Carlitos de Totogalpa

Carlitos fue uno de los más de doscientos niños invitados por una ONG para conocer sobre el cambio climático y la sequía, en la zona de Totogalpa que está precisamente en el Corredor Seco de Nicaragua.

En el programa Despierta América, de Univisión, se ha divulgado un reportaje sobre Carlitos, un niño nicaragüense de 11 años de edad, del municipio de Totogalpa, departamento de Madriz, seleccionado como una de las caras infantiles símbolo internacional para crear conciencia sobre la protección del medioambiente.

La distinción de Carlitos fue hecha por la campaña Togheter For Good, una iniciativa de Plan Internacional y Nickelodeon “para promover el enorme poder transformador de las niñas y los niños en el mundo”.

Carlitos fue uno de los más de doscientos niños invitados por una ONG para conocer sobre el cambio climático y la sequía, en la zona de Totogalpa que está precisamente en el Corredor Seco de Nicaragua. Según la maestra de Carlitos, Totogalpa significa “nido de aves” y allí la sequía más que tema de investigación escolar es un grave problema crónico que sufren los pobladores de esa región segoviana.

Carlitos dijo a Despierta América que participar en ese programa le permitió conocer lo que significa la sequía para la gente, supo que es una amenaza para el planeta que nos afecta a todos y que es necesario hacer algo contra ella. De manera que ahora Carlitos, cuya inteligencia y capacidad de comunicación es extraordinaria, promueve el almacenamiento del agua de lluvia y la plantación de huertos frutales, además de concienciar a los demás niños y a los adultos sobre la necesidad de enfrentar el cambio climático aportando cada quien su cuota de esfuerzo y responsabilidad.

En la actualidad la población de Nicaragua ha sido aterrorizada por la violación masiva de los derechos humanos, vive agobiada por un clima de represión política despiadada y ausencia real de derechos y garantías. Pero además soporta de manera especialmente rigurosa el cambio climático. En estas circunstancias es un alivio y una gran noticia positiva que en un poblado tan pobre y alejado como Totogalpa, un niño humilde pero excepcional como Carlitos sea distinguido internacionalmente como una de las caras infantiles que simbolizan la acción por la protección del medioambiente.

Carlitos de Totogalpa es uno de los muchos niños que en todo el mundo tienen conciencia de la responsabilidad de contribuir a la defensa del medioambiente, a la protección de la casa común de todos los habitantes del planeta que sufre tanto daño por la acción irreflexiva e irresponsable de los mismos seres humanos.

En la modesta dimensión de Nicaragua, Carlitos de Totogalpa es equiparable a la extraordinaria niña sueca, Greta Thumberg, que encabeza un poderoso movimiento internacional para la protección del medioambiente. En 2018, a la edad de 15 años Greta Thumberg habló en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, clamando por medidas efectivas para proteger el medioambiente global. Y este año lo ha hecho también ante el pleno del Parlamento Europeo.

“Los niños no deberíamos tener que hacer esto”, dice Greta. “Pero como nuestro futuro está en riesgo debemos continuar haciéndolo”. Es lo que hace también Carlitos de Totogalpa.