sus familiares exigieron el mayor peso de la ley contra el presunto asesino de Mairena y de la adolescente Tania Ramos. La misa se realizó en la pequeña parroquia de la comunidad La Concepción y fue oficiada por el padre Ubencio Castillo.

“La sociedad nicaragüense y el gobierno están obligados, están comprometidos a ponerle fin a estos asesinatos, a estos hechos de femicidios que van en aumento. Son preocupantes estos casos como el de esta humilde joven madre, Martha Eunice Mairena Castillo, y la adolescente Tania María Ramos porque dejan mucho dolor, mucha consternación y luto no solo a los miembros de la familia de este hogar que estamos viendo hoy, sino también en una comunidad de personas humildes”, expuso el padre Ubencio Castillo, párroco de  la Trinidad.

Lea además: La historia de Zoyla Vargas, la mujer que sufrió un intento de femicidio con pastillas para curar frijoles

En los rostros de los asistentes a la misa se reflejaba mucha consternación entre sus padres, entre ellos sus familiares, amigos y vecinos, los que después de la misa se trasladaron a otro lugar en la misma comunidad para realizar un acto recordatorio de ambas mujeres. Ese mismo día se conoció que Rayo había sido presentado a los juzgados de Estelí, donde se le formuló la formal acusación por los delitos de femicidio y asesinato; y se mantuvo la medida cautelar de prisión preventiva.

Junto a Rayo, de 39 años, fue llevado también Jimmy González, primo de éste, quien es acusado de presuntamente de haber colaborado para que Rayo huyera hacia el departamento de Río San Juan, donde fue capturado. El hombre pretendía huir hacia el vecino país de Costa Rica.

Una de las personas presentes en la misa de nueve días, informó que Ramos había presentido su muerte, y esa misma noche le dijo a su novio que sentía mucho miedo y quería irse con él, pero no insistió más.

“Las manos y los pies de la víctima Martha Eunice Mairena Castillo fueron atados para que el criminal no huyera largo” expresó una de las familiares que prefirió omitir su nombre, en referencia a un creencia popular de la zona, mientras manifestaba su pesar por la pérdida de Mairena, quien se caracterizó por ser una persona muy servicial y amistosa en su comunidad.

Puede interesarle: Fallece Magaly Quintana, abanderada de la lucha contra los femicidios en Nicaragua

De la misma manera se referían de Ramos, quien llegó desde la comunidad La Dalia, zona del departamento de Matagalpa, para ganarse la vida laborando como asistente del hogar, sin imaginar que terminaría su vida de esa manera tan trágica, relataron algunos de los comunitarios.

“Nicaragua necesita de Dios, a quien pedimos que cesen todas estas muertes. Nosotros oramos todos los días para que se dé la paz y la armonía en los hogares de las familias nicaragüenses Actualmente en Nicaragua hay una gran pérdida de valores morales y espirituales que están causando mucho dolor, porque el valor de la vida también se está perdiendo. Pido a los feligreses orar a Dios y conocer nuestra naturaleza como pecadores para pedir perdón a Dios y tener una conversión con la que podría cambiar también nuestra sociedad”, Padre Ubencio Castillo, Párroco del templo del municipio de La Trinidad, zona del departamento de Estelí,

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: