El 24 de agosto desde la diócesis de Juigalpa, varios buses y vehículos particulares fueron a dejar a León a monseñor Sándigo. El obispo fue custodiado por el comisionado general Ramón Avellán y el jefe policial de León, el comisionado mayor Fidel Domínguez. LA PRENSA/O.Navarrete

La historia de René Sándigo, el obispo 51 de León

Algunos aseguran que es el obispo más autoritario de Nicaragua, otros destacan su cercanía con su clero y el poder político. Su mala relación con los campesinos y algunos escándalos han marcado parte de su trabajo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: