BBC News Mundo

Diego Luna: «Crecí en un país (México) donde había una indiferencia brutal, un apaciguamiento y un conformismo muy triste que a mí no me representa»

Si se nos olvida preocuparnos por el vecino, perdemos un buen cacho de nuestra humanidad.

Para Diego Luna, la indiferencia «es un monstruo grande y pisa fuerte». BBC MUNDO

Fue en el fragor de la elección pasada en México que brotó la semilla de El Día Después, una plataforma que agrupa a más de un centenar de organizaciones civiles que trabajan para buscar justicia, curar heridas y mejorar la vida de los mexicanos.

Derechos humanos, libertad de expresión, pueblos originarios, corrupción, género, medioambiente, LGBTTTI+, son algunos de sus focos de trabajo.

Diego Luna es uno de sus mentores y se ha involucrado con ferocidad.

Involucrarse es una de sus palabras favoritas, para hablar de la urgencia y la fuerza de la unión ciudadana. Brutal es otro de los términos que le brotan, para lanzar todo lo que le indigna y le duele.

"Quiero pensar que la gente joven quiere involucrarse"", Source: Diego Luna, Source description: Actor y director, Image:
BBC MUNDO/Getty Images

Desde que a los 19 años decidió abandonar las telenovelas para contar otro tipo de historias en el cine y en el teatro, Luna no ha dejado de hacer y de buscar. En su productora La Corriente del Golfo y también en Ambulante, un gran proyecto de apoyo al documental.

En la plataforma El Día Después también se cuentan historias. La primera es un cortometraje documental sobre personas desaparecidas titulado «Sin tregua».

Hablamos con él en el marco del Hay Festival Querétaro, que se celebra desde este jueves al domingo en la ciudad mexicana.


¿La gente quiere conocer estos testimonios dolorosos o es más fácil dar vuelta la cara?

Siento que cada vez más la gente quiere involucrarse, pero también quiere que pase algo. Estemos donde estemos hoy, lo que quedó claro en la elección pasada es que la gente salió.

Las conversaciones se incendiaban de manera inmediata y parecía finalmente que la gente estaba hablando de algo que le pertenecía. Se empezó a sentir una ciudadanía activa y eso me da alientos.

Quiero pensar que la gente joven quiere involucrarse y hoy, por cómo viaja la información, podemos utilizar estas herramientas para hablar de los temas que duelen o que cuestan. Hay muchas historias que motivan ese despertar, simplemente nos las tenemos que contar fuera del nicho de siempre.

Foto de Diego Luna
Diego Luna: «esta guerra se salió de control y nos tiene padeciendo en todos los niveles de la sociedad». BBC MUNDO/Getty Images

De todas las causas ¿cuáles te resultan más cercanas?

Es difícil escoger porque en cuanto escuchas las historias y te metes de forma íntima en los temas, todos se vuelven coyunturales. Pero lo que hacemos depende de un consejo que escoge un tema que ponemos frontalmente.

El primero fue personas desaparecidas y nos parecía importantísimo. Se hablaba de 26.000, pero al parecer el número es mucho más alto. Es brutal la cantidad de fosas que se siguen encontrando. Hay una cantidad absurda de cuerpos que no hemos podido siquiera reconocer.

Y si multiplicas eso por las familias, los amigos… la cicatriz es profundísima.

¿Quiénes son esas personas, esos cuerpos?

El país no se atreve a reconocerlo, pero esta guerra se salió de control y nos tiene padeciendo en todos los niveles de la sociedad. No se puede encapsular en un fenómeno de la frontera o de bandas delincuenciales. Hay muchas historias de personas que estaban haciendo lo correcto en el lugar correcto.

Si miras el documental «Hasta los dientes», sobre dos estudiantes del TEC de Monterrey que fueron asesinados, verás que hay una impunidad rampante. Una impunidad total. Sucede porque se puede.

Invitas a respetar todas las voces y posturas, pero ¿cuáles son las que más te duelen?

La indiferencia es la más brutal, como dice la canción, es un monstruo grande y pisa fuerte. Cuando logramos desconectarnos y las cosas ya no nos afectan, no hay forma de combatir la impunidad.

Si se nos olvida preocuparnos por el vecino, perdemos un buen cacho de nuestra humanidad. En este país hemos aprendido a convivir con una realidad que en otros lugares sería un escándalo. El número de femicidios es brutal, lo que cuesta hacer periodismo, es brutal.

Esto que debería avergonzarnos se da por hecho. Algunos hablan como si estuviéramos a todo dar y hubiera pequeños problemas focalizados por aquí y por allá. Yo crecí en un país y en una ciudad mucho más seguros y ver a mis hijos creciendo aquí es algo que me impacta y me alarma.

Foto de Diego Luna sonriendo.
Diego Luna sobre México no hay un lugar en el mundo que me importe tanto como este. BBC MUNDO/Getty Images

Sin embargo, teniendo la opción de vivir fuera, lo escoges, ¿por qué regresaste de Estados Unidos?

Porque a la vez, no hay un lugar en el mundo que me importe tanto como este y eso es una señal de dónde tengo que estar. Uno pone las cosas en la balanza: aquí están mis historias de amor, la familia de mis hijos, mis referentes, la gente por la que hago teatro, por la que hago cine.

Es una cuestión de arraigo que es difícil de explicar, simplemente está. Además porque creo que si el cambio no pasa ahora, no va a pasar.

¿Cómo fue la experiencia de vivir en Hollywood, en esa especie de meca del estrellato?

Lo disfruté muchísimo. Decimos Hollywood para referirnos a un todo, que no es tal, porque además de la maquinaria de los estudios, hay una comunidad de cineastas que admiro y me parecen unos chingones. También se hace cine de menos presupuesto donde la gran riqueza está en las ideas, en el talento.

Hay una parte de la comunidad de Estados Unidos que tiene que defender sus espacios, igual que nosotros.

Mi primera vez en Sundance fue un impacto fuerte, porque me reconocí en muchos de esos cineastas y productores que estaban buscando, con el mismo empeño que uno lo lleva haciendo toda la vida.

Cuando estuve allá desarrollé muchos proyectos, nació mi hijo, pude hacer una película sobre César Chávez, una figura muy importante de la cultura mexicoamericana.

También hiciste Star Wars, un hito para un actor que creció viendo la saga, ¿no?

Fue un viaje que no esperaba, no la vi venir. Tuvo que ver con el director, un inglés, que cuando va a hacer su película de mayor presupuesto, decide llevar actores de cine independiente, no me gustan los sellos, pero así les dicen.

Me llevó porque le encanta la película «Y tu mamá también» y esa conexión es muy hermosa. Dices ¡ay cabrón, qué interesante!, ¿no? Uno nunca pensaría que por tomar una decisión en tu vida, que fue hacer «Y tu mamá también», podrías llegar hasta ahí, lo cual me encanta. Demuestra que no hay un camino probado, que de lo que se trata es de ir reaccionado a lo que la vida te trae.

Diego Luna frente a un poster de Star Wars
El actor mexicano fue llamado a actuar en Star Wars por un director al que le gustó la película «Y tu mamá también», donde actuó. BBC MUNDO/Getty Images

¿Y cómo fue rodarla?

Fue un viaje muy aleccionador, con una sensación de pertenencia por lo que representa Star Wars; todos los que estábamos ahí crecimos viendo esas películas.

Era interesantísimo sentirme parte, pero a la vez me costaba trabajo, todavía reaccionaba como espectador ante los sets o los vestuarios… De repente me volvía loco, como si estuviera en un museo y me dejaran ponerme las cosas encima, ser parte de eso. ¡Fue alucinante!

Y compartirlo con mi hijo de 11 años, que está enloquecido. Mi hija de 9 es menos entusiasta, pero a él le encanta, es la primera vez que puedo compartirles mi trabajo de esa forma y lo gocé muchísimo.

Hace poco vimos a Guillermo del Toro haciendo una crítica a la política migratoria de Trump, a Richard Gere en el barco Open Arms, ¿todos los artistas deberían ser activistas?

Todos los ciudadanos deberíamos serlo, nos corresponde, porque de tu realidad dependen otras. También me parece importantísimo que los que hacen cine, teatro, música y que tienen ese nivel de atención, participen. Cuando tienes un micrófono al frente hay una responsabilidad mayor.

Es relevante que no nos callemos. Sobre todo hoy, que hay tantos problemas que atender.

"La crítica se me resbala, tengo la piel ya muy gruesa"", Source: Diego Luna, Source description: Actor y director mexicano, Image:
BBC MUNDO/Getty Images

Todos los que sacan la voz tienen su dosis de críticas en las redes sociales, ¿cómo lo llevas?

No voy a dejar de hacer porque a alguien le parece que está fuera de lugar. A mí me critican diciendo: ¡qué haces, si tú no vives en México!, pues yo no tengo tiempo de contarle a todo el mundo dónde vivo, qué me preocupa, si me regresé o no, en fin. La crítica se me resbala, tengo la piel ya muy gruesa: es parte de la profesión.

Y hay que aprender a dejar ir lo que no sirve. Se nos acaba el tiempo y lo que tenemos que encontrar son cosas en común. No importa en quién creas, por quién hayas votado, podemos trabajar juntos. Cuando veo descalificación o violencia me hago a un lado, porque me quitaría tiempo y las ganas de seguir.

En cambio, si mi papá viene y me dice algo. Si un amigo me invita a tomar un café para hablarme a la cara, tiendo a escuchar siempre. Hay que saber a quién escuchas y a quién no.

Diego Luna posando con un colega de la serie Narcos
Diego dice que la serie Narcos le ayudó a entender que la transformación de México es consecuencia de todo lo que se sembró por décadas. BBC MUNDO/Getty Images

Yendo a otro de tus trabajos populares, ¿qué aprendiste de los narcos con la serie Narcos?

Me ayudó a entender esta transformación de mi país y tiene que ver con todo lo que se sembró en los 70 y 80, la época que me tocó investigar para mi personaje.

Te das cuenta del andamiaje que hubo de armarse para que este negocio, esta gran empresa, sucediera, y el involucramiento de todos los niveles de poder: obviamente de gobierno, de las policías, los militares, el empresariado, el nivel de corrupción que lo permitió.

Fue doloroso y fascinante, porque en esa época de la historia de México pasa mucho para entender dónde estamos hoy.

Ha habido voces, entre ellos Vargas Llosa y expresidentes latinoamericanos como Ricardo Lagos, Ernesto Zedillo y César Gaviria que proponían la legalización de las drogas, ¿qué te parece esa idea?

Lo hecho hasta ahora ha fracasado y pocos se atreven a aceptar eso, para entender que la solución no está donde hemos buscado y la legalización es uno de los pasos a explorar.

Pero estamos lejos de ese momento, porque hoy este andamiaje sigue involucrando al poder, si no, sería imposible su existencia. Creo que tienen que pasar muchas cosas, lo primero es que se hable de esto.

¿Hablar de las drogas sigue siendo un tabú?

Es un debate aquí en México, hay que ir paso a paso, pero se está dando con la marihuana y hay ejemplos en Estados Unidos, está Uruguay, ha ido cambiando el tono con el que se cuenta la historia.

Hoy vas a un país donde en un estado te la venden en cualquier tienda y en otro te meten a la cárcel por tenerla, eso naturalmente genera un diálogo y no está mal.

"La legalización es uno de los pasos a explorar"", Source: Diego Luna, Source description: Actor y director mexicano, Image: Diego Luna
BBC MUNDO/Getty Images

¿Libertad de consumo?

Hay que discutirlo con profundidad y probablemente me gustaría escuchar una buena discusión al respecto, más que ser parte de ella.

Estos primeros pasos que se están dando con la marihuana son una buena señal de que podemos empezar a tumbar prejuicios y atacar este problema desde otros ángulos.

Dices que los ciudadanos tenemos que pedirle cuentas a los gobernantes, ¿cómo se puede hacer?

Creo que en la unidad está el poder. El gran ejemplo son los colectivos que tristemente se han tenido que formar en este país, como el de madres y familiares de desaparecidos y desaparecidas. La voz de una madre puede ser ignorada, de dos, de tres… pero si salen todas a buscar a sus hijos,el gobierno tiene que reaccionar.

Nosotros somos una reacción a todas estas organizaciones, a horas, días, años de lucha. Solo estamos diciendo que sí es posible.

Recuerdo el movimiento que lideraba Javier Sicilia, cuando hubo una marcha histórica y el presidente de la República que era Calderón, se tuvo que sentar a escuchar a las familias de los desaparecidos, no le quedó de otra. Ese tipo de cosas me dan aliento.

¿Hay algún líder actual que te convoque entre los presidentes, primeros ministros?

Me voy a abstener de responderte a esto, porque no necesariamente. Pero desde hace un año y un cachito sí he conocido a muchos ciudadanos que me han inspirado profundamente y que han sido una completa revelación por el trabajo que están haciendo, tenemos que pensar en cómo hacer para que la gente se entere.

Diego Luna con un documento exigiendo seguridad sin guerra.
Luna asegura que votar por alguien le da más derecho a ser crítico. BBC MUNDO/Getty Images

¿De las grandes figuras no encuentras a nadie?

Ni siquiera me voy a poner a buscarlo, porque creo que el fenómeno tiene que ser distinto y para mí es indispensable que trabajemos exactamente en lo otro, en el poder que hoy tenemos y no utilizamos.

Votaste por AMLO pero declaraste que te reservabas el derecho a criticar…

Votar por alguien me da más derecho a ser crítico, participar te da derecho a tener una opinión y lo he estado haciendo desde mi lugar.

Vivimos en un momento de mucha confrontación, sobre todo en las redes sociales, porque no estoy tan seguro de que eso se traduzca a las calles. Estás a favor o estás en contra.

¿Tu sentimiento es optimista o de desilusión?

Ninguno de los dos aplica, y para tratar de contestar lo que me preguntas sin hacerlo directamente, porque vivimos en la realidad de la superficie y nadie está dispuesto a leer más que un tuit. Te diría que lo que estamos viviendo es muy importante, porque todo se removió.

Cuando fueron las elecciones lo único que me atreví a decir públicamente es que veníamos de algo que había que detener de golpe y no regresar nunca. Era una sensación general. Tenía que sucedernos lo que nos trajo Peña Nieto para que pasara esto. Y no podemos olvidar.

Si me preguntas, ¿a dónde vamos?, me niego a entrarle a las predicciones, pero siento que es un momento emocionante que nos invita a todos a participar. Yo crecí en un país donde había una indiferencia brutal, un apaciguamiento y un conformismo muy triste que a mí no me representa.

¿Has pensado en la carrera política?

No. Más allá de ser un ciudadano activo, que es indispensable para la política. A mí lo que me gusta es contar historias y sigo metido allí. Desde hace mucho que estoy buscando la forma de que eso tenga incidencia en la realidad en la que vivo.

BBC News Mundo
×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: