Reservas Internacionales Brutas pierden casi 11 millones de dólares en julio y caída acumulada se acerca a los 800 millones desde abril del año pasado

Las Reservas Internacionales Brutas (RIB) experimentaron en julio una nueva contracción hasta ubicarse en 2,183.9 millones de dólares, inferior en 10.6 millones de dólares respecto a junio de 2019, según el informe monetario publicado por el Banco Central. De esta manera las reservas acumularon 11 meses de reducción desde el estallido de la crisis en […]

Las Reservas Internacionales Brutas (RIB) experimentaron en julio una nueva contracción hasta ubicarse en 2,183.9 millones de dólares, inferior en 10.6 millones de dólares respecto a junio de 2019, según el informe monetario publicado por el Banco Central.

De esta manera las reservas acumularon 11 meses de reducción desde el estallido de la crisis en abril del 2018. Desde ese entonces, el Banco Central solo ha podido acumular reservas en tres ocasiones, reflejan números oficiales.

“Este nivel de RIB, en conjunto con la dinámica de la base monetaria, propició una cobertura de 2.6 veces la base monetaria, resguardando la estabilidad del régimen cambiario”, indica el máximo órgano bancario del país.

No obstante, el nivel de cobertura en junio de este año estuvo muy por debajo de lo registrado antes del estallido de la crisis política en abril del año pasado, cuando superaba tres veces la cobertura de la base monetaria.

En parte, la reducción de las reservas brutas en julio se debió a desacumulación en las cuentas relacionadas con las Reservas Internacionales Netas (RIN), por el orden de los 5.4 millones de dólares.

Lea también: Ministerio de Hacienda: Economía caerá este año 2% y el próximo año retornará al crecimiento

Servicio de la deuda y menos encaje legal inciden

De las RIN se extrajo 96 millones de dólares en los saldos relacionados con el encaje legal en moneda extranjera y otros 24.1 millones de dólares para el pago de deuda externa.

Ambas salidas fueron contrarrestadas con la captación de recursos provenientes del exterior para el sistema público no financiero (62.9 millones de dólares) y por la contratación de depósitos monetarios (29 millones de dólares), así como otros ingresos en otras cuentas.

Entre los ingresos que registró el Banco Central figura la colocación de Títulos de Inversión en moneda nacional, por el orden de los trescientos mil córdobas. La colocación se realizó a un plazo de tres meses y una tasa pactada de 5 por ciento.

El comportamiento de las reservas en julio coinciden con la contracción económica. Según el documento “Lineamientos de política para la formulación del proyecto de Presupuesto General de la República y del marco presupuestario de mediano plazo 2020-2023”, el PIB caerá este año dos por ciento, el cual estaría por debajo del cinco por ciento que hasta ahora mantiene el Fondo Monetario Internacional (FMI) y entre 5.4 y 6.8 por ciento que prevé la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

Otro factor favorable

Otro elemento que ha favorecido a que las reservas internacionales se reduzcan, a menor ritmo que el año pasado, es la pérdida de fuerza en la salida de depósitos en el Sistema Financiero Nacional.

Entre abril y diciembre del año pasado en promedio se perdieron por mes noventa millones de dólares, pero este año el ritmo de salida se ha estabilizado en promedio superior a los diez millones de dólares.

En julio, según el reporte del Banco Central, la situación de los depósitos bancarios se ha estabilizado, aunque el crédito sigue cayendo.

Lea además: Banca nacional le da leve «respiro» a las reservas internacionales brutas, que caen a menor ritmo que 2018

Caída acumulada: 26.47%

Desde que estalló la crisis política, las Reservas Internacionales Brutas (RIB) hasta julio de este año acumulan una caída de 26.47 por ciento, equivalente a una merma absoluta de 786.3 millones de dólares con respecto a los saldos acumulados en abril del año pasado, cuando estas se ubicaban en 2,970.3 millones de dólares.

Las reservas se vieron presionadas por la salida masiva de depósitos en el sistema financiero, esto porque el Banco Central ha tenido que inyectarle liquidez a la banca para que esta afronte la salida.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: