Análisis: La fractura del orden comercial global

Algunos de los números más básicos que capturan el ascenso de China sugieren una rápida convergencia con el poder estadounidense. Lea este análisis sobre hacia dónde va la guerra comercial entre ambas potencias

Las tensiones comerciales entre China y los Estados Unidos han abierto el debate sobre el futuro del régimen comercial global. ¿Es el choque actual un hecho único que podría resolverse mediante un acuerdo comercial? ¿O estamos presenciando el comienzo de la fractura de la arquitectura del comercio mundial?

Algunos creen que las economías de China y los Estados Unidos están tan entrelazadas y la interdependencia de sus cadenas de valor está tan arraigada que una ruptura estructural entre estas dos economías simplemente sería demasiado costosa. Este costo debería ser suficiente en si para evitar un conflicto sostenido entre las dos economías más grandes del mundo.

Sin embargo, existe una creciente preocupación entre los académicos de relaciones internacionales de que China y los Estados Unidos se dirijan a lo que se conoce como la trampa de Tucídides. “La Historia de la Guerra del Peloponeso” escrita por Tucídides captura lo que se considera el primer relato histórico de este fenómeno: el miedo a una potencia en aumento conduce a un conflicto con la establecida. En el caso del famoso conflicto del siglo V a.C. descrito por Tucídides, fue el miedo a que el crecimiento de Atenas desencadenara en Esparta lo que llevó a la guerra. Algunos ven en la reacción de los Estados Unidos al aumento de China una dinámica similar. Si esto resultó ser una evaluación correcta, entonces las tensiones comerciales actuales serían parte de un choque más amplio, y tal vez inevitable, entre el hegemonía en declive y la nueva superpotencia.

Algunos de los números más básicos que capturan el ascenso de China sugieren una rápida convergencia con el poder estadounidense. De 1992 a 2017, el PIB de China explotó de 400 mil millones de dólares a más de 12.2 billones de dólares. Esto significa que el PIB de China en términos nominales es ahora alrededor del 64 por ciento del de los EE. UU., que se sitúa en 19.3 billones de dólares. Esta es una situación extraordinaria, dado que desde el final de la segunda guerra mundial, Estados Unidos no se ha enfrentado a un rival geopolítico cuyo PIB era superior al 40 por ciento del suyo. Ni Japón ni la Unión Soviética se acercaron a la paridad económica con Estados Unidos como lo ha hecho China.

Lea también: Guerra comercial entre Estados Unidos y China: ¿cómo afecta a las industrias tecnológicas de ambos países?

El gasto militar chino, por otro lado, se acerca rápidamente a  200 mil millones de dólares, con el presupuesto oficial de este año solo ligeramente por debajo de esa cifra. China produce la mayor parte de su equipo militar, por lo que el impacto del gasto militar debe medirse en la paridad del poder adquisitivo, que podría colocar el gasto total de defensa chino en niveles equivalentes a los de todos los países de la UE juntos.

Por lo tanto, las cifras económicas y militares agregadas parecen ser suficientes para provocar cierto temor en Washington sobre la capacidad de Estados Unidos para retener la hegemonía global. Sin embargo, hay tendencias tecnológicas particulares que podrían empeorar estas dinámicas más aún. De hecho, el impacto de la tecnología en la dinámica del mercado contribuirá a la colisión sino-estadounidense.

En el frente económico, vemos tres desarrollos que dificultarán que Estados Unidos y China lleguen a acuerdos sobre comercio y cooperación económica. El primero es la creciente competencia por el talento. La economía digital está produciendo grupos de conocimiento fuertes y ajustados donde se concentra la experiencia. Es en estos lugares donde se produce la innovación. Algunos de los ejemplos más claros son Silicon Valley o Shenzhen. La competencia por el talento global se acentuará en las próximas décadas y habrá ganadores y perdedores. China y los Estados Unidos están obligados a chocar en este espacio.

Lea además: 4 formas en que la guerra comercial entre EE.UU. y China ya impacta en América Latina

En segundo lugar, los mercados digitales favorecen la escala y las empresas que pueden capturar y procesar datos de manera efectiva. Esto es claramente visible en la concentración del mercado en ciertas industrias, así como en la captura del crecimiento de la productividad por parte de ciertas empresas. De hecho, el sector corporativo se está segregando en dos grupos: uno formado por empresas que son capaces de capturar el crecimiento de la productividad a través de la tecnología y otro por aquellas que no lo hacen. La OCDE ha denominado al primer grupo «empresas fronterizas» y ha estimado que su productividad creció en promedio un 30 por ciento en la última década. El resto del sector corporativo, que representa alrededor del 95 por ciento de todas las empresas, no experimentó un crecimiento de la productividad durante el mismo período. Estos datos representan una fuerza oligopolística, si no completamente monopolística, en los mercados digitales. Cada vez más, esto está generando mercados de ganadores y, por lo tanto, grandes ganadores y grandes perdedores en toda la economía. China y Estados Unidos son las dos únicas economías que hasta ahora parecían capaces de producir algunos de los grandes ganadores en este mercado digital. Este mercado de suma cero no fomenta la colaboración, sino más bien la competencia feroz por el dominio del mercado digital.

Las dos tendencias anteriores se ven agravadas por una tercera: la concentración de la transferencia tecnológica y el espíritu empresarial en ciertos lugares del mundo. China y los EE. UU. dominan el panorama de las nuevas empresas en todo el mundo. La mayoría de los unicornios se encuentran, de hecho, en estos dos países. Estas empresas están obligadas a unirse a las clasificadas como «frontera» y, por lo tanto, serán las más productivas y competitivas. Todo esto dibuja un mundo G2 con dos grandes poderes que compiten por el dominio en mercados altamente competitivos.

Permítanme ahora intentar responder a la pregunta que abrió este artículo: ¿son las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos un fenómeno pasajero o la manifestación de algo más estructural? Dado el crecimiento económico de China, las características particulares de los mercados digitales y las marcadas diferencias políticas en todo el Pacífico, diría que, de hecho, estamos entrando en una nueva etapa en la política global, uno que estará dominado por tensiones entre Estados Unidos, sus aliados y China. Estas tensiones están destinadas a afectar el comercio mundial, así como otras áreas de cooperación internacional. Una tensión particular será la de las empresas tecnológicas y tecnológicas; haciendo que el caso de Huawei no sea una aberración, sino un heraldo. El riesgo final será que surjan dos islas de datos, una en China y otra en los Estados Unidos y posiblemente en Europa. Estos dos grandes mercados no serían permeables y desarrollarían sus propios campeones.

La gobernanza en otras áreas también se haría más complicada. Instituciones como la ONU o la OMC se convertirán en plataformas para la colisión de intereses entre China y los Estados Unidos. Bien podríamos estar entrando en una nueva guerra fría con contendientes cada vez mejor definidos.

* Muñiz es el decano de IE School of Global and Public Affairs y Catedrático Rafael del Pino de Transformación Global

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: