Reformas al INSS y tributaria destruyen 17,003 puestos de trabajo y la pérdida de 137,695 afiliados desde el estallido de la crisis

"Esta situación están presionando las cuentas del INSS, por lo que se convierte en un riesgo de las finanzas públicas en el corto y mediano plazo", admite Hacienda en su documento.

crisis del INSS

crisis del INSS

Un reporte del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, sobre el cual se está formulando el Presupuesto General de la República del próximo año, reveló que el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) continúa perdiendo afiliados y que los temores del régimen de Daniel Ortega sobre la sostenibilidad financiera del mismo siguen latentes, por lo que espera reactivar la creación de empleo en los próximos años, aunque no señala cómo espera lograrlo en medio de una creciente incertidumbre política.

Según el documento denominado Lineamientos de política para la formulación del proyecto de Presupuesto General de la República y del marco presupuestario de mediano plazo 2020-2023, hasta mayo de este año  la cartera de afiliados al INSS sumaba 740, 805,  inferior a los 853,396 que habían en mayo del año pasado ( 112,591 menos) y menor a los 878,500 en abril del 2018.

Lea además: El régimen de Daniel Ortega paga al INSS más de 485 millones de córdobas en el primer semestre

Estos son los primeros datos que se conocen sobre  la situación de la afiliación al Instituto, luego que el Banco Central de Nicaragua decidiera dejar sin actualizar las estadísticas de empleo desde febrero, tras la puesta en marcha del ajuste a la Seguridad Social, que implicó profundos cambios que afectaron a trabajadores, futuros pensionados y empresas.

Al comparar las estadísticas de mayo con enero de este año, un mes antes de que entrara en vigencia la reforma a la Seguridad Social el 1 de febrero, el Instituto ha perdido 17,003 trabajadores, lo que representa un golpe para las finanzas que urgen de «oxígeno» para evitar caer en insolvencia total. En enero la entidad tenía 757,808 trabajadores. Es decir que ya con el ajuste al INSS cada mes se han venido destruyendo 4,250 plazas desde que se implementó el ajuste.

«Esta situación está presionando las cuentas del INSS, por lo que se convierte en un riesgo de las finanzas públicas en el corto y mediano plazo», admite Hacienda en su documento. En este señala que las reformas a la Seguridad Social y Tributaria, «contribuirán a solventar la brecha financiera 2019 y 2020. No obstante en el mediano plazo el gobierno espera influir en la dinámica del empleo formal a través de políticas integradas».

Lea también: Régimen de Daniel Ortega oculta el estado de las finanzas del INSS

Al respecto Hacienda asegura que están trabajando para reactivar el turismo a través de una campaña intensiva a nivel internacional, así como atrayendo mayor Inversión Extranjera Directa, principalmente en el área de energía eléctrica a través de fuentes renovables y e inversiones en los puertos para mejorar la competitividad del país.

Hacienda en el documento de 30 páginas, no obstante, no muestra cuál ha sido el comportamiento del déficit del Instituto tampoco de los ingresos y gastos tras la puesta en marcha de la reforma.

Puede interesarle: Gobierno sandinista extiende “agonía” del Seguro Social

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: