Jair Bolsonaro prohíbe por dos meses las quemas en campos en Brasil

La medida, que intenta poner fin a los incendios en la Amazonía, fue recibida con escepticismo ante la magnitud de un fenómeno que provocó una crisis diplomática

incendios, Brasil

El asunto provoca preocupación internacional y crispa al gobierno, temeroso por su soberanía sobre un territorio de 5.5 millones de kilómetros cuadrados. LA PRENSA/AFP

Brasil prohibió las quemas en campos y forestas para tratar de poner fin a los incendios en la Amazonía, una medida recibida con escepticismo ante la magnitud de un fenómeno que provocó una crisis diplomática y que muchos atribuyen al desmonte de políticas ambientales del presidente Jair Bolsonaro.

El decreto, con vigencia de dos meses a partir de este jueves, fue firmado por el presidente Jair Bolsonaro, cuestionado por su apoyo a la expansión de actividades agrícolas y mineras en territorios indígenas y áreas protegidas de la mayor selva tropical del planeta.

Lea además: Lula da Silva a la BBC: «Bolsonaro le está haciendo un gran daño a los brasileños, una parte por maldad y otra por ignorancia»

El asunto provoca preocupación internacional y crispa al gobierno, temeroso por su soberanía sobre un territorio de 5.5 millones de kilómetros cuadrados. La polémica se exacerbó después de que el presidente francés, Emmanuel Macron, evocara acordar un «estatuto internacional» para la región, esencial para el equilibrio de los regímenes de lluvia y la retención de carbono.

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, planteó la posibilidad de organizar al margen de la Asamblea General de la ONU en septiembre una reunión específica sobre la situación en la Amazonía, donde «la situación es evidentemente muy grave».

Puede interesarle: El incendio en la Amazonía, en imágenes

«Pedimos enérgicamente que se destinen recursos y hemos contactado a países para ver si podría haber una reunión dedicada a la ayuda a Amazonía durante la Asamblea General», que se celebrará del 20 al 23 de septiembre en Nueva York, declaró Guterres.

El gobierno brasileño, que ha desplegado más de 3,900 militares y brigadistas, cientos de vehículos y 18 aeronaves, aseguró el miércoles por la noche que los focos de incendio estaban disminuyendo, sin dar números.

Lea También: Jair Bolsonaro avala insultos contra la primera dama de Francia

Los datos satelitales del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales mostraron que desde el martes al miércoles por la noche hubo en Brasil 1,628 focos nuevos, totalizando 84,957 desde enero, más de la mitad de ellos (51,8 por ciento) en la selva amazónica. Esto representa un aumento de 75 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado y el mayor número de incendios desde 2010.

El país vive su temporada seca, pero los especialistas afirman que el aumento de los incendios se debe principalmente al incremento de la deforestación impulsada por la industria maderera y las actividades agropecuarias, alentadas por la política de Bolsonaro. «Es muy difícil creer que [el decreto] tenga algún impacto inmediato en el terreno. Quien quema sin licencia, no lo va a respetar», dijo Rodrigo Junqueira, portavoz del Instituto Socioambiental (ISA), una entidad científica no gubernamental volcada en proyectos sociales y ambientales.

Puede interesarle: Incendios en el Amazonas: la alerta de los científicos de que gran parte de la Amazonía puede transformarse en sabana

Además, «la vigilancia no podrá ser movilizada, después del desmonte del aparato ambiental», agregó, en referencia a medidas del gobierno que debilitaron a las instituciones a cargo de esa tarea. «La certeza de impunidad es la gran chispa que da inicio a los incendios», afirmó por su parte el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

«Actividades criminales»

En Porto Velho, la capital de Rondonia, uno de los estados más afectados por los incendios, las humaredas disminuyeron en los últimos días, gracias a algunas lluvias, señalaron reporteros de la AFP. Pero existen dudas sobre la posibilidad de poner fin por decreto a un fenómeno vinculado al «grilagem», como se denomina la práctica de apropiación ilegal de tierras públicas.

El fiscal Daniel Azevedo Lobo, miembro del Ministerio Público Federal en el equipo interdisciplinario formado por el gobierno brasileño para tratar la crisis amazónica, afirma que «en un 70%, la deforestación se debe a la actividad de organizaciones criminales».

«Hay personas engañadas, personas pobres involucradas (…), pero siempre al servicio de otras, que son las que realmente promueven la deforestación y la apropiación ilegal de tierras», sostiene.

Lea además: Papa Francisco clama por un compromiso global para acabar con incendios en la Amazonía

«En Rondonia y en toda la Amazonía hay grupos organizados, estructurados, que se dedican al ‘grilagem’ y están conectados con grupos de otros lugares. Muchos son madereros y actúan donde la tierra está siendo ocupada ilegalmente. Donde hay ‘grilagem’ hay aserraderos», detalla.

El fiscal apunta que «la deforestación no es de hoy. Hay un historial de ocupación del suelo en la Amazonía, aunque se intensificó últimamente y el discurso de Bolsonaro no ayuda [a frenarlo]».

Puede interesarle: Naciones Unidas urge a Brasil proteger la Amazonía afectada por los incendios forestales

WWF señaló por su lado que «la mayor parte de la deforestación ocurre en tierras públicas, áreas protegidas, reservas indígenas. Al cruzar esos datos con las áreas de focos de calor detectadas en los satélites, la superposición confirma que las quemas son utilizadas como parte de ese proceso de limpiar la tierra. Son quemas ilegales». –

«Buscar el bien común»

El G7 de las mayores economías occidentales ofreció 20 millones de dólares para los países amazónicos afectados por los incendios, pero Brasil -el mayor de ellos- condicionó la aceptación a que Macron se «retracte» por haber dicho que Bolsonaro «mintió» en sus compromisos de preservación ambiental.

El cardenal peruano Pedro Barreto, uno de los impulsores clave del sínodo amazónico del Vaticano a realizarse en octubre, dijo en Lima que «ya no se trata de retirar o no retirar palabras», sino de «buscar el bien común», que «está por encima de cualquier disputa entre personas».

Lea Además: Incendios en el Amazonas: el número récord de fuegos que afectan a Brasil y también arrasan otros países de Sudamérica

La crisis preocupa a empresas exportadoras brasileñas y da argumentos a los adversarios en Europa del reciente acuerdo de libre comercio firmado entre el Mercosur y la Unión Europea.

Este jueves, un primer hidroavión financiado por la ayuda de emergencia del G7 despegó el miércoles de Paraguay para ayudar a combatir los incendios forestales en ese país, en coordinación con Chile, indicó el jueves la presidencia francesa. Otros bombarderos despegarán desde la región «en las próximas horas para combatir los incendios en Bolivia», país que ha perdido 1.2 millones de hectáreas de bosques y pastizales en lo que va del año, señaló el Elíseo.

Los operativos financiados por los países del G7, que anunció el lunes el desbloqueo de emergencia de 20 millones de dólares, están siendo coordinados por Santiago. Por el momento no está previsto el envío de hidroaviones a Brasil, a la espera de que el presidente los autorice.

Francia decidió enviar una misión a Bolivia para evaluar las necesidades más urgentes y dijo estar dispuesto a desplegar decenas de bomberos en ese país.

Presidente Evo Morales se suma a apagar incendios

Munido de un equipo antifuego, el presidente boliviano Evo Morales volvió a unirse este jueves a las brigadas que intentan hace dos semanas apagar el incendio forestal en Santa Cruz (este del país), que han consumido ya 1.2 millones de hectáreas de bosque y pastizales.

El gobernante indígena, familiarizado con estas faenas desde sus épocas de agricultor cocalero, ya cumplió similar labor esta semana en medio de encendidas críticas de opositores que las consideran una simple pose electoralista.

De pantalón negro y camisa blanca de media manga, el mandatario utilizó equipo manual contraincendio para apagar las llamas que consumían el follaje en la región de Charagua, cercana a la frontera con Paraguay, adonde llegó este jueves.  En determinado momento, ante el fuerte olor del humo, el mandatario hizo uso de una mascarilla.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: