Periodistas oficialistas callan sobre ataques a la libertad de prensa y se rinden ante el régimen

La Unión de Periodistas de Nicaragua (UPN) y la Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP) demostraronsu sometimiento al orteguismo en una sesión en la Asamblea Nacional

Los presidentes de la Unión de Periodistas de Nicaragua (UPN) y la Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP) callaron sobre los ataques a la libertad de prensa que sufren los reporteros de medios independientes por el régimen de Daniel Ortega y demostraron el sometimiento de esas organizaciones en una sesión en la Asamblea Nacional en donde evadieron mencionar el asesinato de Ángel Gahona, el encarcemiento de varios comunicadores y el exilio forzado de más de setenta periodistas por las amenazas, hostigamiento y censura impuesta por la dictadura desde abril del 2018.

Este 5 de septiembre los diputados adelantaron la sesión plenaria en conmemoración del Día Internacional del Periodista, que oficialmente es el 8 de septiembre en homenaje al checo Julius Fucik, ejecutado por los nazis esa fecha en 1943.

La sesión parlamentaria se convirtió en un acto político partidario orteguista ya que los invitados principales fueron solo periodistas que laboran en medios oficialistas o afines al régimen, repitiendo la Junta Directiva la exclusión de la Asociación de Periodistas de Nicaragua (APN) y de otros grupos que denuncian los ataques a la libertad de prensa y de expresión por el régimen de Ortega por medio de la política que dirige su vicepresidenta y esposa, Rosario Murillo.

Lea además: Casi 300 agresiones a la libertad de prensa en Nicaragua en lo que va del año

Leonel Mendoza, presidente de la Asociación de Periodistas Parlamentarios y Brenda Trejos, presidenta de la Unión de Periodistas de Nicaragua (UPN), en sus intervenciones en el hemiciclo ignoraron exponer  las más de mil 300 agresiones que desde abril del 2018 hasta el pasado agosto que han sufrido reporteros, fotógrafos, camarógrafos y medios de comunicación independientes en la escalonada de la represión del régimen contra los derechos humanos en Nicaragua.

Periodistas de medios oficialistas que pertenecen a la familia Ortega-Murillo fueron los invitados especiales en la sesión en la Asamblea. LA PRENSA/ Jader Flores

Mendoza se plegó a la realidad alterna que la dictadura vende sobre el país al afirmar, sin pruebas, de que los medios independientes que denuncian los ataques del orteguismo responden a una «agenda extranjera» y a grupos de partidos políticos opositores que «en su afán de figureo» «manipulan», cuando denuncian que en Nicaragua no hay libertad de expresión.

Además atacó a los reporteros y medios que denuncian la corrupción y los abusos del régimen. «Hay quienes se han encargado de decir que no existe libertad de expresión y que ellos son independientes cuando en la práctica no existe, si no que me cuenten cómo sobreviven estos medios, quién los financian, de dónde surgen los recursos para que ellos estén al aire o en las redes», dijo.

«Hay colegas que como el resto no les siguen su cantaleta, no simpatizan con sus discurso, atacan (…). Estos colegas deberían llamarse políticos opositores porque de la forma en que cotidianamente generan, manipulan las noticias para atacar al Gobierno dista de los verdaderos principios de los comunicadores», afirmó Mendoza, de la APP.

Lea también: Ataques a periodistas en Nicaragua aumentaron un 1000 por ciento a partir de abril del 2018

Ignoran «política de exterminio» del periodismo crítico

A Miguel Mora, excarcelado político y dueño del Canal 100 % Noticias, el hecho que «la política de extermino de los medios independientes» no fuese expuesto por la APP y la UPN en la Asamblea, demuestra que políticamente responden a los intereses de la dictadura de Ortega y Murillo.

«Era de esperarse que propagandistas políticos pagados por la dictadura no vean la realidad que ve el pueblo nicaragüense, que estamos en el peor momento para la libertad de prensa en Nicaragua. Los propagandistas y agitadores políticos que trabajan en los medios oficialistas pasarán a la historia como la mayor de las vergüenzas del periodismo nicaragüense, porque el pueblo sabe a quiénes creerles y a quiénes no», dijo Mora.

periodistas
El Canal 100% Noticias está censurado y confiscado por la dictadura con su Policía. LA PRENSA/ARCHIVO/EFE

El asesinato de Ángel Gahona en abril del 2018 cuando daba cobertura a la represión de la Policía Orteguista (PO) a las protestas ciudadanas en Bluefields, en el Caribe Sur, así como el encarcelamiento por más de seis meses de Miguel Mora, Lucía Pineda y de tres meses de Marlon Jerónimo Powell, todos ellos torturados y colocados en celdas de máxima seguridad en los penales del régimen han sido denunciados por organismos nacionales e internacionales como violaciones a los derechos humanos y a la libertad de prensa en Nicaragua.

Lea también: Tribunal Aduanero falla una vez más a favor de LA PRENSA y ordena a la DGA entregar embarques retenidos

La larga lista de violaciones contra la libertad de prensa incluye la confiscación de las instalaciones del Canal 100 % Noticias, Confidencial y Esta Semana, la quema de la Radio Darío en León y el secuestro del papel y otros insumos para la edición impresa de los periódicos LA PRENSA, Hoy y El Nuevo Diario por más de un año por la Dirección General de Servicios Aduaneros (DGA).

Luis Galeano, director del programa de opinión y debate Café con Voz, está en el exilio forzado desde diciembre del 2019 porque la criminalización de la dictadura se inventó los delitos de «fomentar e incitar al odio y la violencia” y “provocación, proposición y conspiración para cometer actos terroristas”. Galeano es de los más de setenta periodistas independientes exiliados desde abril del 2018 por las amenazas del régimen.

Galeano dijo que ignorar los abusos en una sesión dedicada a los periodistas se convierte en «una reunión bufa que pretende honrar a los comunicadores soslayando que han sido aplastados los derechos de ejercer nuestro trabajo de manera libre».

«El hecho que hayan unos propagandísticas del régimen que le echan flores no es extraño porque las dictaduras siempre han tenido gente que tratan de justificar sus acciones. ¿Cuánto vale decir que todo está bien? Cada quien se mide en sus palabras, pero la dignidad no tiene precio. Preguntale a cualquier de ellos que dicen que hay libertad de expresión en Nicaragua si se atreven a levantar la voz del jefe de prensa o cuestionar a la compañera Murillo o al comandante Ortega o algún ministro», señaló Galeano.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: