Policía Orteguista asedia por cuatro días consecutivos instalaciones de LA PRENSA

Desde este martes los uniformados pasan todo el día vigilando, tomando fotografías y videos de quienes entran y salen del periódico. También, en algunos momentos del día se estacionan motorizados que se dedican al mismo acoso.

Policía Orteguista

La Policía Orteguista mantiene un permanente asedio a LA PRENSA. LAPRENSA/U.MOLINA

Después que cuatro ciudadanos realizaron un manifestación el pasado martes en las afueras del Diario LA PRENSA para demandar libertad, justicia y democracia en el país, la Policía Orteguista asedia las instalaciones del citado rotativo al estacionar una patrulla en frente y otra a escasos metros.

Desde ese día los uniformados pasan todo el día vigilando, tomando fotografías y videos de quienes entran y salen del periódico. También, en algunos momentos del día se estacionan motorizados que se dedican al mismo acoso.

Esto ocurre cuando ya se cumplió un año de que el régimen de Daniel Ortega, a través de la Dirección General de Aduanas (DGA), mantiene retenido el papel e insumos para imprimir el periódico como una forma de asfixiar el medio de comunicación.

Lea también: Misa por la libertad de los presos políticos en Masaya se ofició bajo el asedio de la Policía Orteguista

Fiel a sus principios, el Diario LA PRENSA ha denunciado el abuso de poder por parte del régimen orteguista y como consecuencia parte de sus periodistas también han sido objeto de robos, golpes y amenazas.

Diferentes organismos internacionales que abogan por la libertad de prensa en la región han condenado las acciones represivas del régimen contra LA PRENSA y otros medios independientes que cumplen con el deber de informar, asumiendo los riesgos que implica hacerlo.

El golpismo del que habla el régimen

Tras una reforma al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), el 18 de abril de 2018 decenas de ciudadanos salieron a protestar de forma cívica en León y Managua. El régimen utilizó a sus policías y fuerzas de choque para golpear y robar, pero en vez de resignarse y renunciar a las manifestaciones sociales, en los siguientes días fueron más los que se sumaron, siendo uno de los mayores protagonistas los universitarios.

El régimen arreció su represión, empezando a contarse los muertos. Meses después el discurso oficial fue que hubo un intento de golpe de Estado y los medios independientes empezaron a ser llamamos como golpistas.

Organismos nacionales e internacionales de derechos humanos en su momento constataron que hubo abuso de la fuerza por parte del régimen y aclaró que no hubo intento de golpe, que las protestas fueron legítimas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: