Retos del gobierno salvadoreño para brindar oportunidades a deportados

En El Salvador, se han incrementado las deportaciones en un 58.8% a comparación con las cifras reportadas en el 2018, según la Dirección General de Migración y Extranjería

A diario más de 100 personas retornan a El Salvador, en busca de una oportunidad que evite que nuevamente opten por atravesar la ruta del migrante. VOA

Uno de los principales retos del gobierno del Presidente, Nayib Bukele, es la ejecución de programas para los salvadoreños retornados, luego del recrudecimiento de las medidas antiinmigrantes del presidente Donald Trump.

En El Salvador, se han incrementado las deportaciones en un 58.8% a comparación con las cifras reportadas en el 2018, según la Dirección General de Migración y Extranjería.

Para César Ríos, director del Instituto Salvadoreño del Migrante, los programas de atención a compatriotas retornados carecen de integralidad, a consecuencia de las políticas de estado ejecutadas por administraciones anteriores, un reto que debe superar el Gobierno de Nayib Bukele.

Lea además: Estados Unidos y El Salvador firman acuerdo para abordar la migración irregular

Rolando Castro, ministro de Trabajo dice que su cartera «se va a encargar de brindar asesoría psicológica, asesoría social, asesoría legal en el marco de la integración familiar, pero a demás de ello, lo más importante, que es por lo que a viajado, con estas más de 200 empresa garantizaremos una bolsa de empleo focalizada de forma directa para el retornado migrante».

«Pareciera ser que todas las políticas van dirigidas al día que vienen, pero hay una realidad del pos-retorno, requiere insertarlos en salud, requiere insertarlos al mundo empresarial, al mundo laboral y creo que ahí es un compromiso de muchos sectores nacionales», le dijo a VOA Noticias.

Le puede interesar: Secretario interino de Seguridad Nacional de EE.UU. visita El Salvador

Por su parte, Francisco Castro, salvadoreño deportado, opina que «allá migración está bien duro, me agarraron adentro de una empresa, agarraron a 46 salvadoreños, yo soy uno de ellos, no hallo que hacer, vengo perdido aquí, I don`t now».

Francisco es uno de los más de 157 mil deportados hacia el triángulo norte de Centroamérica que de enero a julio del 2019 reporta la Iniciativa de Gestión de Información de Movilidad Humana, en su mayoría, provenientes de México y Estados Unidos. Salió de El Salvador en el 2010 en busca del sueño americano, luego de perder a sus padres y su única fuente de empleo, hoy emprende de nuevo su viaje, asegura, por falta de oportunidades.

Lea también: Aumento del desplazamiento interno del Triángulo del Norte de Centroamérica se debe a los altos niveles de violencia en los países

» Lo que me impulsa a mi es la pobreza, mi situación. Mi padre y mi madre ya están muertos, no encuentro a nadie, me encuentro como en un mundo perdido; aquí en El Salvador no encuentro ayuda», agregó.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: