Ecocidio mundial

Todavía no comprendo por qué los gobiernos de izquierda o derecha se empeñan en destruir los bosques no importándoles el futuro de sus nietos

Con tantos problemas que tenemos a nivel interno, ¿qué tenemos que ver con los incendios que ocurren en diferentes partes del mundo? Mucho. Fue un incendio causado por paramilitares disfrazados de colonos en nuestra Reserva Indio Maíz, la que ayudó a movilizar al pueblo ante la indiferencia de la dictadura, pero además la Amazonia es un pulmón del planeta y si se pierde estaremos en serios problemas.

Todavía no comprendo por qué los gobiernos de izquierda o derecha se empeñan en destruir los bosques no importándoles el futuro de sus nietos.

En Bolivia, Evo Morales autorizó la reforma de un decreto supremo que permite quemar tierras de producción forestal permanente por actividades agrícolas en tierras privadas y comunitarias en los departamentos de Santa Cruz y Beni.

Las tierras que hoy son arrasadas por el fuego y que el mismo Morales autorizó, el payaso ahora intenta lavarse la cara aceptando ayuda para apagar el fuego. Es un auténtico bufón.

En Brasil, el presidente prefiere mirar cómo un pulmón de la tierra desaparece devorado por el fuego porque para él es más importante el despale que las riquezas naturales que guarda su país en la rica Amazonia que alberga al mayor número de tribus aisladas del mundo. La FUNAI estima que son 77, grupos.

La Amazonia es un negocio redondo de la forma en que se mire, se dice en las redes sociales que prenderle fuego a un área de 1,000 hectáreas vale unos 220,000 euros a nivel de mercado negro.

“Existe la sospecha de una acción orquestada y de una actuación que ha sido largamente trabajada para llegar a este resultado”, afirmó la fiscal general de Brasil debido a un evento realizado el Día del Fuego por productores rurales, sindicalistas, grileiros, el nombre dado a los usurpadores de tierras públicas, y comerciantes con el objetivo de arrasar parte de la selva y plantar pasto, conforme se anunció en un diario local del interior del Estado de Pará el 5 de agosto.

El problema de la Amazonia es mundial por lo que el G-7 donó 22 millones de euros a Brasil para luchar contra los incendios, pero Bolsonaro sorprendió a la comunidad internacional al decir que solamente que el presidente de Francia se retractara de acusar a Brasil de no luchar contra el cambio climático, no aceptaría la ayuda para combatir el incendio.

El presidente Jair Bolsonaro, con sus desafortunados comentarios hizo un gran daño a la democracia de su país y del continente.

Mucha razón tiene Macron al decir que Brasil necesita un presidente que esté a la altura del cargo. Por gente como Bolsonaro es que el populismo de izquierda regresa al poder.

El autor es comentarista político.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: