Sociedad Civil seguirá demandando al Ejército de Nicaragua desarmar a los parapolicías

Guillermo Incer, miembro de la Articulación de Movimientos Sociales, dijo que "es la obligación del Ejército de Nicaragua desarmar o desarticular cualquier fuerza armada que esté al margen de la ley".

El miembro de la Articulación de Movimientos Sociales (AMS), Guillermo Incer, manifestó que continuarán demandando al Ejército de Nicaragua el desarme de los parapolicías que participan en la diaria represión contra el pueblo nicaragüense, aunque el jefe de la institución castrense, general Julio César Avilés, culpe a los organismo no gubernamentales (ONG) de un «intento golpe de Estado» contra el régimen de Daniel Ortega.

«Es la obligación del Ejército desarmar o desarticular cualquier fuerza armada que esté al margen de la ley. Eso es lo que se le sigue pidiendo al Ejército de Nicaragua», dijo Incer.

El dictador Daniel Ortega junto a Rosario Murillo y el jefe del Ejército de Nicaragua, Julio César Avilés. LA PRENSA/Jader Flores

Lea: Le llueven críticas al Ejército de Nicaragua por agresivo discurso pro-orteguista

Incer, quien fue presidente de la federación de ONG de Nicaragua, también manifestó que el Ejército trata de intimidar a los organismos civiles, para que no sigan protestando contra la represión y los abusos del régimen.

«Culpar a algunas ONG sin mencionar nombres, de manera irresponsable, sin sustentar sus afirmaciones es una intimidación para que las ONG se autocensuren, para que sigan en el Estado de indefensión en las que se encuentran actualmente y de las que han sido víctimas desde el 2008», agregó el activista civil.

Guerra contra sociedad civil inició en 2007

Desde que Ortega regresó al poder en 2007, comenzó un operativo policial de persecución y acoso contra los organismos no gubernamentales críticos.

Una de sus primeras acciones fue allanar el Centro de Investigaciones de la Comunicación (Cinco), presidido por el periodista Carlos Fernando Chamorro; también la oficina del Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM), entre otras organizaciones críticas.

En 2018, en medio de la crisis, Ortega arremetió contra las ONG que apoyaron las manifestaciones civiles y que criticaron al régimen por la represión policial y parapolicial. A través de la Asamblea Nacional, le quitó la personería jurídica a nueve ONG, las saqueó y se tomó sus sedes. 

En el caso del Cenidh, la presidenta de ese organismo, Vilma Núñez, dijo que va a permanecer en el edificio «el tiempo que sea necesario» y denunció que se siente «presa» en ese lugar, ya que la Policía Orteguista (PO) le ha advertido que si sale del perímetro de seguridad no le permitirán que vuelva a ingresar. LA PRENSA/Uriel Molina

Más de un año después que estallaron estas protestas civiles, que demandan la salida de Ortega del poder, el jefe del Ejército, Julio César Avilés, se pronunció sobre ese tema y se adhirió al discurso oficial de intento de golpe de Estado, este 2 de septiembre en el acto de conmemoración del cuarenta aniversario del Ejército de Nicaragua, responsabilizando a las oenegé de abrir la posibilidad de un golpe de estado, según sus palabras.

Avilés amenazó a quienes desde redes sociales y espacios de opinión pública han criticado la pasividad del cuerpo castrense ante los abusos de los cuerpos parapoliciales que, equipados con armamento de guerra, acompañaron a la policía y fanáticos del régimen en las sangrientas «operaciones limpieza» en todo el país.

Durante las protestas ciudadanas de 2018, grupos paramilitares fuertemente armados salieron a reprimir. LAPRENSA/ARCHIVO

«Ejército siempre ha sido cómplice de Ortega»

Josefa Meza, miembro de la Asociación Madres de Abril (AMA) y madre de Jonathan Morazán, asesinado el 20 de mayo de 2018, dijo que el Ejército siempre ha sido cómplice del régimen de Ortega, «primero con su silencio y ahora diciendo que esto es un golpe de Estado».

«Este es un Ejército partidario. Este no es un Ejército de Nicaragua. No defiende soberanía, no defiende nada, ni mucho menos al pueblo. Todo el pueblo sabe que el Ejército ha sido cómplice», dijo Meza.

El miembro de la organización opositora Alianza Cívica, Juan Sebastián Chamorro, lamentó las declaraciones del general Avilés y consideró que se debería de retractar o mostrar las evidencias de que las ONG intentaron un golpe de Estado.

«Está en un dilema el general, porque tiene que expresar a que se refería con esa expresión de que ONG estuvieron involucrados en un llamado de un golpe de Estado», dijo Chamorro.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: