BBC News Mundo

Nissan: qué hay detrás de la estrepitosa caída del fabricante de automóviles

Entre abril y junio de este año, el beneficio neto de Nissan cayó casi un 95 por ciento en comparación con el mismo período de 2018. Además más de 12,000 perderán su empleo.

Getty Images El fabricante japonés de automóviles Nissan hizo públicos este jueves sus peores beneficios de la última década y anunció drásticas medidas de reducción de plantilla.

¿Ha tocado fondo Nissan?

Esa es la pregunta que muchos se hacen después de que se informara este lunes de que el CEO de la compañía, Hiroto Saikawa, abandonará su cargo la próxima semana en medio de un escándalo por pagos indebidos que supuestamente recibió.

El año pasado el expresidente de Nissan Carlos Ghosn fue detenido por una presunta malversación de fondos.

A estas crisis en la dirección de la automotriz, hay que sumar los pésimos resultados que presentó el pasado julio, los peores en una década.

Entre abril y junio de este año, el beneficio neto de Nissan cayó casi un 95% en comparación con el mismo período de 2018.

Por su parte, su beneficio de explotación se redujo en un drástico 98,5%. Es decir, que sus ganancias ni siquiera alcanzaron los US$15 millones.

«Reconocemos que los resultados son muy mediocres», dijo entonces Hiroto Saikawa.

Estos resultados llevaron a la firma a tomar medidas drásticas.

Entre ellas, el despido de alrededor del 10% de sus empleados, lo que significa la eliminación de unos 12,5000 puestos de trabajo para reducir su producción global en un 10% para el año 2022.

El presidente de Nissan, Hiroto Saikawa

El presidente de Nissan, Hiroto Saikawa, reconoció ante la prensa este jueves que los últimos resutlados de la empresa eran «mediocres». / AFP

¿Cómo se explica este desplome del que fuera uno de los referentes mundiales en la construcción de automóviles?

El escándalo Ghosn

«La rentabilidad se vio afectada negativamente por la disminución de los ingresos y por factores externos como los costes de las materias primas, las fluctuaciones de los tipos de cambio y las inversiones para cumplir con las normas regulatorias», señaló Nissan en un comunicado el apsado julio.

En efecto, al igual que sus rivales, la firma está teniendo que hacer grandes inversiones tecnológicas para desarrollar los vehículos autónomos y para responder al endurecimiento de las nuevas normativas medioambientales.

Sin embargo, además de por el estancamiento de grandes mercados como el de EE.UU., Europa o Japón, la empresa enmarcó sus resultados como consecuencia del cambio de estrategia tras el escándalo que el año pasado supuso el arresto de su expresidente Carlos Ghosn.

Carlos Ghosn
La detención de Carlos Ghosn puso en entredicho el futuro de la Alianza, un grupo mundial de fabricación de automóviles que incluye a Renault, Nissan y Mitsubishi. /Getty Images

Pese a haber rechazado los cargos en su contra, las acusaciones contra Ghosn supusieron una gran presión sobre la alianza creada entre Nissan, Renault y Mitsubishi, en la cual las tensiones están lejos de desaparecer.

«Eso realmente hizo a la empresa caer en picado», reflexionó hace unas semanas en la radio pública estadounidense NPR Michelle Krebs, analista de la empresa automotriz Autotrader.

Nissan no esconde el duro golpe que sufrió por este escándalo, y por ello decidió reducir en unos US$184.000 millones los objetivos de venta fijados durante la presidencia de Ghosn para finales de marzo de 2023.

Peor imagen y competencia

A los problemas de Nissan se suma, según expertos, una estrategia desafortunada dirigida a aumentar su presencia en el mercado a expensas de la rentabilidad.

Por ejemplo, Nissan apostó por realizar ventas con grandes descuentos a las compañías de alquiler de automóviles, lo que además de recortar sus ganancias también pudo haber «empañado» la marca, según Krebs.

Michael Ramsey, analista de la consultora Gartner, coincidió también en cómo esta táctica de Nissan perjudicó la imagen que el público tenía de la marca.

Exposicion de autos Nissan
La imagen de los autos de Nissan puede haberse visto afectada por las últimas estrategias de la compañía, dicen expertos. /Getty Images

Según el experto, los consumidores solían ver los autos de Nissan como deportivos y confiables, pero las ansias de la empresa por expandir su presencia en el mercado pudo dejar en entredicho la identidad corporativa de la marca.

«¿Quién es hoy el comprador de Nissan? La respuesta no es tan obvia», se preguntó en NPR.

Otro factor que destacan los expertos es la creciente competencia que para Nissan suponen fabricantes coreanos como Hyundai y Kia, que ofrecen a sus clientes vehículos a precios menores.

«A la vez que vemos cómo sus productos mejoran en términos de calidad y diseño, también están ganando consumidores que buscan algo asequible», dijo en NPR sobre estas marcas el analista de CarGurus George Augustaitis.

Auto de Hyundai.
La competencia de fabricantes como Hyundai han supuesto un duro golpe para las ventas de Nissan. /Getty Images

El experto también apuntó al diseño como uno de los puntos débiles de Nissan, citando el ejemplo de los modelos de utilitarios deportivos Rogue y Murano que están «casi cinco años desactualizados».

«Estas supresiones de puestos de trabajo son medidas necesarias para reestructurar la compañía y evitar que la situación siga deteriorándose», le dijo a AFP en julio Satoru Takada, analista de la consultora de Tokio TIW.

«La cuestión es saber si Nissan ha tocado fondo y podrá renacer rápidamente» pero «las perspectivas son vagas y los obstáculos numerosos», pronosticó el experto.

BBC News Mundo