LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

daniel ortega, rosario murillo

Daniel Ortega junto a Rosario Murillo. LA PRENSA/ARCHIVO

Dictadura de Nicaragua responde a informe de OACNUDH con cinismo y descalificación

Dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo rechazan informe contundente de OACNUDH y exigen que la distorsionada versión oficialista sustituya al documento oficial de Bachelet

El régimen de Nicaragua ha respondido de forma predecible al demoledor informe de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH): negando hasta la saciedad la incontable cantidad de abusos y atropellos a los derechos humanos de los nicaragüenses y apegándose invariablemente a la inverosímil y fallida tesis de «intento golpe de Estado».

El pasado 31 de agosto la oficina de la Alta Comisionada, Michelle Bachelet, envió a la delegación permanente de Nicaragua ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, el informe sobre la situación de derechos humanos que se estableció en la resolución 40/2 del 21 de marzo y que será debatido este 10 de septiembre en la sede de ese organismo en Ginebra, Suiza.

Ese documento oficial se hizo público este 6 de septiembre mediante las redes sociales de OACNUDH y en resumen establece que en Nicaragua, al igual que en 2018, se siguen violando masivamente los derechos de los nicaragüenses, persisten las formas de torturas, abusos contra los detenidos, desapariciones forzosas, persecución a los activistas de derechos humanos, periodistas, líderes comunales, estudiantes y cualquier forma de expresión contraria a las directrices de la dictadura.

Lea además: Dictadura de Daniel Ortega rechaza regreso de OACNUDH a Nicaragua

Michelle Bachelet, Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos. LA PRENSA/AFP

Crímenes de lesa humanidad, torturas, exilio, cárcel…

El informe de OACNUDH, a la vez, denuncia que persiste la impunidad por los graves crímenes cometidos por las fuerzas del orden y las autoridades que dejaron más de 300 personas asesinadas, más de 2,000 heridos y hasta 88,000 exiliados.

Y por ello, la oficina de Bachelet hizo 14 recomendaciones para encontrar una solución pacífica a la crisis, entre las cuales figuran un llamado al diálogo, reformas electorales, justicia, desarme de los grupos parapoliciales, reparación para las víctimas, investigación para los crímenes y delitos de lesa humanidad cometidos por la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo y otras medidas encaminadas a regresarle al pueblo los derechos confiscados mediante la represión.

La respuesta del régimen se hizo mediante una nota verbal emitida el pasado 2 de septiembre y revelada este 6 de septiembre, la cual se envió a la oficina de OACNUDH con una insólita petición: «tome debida nota del contenido de esta Nota Verbal y publique el informe del Gobierno de Nicaragua como documento oficial en la 42ª sesión del Consejo de Derechos Humanos».

Le puede interesar: Régimen de Daniel Ortega incumple 13 de 14 recomendaciones realizadas por OACNUDH

La represión orteguista dejó al menos a seis personas muertas e hirieron a más de 35 en Masaya. LA PRENSA/ MANUEL ESQUIVEL
La represión orteguista ha dejado más de 300 muertes durante las protestas desde el pasado 18 de abril. LA PRENSA/MANUEL ESQUIVEL

Rechazo a toda acusación

«El Estado de Nicaragua reitera su inconformidad y rechazo a la Resolución 40/2 del Consejo de Derechos Humanos, del 21 de marzo de 2019, en la que solicitó a la OACNUDH preparar un informe por escrito sobre la situación de los derechos humanos en Nicaragua y lo presente en el 42avo Período de Sesiones», comienza la respuesta del régimen.

«El período del informe (del 19 de agosto del 2018 al 31 de julio de 2019) debe considerar la realidad actual y no retrotraerse a hechos de períodos anteriores al 19 de agosto de 2018. OACNUDH incumple este mandato del Consejo de Derechos Humanos, al insistir en incluir información sobre hechos ocurridos con anterioridad», reclama luego la dictadura, para enseguida descalificar la investigación de OACNUDH.

«La metodología citada para la recopilación de la información, OACNUDH no adjunta la evidencia de cómo actuó con la debida diligencia. De manera que la identificación de fuentes y la recopilación de la información se realizó a partir de criterios parcializados y arbitrarios, lo que no se corresponde con un informe metodológicamente serio», despotrica el régimen.

Lea también: Nicaragua se queda sin representante de derechos humanos al ser sancionada la orteguista PDDH por Naciones Unidas

Más de 300 antimotines y policías rodearon a los manifestantes y al menos 20 resultaron detenidos. LAPRENSA/O.NAVARRETE

Lluvia de descalificaciones del régimen

«Igualmente, no se hace mención al procedimiento concreto utilizado para identificar fuentes y verificar la información. La falta de rigor metodológico en la elaboración del informe, su contenido, conclusiones y recomendaciones hace que carezcan de veracidad y credibilidad», insiste la dictadura, tratando de restar validez al documento.

«El Estado de Nicaragua observa que el capítulo y el informe está descontextualizado, porque el contexto que OACNUDH pretende establecer para desarrollar su informe, está retrotraído a un período anterior del mandato y no refleja la realidad actual de Nicaragua de Restablecimiento de Derechos de la Población, de Paz, Estabilidad, Seguridad, Reactivación de la Economía, y el funcionamiento del Estado compatible con el Ordenamiento Jurídico Nacional y el Derecho Internacional», dice en defensa el documento oficialista.

Para la dictadura, «el enfoque de la OACNUDH es alejado de la realidad, con visión parcializada y sesgada porque minimiza las acciones criminales tendientes a romper el orden constitucional… Repiten sin verificar noticias falsas contra el Estado de Nicaragua haciendo señalamientos de manera irresponsable y con ligereza sin ninguna prueba, tales como el uso desproporcionado de fuerza, supuestas ejecuciones extrajudiciales, torturas, violaciones sexuales en los centros de detención, entre otros».

Le recomendamos: De defensora a cómplice de la dictadura. La Procuraduría de Derechos Humanos al borde de la degradación internacional

Una multitud acompañó los féretros de los jóvenes asesinados por policías y paramilitares el jueves 5 de julio en Sutiaba, León. LA PRENSA/E.LÓPEZ

El GIEI le causa escalofríos al régimen

Según la fantasiosa versión del régimen, el informe de OACNUDH «omite de forma deliberada los supuestos «actos de terrorismo, asesinatos, torturas, secuestros, violaciones, robos con intimidación, incendios, extorsiones y otros delitos de crimen organizado» , que la administración violenta de Rosario Murillo y Daniel Ortega achacan a los manifestantes para justificar la comisión de delitos de lesa humanidad que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) atribuye claramente al régimen y la Policía Orteguista.

Por ello, el régimen considera que la OACNUDH «no debe hacer mención, ni hacer ninguna referencia, al informe del denominado Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), que cubre el período 18 de abril- 28 de mayo del 2018, por estar fuera del mandato que el Consejo de Derechos Humanos solicitó».

Adicionalmente, la dictadura recuerda que no reconoció el informe presentado por el GIEI «por ser carente de legalidad, en vista que se negaron a firmar el Protocolo de Actuación que regularía el funcionamiento de esa instancia dentro del país. Además, dicho informe fue rechazado por ser subjetivo, sesgado y mal intencionado».

Human Rights Watch
El organismo civil Human Rights Watch señaló por medio de un comunicado que los países miembros de la Organización de los Estados Americanos (OEA) deberían exhortar al presidente designado Daniel Ortega que permita que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) entre al país a investigar la masacre que se dio durante la protestas de abril
LA PRENSA/JADER FLORES

«Mala intención» dice el régimen acusado de torturar y asesinar

Para la dictadura, en las críticas y cuestionamiento que hace OACNUDH a los abusos de jueces, fiscales, policías y operadores de justicia de la dictadura «se percibe una mala intención al pretender cuestionar la independencia, legitimidad y legalidad del Poder Legislativo, electo por sufragio universal, el que cumple con el proceso de formación de la Ley».

El régimen también salta en defensa de la degradada Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), la cual según la OACNUDH ha sido degradada por su falta de independencia pero la pareja dictatorial jura que «ha actuado en cumplimiento de la Constitución Política, su Ley Orgánica, el Ordenamiento jurídico nacional, los instrumentos internacionales de Derechos Humanos, en particular los Principios de París».

Le recomendamos también: GIEI recoge detalles de la masacre perpetrada en Masaya por la policía orteguista

Al final de una larga negación de todos los extendidos señalamientos de constante y permanente violación de derechos humanos e incumplimiento de tratados internacionales de derechos humanos, así como de la defensa encarnizada del papel represivo de la policía y otras instituciones bajo la cobija dictatorial, el documento del régimen cierre rechazando las 14 recomendaciones realizadas por OACNUDH.

«El informe, las conclusiones y recomendaciones no son aceptables para el Gobierno de Nicaragua por cuanto pretenden realizar transformaciones profundas en la superestructura del Estado y su funcionamiento jurídico, que son propios de su independencia, soberanía y autodeterminación. El informe manifiesta una tendencia de injerencia directa en los asuntos internos del país al intentar subordinar la institucionalidad nacional a la tutela de organismos internacionales», cierra la respuesta de la dictadura.

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: