Ejército de Nicaragua se pliega a versión orteguista de intento de golpe de Estado

El general Julio César Avilés arremetió contra los organismos no gubernamentales alegando que incitaban a los miembros de la institución de dar un golpe de Estado

El dictador Daniel Ortega celebró el discurso del jefe del Ejército, Julio César Avilés, y lo calificó como “un mensaje tan claro como el agua y tan firme como el acero”. LA PRENSA/J. FLORES

El jefe del Ejército de Nicaragua, general Julio César Avilés Castillo, por primera vez dejó clara públicamente su posición al considerar las protestas civiles un intento de golpe de Estado contra el régimen de Daniel Ortega, en consonancia con el discurso oficialista.

Avilés pronunció un discurso defensivo contra quienes critican a la institución castrense, durante el acto central de conmemoración del cuarenta aniversario del Ejército, realizado este lunes en la Plaza de la Revolución, en Managua.

Puede interesarle: Régimen orteguista encubre dos actos graves afirman expertos: incursión militar y un asesinato en Costa Rica

Hasta este lunes Avilés había evitado referirse en sus discursos públicos a las protestas civiles que demandan la salida del poder de Ortega.

“Tenemos un Ejército fuerte, sólido, acerado en mil batallas y altamente cohesionado. Jamás lograrán descohesionarnos. Jamás nos van a dividir, como pretendieron hacerlo funcionarios de organismos no gubernamentales que hacían llamados a leales compañeros, para abrir la posibilidad de darle un golpe de Estado al gobierno legítimamente constituido, lo que jamás haremos”, dijo Avilés.

Las protestas comenzaron el 18 de abril de 2018, por una fallida reforma a la seguridad social, pero luego escalaron a una demanda de justicia por las muertes que provocó la represión policial y parapolicial contra los manifestantes. Al menos 328 personas murieron por la represión a partir del 19 de abril de 2018, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Sin embargo, el régimen de Ortega solo reconoce doscientos muertos, de los cuales identifica a 22 policías y simpatizantes de su gobierno. Además, el orteguismo atribuye la crisis a un “fallido golpe de Estado”.

Discurso defensivo contra críticos

Avilés también reclamó a quienes lo “criticaron”, reprochándoles “qué hicieron” en comparación con el Ejército, tras mencionar el “reto” de sofocar el incendio de la Reserva Indio Maíz, una de las causas de las protestas civiles en abril de 2018.

Organizaciones civiles y diferentes personajes de la vida pública han demandado al Ejército desarmar a los grupos armados que se coordinan con la Policía para reprimir las protestas civiles.

Lea también: Excoronel del Ejército, Carlos Brenes: «Altos mandos del Ejército se han plegado a la dictadura”

El general dijo que existen campañas de presiones, calumnias, mentiras y agresiones a miembros del Ejército y a sus familiares. Afirmó que sabe quiénes “están detrás de esa brutal campaña de ataques y provocaciones”, pero aclaró que eso no se debe tomar como una amenaza, porque esa no es su “intención”.

“Es nuestro deber señalar los brutales ataques y provocaciones a nuestra institución, nuestros compañeros y familiares”, agregó.

En otra parte de su discurso, Avilés reafirmó el origen sandinista de esa institución y recordó sus años de guerrillero.

“Así nacía el entonces Ejército Popular Sandinista, hoy Ejército de Nicaragua. Este nuevo Ejército nacía de la lucha por la liberación nacional. Nacimos peleando hasta alcanzar la victoria. Nacimos peleando para vivir en paz. Miles lo integramos, la inmensa mayoría éramos guerrilleros, que desde muy jóvenes estábamos conscientes del riesgo de perder la vida por la Nicaragua libre, digna, justa y próspera que todos merecemos”.

Condecoración a Padrino

En el acto fue condecorado el ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López, sancionado por Estados Unidos por cometer “graves violaciones” a los derechos humanos en la nación sudamericana.