Dos niñas declararán en contra de su padrastro acusado de violarlas en una cuartería

Las niñas tienen 11 y 12 años. Según la Fiscalía, la hermana menor no le dijo nada a su madre ni a su abuela porque el hombre la amenazó con matarlas a las dos si lo hacía

La defensa del acusado pidió para este un chequeo en el área de Cardiología de un hospital, porque padece del corazón. Lo acusan de violar a dos niñas que eran sus hijastras. LA PRENSA/Alejandro Flores

Dos niñas, de 11 y 12 años de edad, se presentarán a declarar el próximo 14 de octubre en el juicio contra su padrastro de iniciales M.L.L.K., de 60 años, quien es acusado de violarlas en una cuartería de un barrio de Managua.

Brindarán su testimonio, además, tres oficiales de la Policía que realizaron los diversos actos investigativos contra el sujeto. Estarán presente en el juicio también las dos forenses que examinaron a las niñas, así como las psicólogas que encontraron en las menores signos y síntomas de daños psíquicos.

Se conocieron en bar

Según la Fiscalía, a mediados de 2017 el acusado se conoció con la madre de las víctimas en un bar de la capital y poco tiempo después formalizaron la relación de pareja. En esa época las niñas tenían 9 y 10 años.

Puede interesarle: Acusan a un hombre de abusar sexualmente de su hija durante tres años en Managua

En agosto de 2017, el acusado se trasladó a vivir con la madre de las víctimas a una cuartería, pero solo se llevaron a la niña mayor, mientras que la menor se quedó en la casa de su abuela materna.

La menor de las hermanas en ocasiones llegaba a visitar a su madre a la cuartería, pero solo se quedaba a dormir tres días, porque su padrastro mucho la insultaba y le decía que era una «chavala vaga y zorra».

En febrero de 2018, el acusado se trasladó a otra cuartería con la madre de las víctimas y siempre solo se llevaron a la mayor de las hermanas.

En marzo de ese mismo año, el sujeto empezó a ganarse la confianza de las niñas al hacerles regalos y darles dinero, y les expresaba que estaban bonitas, les hacía propuestas de sostener sexo y que estaba con la madre de estas solo porque estaba «enamorado» de ellas (de las niñas).

Lea además: Niñas menores de 14 años son las principales víctimas de abusos sexuales en Nicaragua

Las insinuaciones que le hacía el acusado a la hermana menor no se las contó ni a su madre ni a su abuela, porque el hombre la amenazó que si contaba las iba a matar a ambas.

Siempre en marzo de 2018, el acusado aprovechaba que su pareja estaba dormida para acostarse encima de la niña de 10 años, a quien manoseaba sobre la ropa, eso ocurría cuando la menor llegaba a visitar a su madre los fines de semana.

La adormecía con fragancia

A partir de junio de 2018, el acusado le frotaba un líquido en el rostro a la niña de 10 años, que según él era perfume, pero que provocaba mareos y adormecimiento a la niña para desnudarla y manosearla. Lo mismo hacía con la hermana mayor.

Lea también: Mujer denuncia, en medio del juicio de su marido, que fue abusada sexualmente por paramilitares

En diciembre de 2018, el sujeto invitó a cenar a la menor, que para entonces tenía 11 años, después le frotó el líquido en el rostro, la llevó a la cuartería y la violó en varias ocasiones.

El acusado también ejerció las mismas acciones contra la otra niña a la que también violó.

En prisión preventiva

El juez Tercero Especializado en Violencia, Edén Aguilar Castro, en la audiencia inicial de este lunes aceptó todas las pruebas que la Fiscalía presentó contra el padrastro, a quien acusan del delito de violación en perjuicio de las dos niñas.

Lea además: Condenan a un hombre a 3 años y medio de prisión por tentativa de violación en Matagalpa

El acusado estará en prisión preventiva a la espera del juicio programado para el 14 de octubre de 2019.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: