La propuesta de la Alianza Cívica

Básicamente la propuesta de la Alianza Cívica es buena y correcta, constituye un plan global para democratizar el sistema electoral de Nicaragua

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia presentó el jueves de la semana pasada su propuesta de reforma electoral, en un paquete que incluye varias reformas constitucionales.

Básicamente la propuesta de la Alianza Cívica es buena y correcta, constituye un plan global para democratizar el sistema electoral de Nicaragua y poner fin a odiosas exclusiones y reparticiones de poder y acceso privilegiado a los recursos del Estado, que son fruto del trabajo de todos los nicaragüenses.

El documento de la Alianza Cívica, titulado “Construyendo consenso nacional político sobre reformas electorales”, propone trece reformas propiamente electorales y cinco reformas constitucionales, que a juicio de los dirigentes aliancistas son indispensables para garantizar “procesos electorales anticipados, libres, justos, transparentes y observados”.

La Alianza Cívica mantiene la demanda de que las elecciones sean adelantadas, con el criterio de que entre más tarde se realicen los comicios mayor será el daño que sufran el tejido social y la economía nacional, que a pesar de las alegres cuentas de la dictadura se está precipitando en una crisis global y total.

Como ya lo comentamos el viernes pasado, Luis Ángel Rosadilla, representante de la Secretaría General de la OEA en la negociación de la Alianza Cívica con la dictadura que se realizó entre febrero y mayo del presente año, informó al Consejo Permanente que han recibido una propuesta de Ortega para trabajar la reforma electoral sin que participe la oposición.

Al respecto, la Alianza Cívica expresó en una declaración que ante “la propuesta hecha por el gobierno a la Secretaría General de la OEA el pasado 25 de agosto, de recibir acompañamiento en la elaboración de reformas electorales unilaterales, la Alianza Cívica insta a la Secretaría General a rechazar dicha solicitud y ratificar al gobierno que este tema debe ser abordado conforme la Hoja de Ruta y la Agenda consensuada con la Alianza Cívica. A juicio de la Secretaría General, los temas de la agenda de negociación son concordantes con las necesidades expuestas en la Carta Democrática de la OEA”.

Es que la Secretaría General, el Consejo Permanente y la Asamblea General de la OEA han establecido que la solución de la crisis de Nicaragua pasa necesariamente por la celebración de elecciones conforme a los estándares de la Carta Democrática Interamericana, las que deben ser acordadas por consenso en la mesa de negociación del régimen con la Alianza Cívica. Sin embargo por el empecinamiento de Ortega no parece probable que este mecanismo de diálogo se pueda restablecer y solo una presión internacional muy poderosa lo podría obligar a ceder.

La Secretaría General de la OEA responderá a Ortega en los próximos días. Esa respuesta señalará el rumbo que podría seguir la pretendida reforma electoral que es clave para resolver la crisis de Nicaragua.