¿Cómo afecta a Nicaragua la destitución del asesor de seguridad John Bolton?

¿Oxigena al régimen orteguista? ¿Seguirá la presión de Estados Unidos hacia Ortega? Esto es lo que opinan cuatro analistas políticos 

John Bolton, Nicaragua, Venezuela, represión, Daniel Ortega

El régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo mantiene la represión en Nicaragua LA PRENSA/Tomada de El 19 Digital

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

La destitución repentina del asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, pone en duda si la presión de ese país hacia las dictaduras en Nicaragua y Venezuela seguirá siendo la misma o habrá cambios con la persona que ocupe el cargo.

Para los analistas políticos Roberto Cajina y Óscar René Vargas, el trato hacia los dictadores Daniel Ortega y Nicolás Maduro no tendrá variaciones, ya que las acciones contra los regímenes responden a una política de Gobierno que seguirá quien asuma el cargo de Bolton.

Sin embargo, el exembajador de Nicaragua ante la Organización de Estados Americanos (OEA), José Luis Velásquez, opina diferente, pues considera que la salida de Bolton oxigena a los regímenes de Ortega y Maduro.

Alegando diferencias de opinión, el presidente Donald Trump despidió este 10 de septiembre a Bolton, su tercer consejero de Seguridad Nacional en lo que va de mandato. Bolton es considerado un halcón en materia de seguridad internacional, y siempre mantuvo una mano dura en los principales conflictos geoestratégicos para EE.UU. que incluyó los regímenes de Venezuela, Cuba y Nicaragua a los que calificó de «la troika de la tiranía» en Latinoamérica.

Lea Además: Donald Trump destituye a John Bolton como asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos

Roberto Cajina, especialista en temas de seguridad, no espera cambios en la posición de la administración Trump hacia los regímenes latinoamericanos. «En principio no creo, pero habrá que ver a qué otro halcón nombre Trump. De seguro que buscará a alguien como Bolton, pero sumiso a sus caprichos», dijo.

Más bien advierte que el dictador Ortega puede esperar un incremento de las acciones contra la represión que mantiene contra los nicaragüenses.

«Si Ortega cree que «gana» con la salida de Bolton se equivoca, quizás quien lo reponga sea más duro. Ortega puede respirar hoy hasta que se nombre al sucesor de Bolton, pero nada más», afirmó Cajina.

Lea También: Bachelet denuncia asesinato de críticos de Daniel Ortega en Nicaragua

Un punto importante de por qué Donald Trump no aflojaría las presiones para ayudar a acabar con los regímenes de Ortega y Maduro es que porque debe mostrarse comprometido con sus votantes de los estados que le garanticen la reelección de la Presidencia de EE.UU., en las próximas elecciones en noviembre del 2020.

«No creo que cambie la política de Estados Unidos hacia Venezuela, Nicaragua y Cuba. Recuerda que la reelección de Trump prácticamente está en manos de los republicanos del (Estado de)  la Florida, porque el Colegio Electoral de ese Estado es clave para las aspiraciones reeleccionistas de Trump», analiza Cajina.

Es un elemento en el que coincide el analista y sociólogo Óscar René Vargas al señalar que «Trump necesita incrementar la presión» contra las dictaduras de Venezuela, Cuba y Nicaragua para ganar la reelección presidencial en 2020, donde «el voto latino de la Florida es clave».

En las elecciones del 2016 el Estado de la Florida le dio el triunfo a Trump al obtener ahí el 49.2 por ciento de los votos, frente a un 47.6 por ciento obtenidos por su contrincante, la demócrata Hillary Clinton. «Ese segmento electoral es muy anti Ortega, anti Maduro y anticubano», recordó Vargas.

El analista Vargas -exaliado de Ortega- señaló que las diferencias entre Trump y ahora su exasesor de Seguridad Nacional, Bolton no sean las medidas que EE.UU. debe seguir contra Nicaragua o Venezuela, pues «todo indica que las mayores diferencias son alrededor de Corea del Norte, Siria y Afganistán. «Por lo tanto, la política hacia Nicaragua no cambiará», afirmó Vargas.

Estados Unidos aprobó la Nica Act a través de la cual se aplican sanciones económicas y legislativas contra el régimen de Daniel Ortega por la corrupción y violaciones a los derechos humanos que se sostiene comete contra los nicaragüenses, que se ha incrementado desde abril del 2018 con el estallido de las protestas que demanda la salida del poder de Ortega y el adelanto de las elecciones.

Velásquez advierte que regímenes se oxigenan

Once funcionarios de la dictadura, entre ellos la vicepresidenta Rosario Murillo y el hijo de ésta y Ortega, Laureano Ortega Murillo, están sancionados por EE.UU. por corrupción y violación a los derechos humanos. Además, Albanisa la empresa que controla el acuerdo petrolero entre Managua y Caracas, así como su Banco Corporativo S.A. (Bancorp) también fueron sancionados.

Quien sí ve preocupante que Bolton deje de su puesto de asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., es el exembajador de Nicaragua en la Organización de Estados Americanos (OEA), José Luis Velásquez, porque esto da ventaja a la dictadura  de Ortega al «alargarse la salida a la crisis» de derechos humanos en Nicaragua.

Lea Además: Parlamento británico incluye a Nicaragua entre los países donde hay una «amenaza severa» a la libertad de prensa

«Ya se había rumorado malestar de Trump con Bolton por el fiasco de Venezuela. Ahora se suma el fracaso de las negociaciones con el Talibán con las que Bolton no estaba de acuerdo. Esto fue la paja que rompió el espinazo del camello. Trump esta tratando de disminuir el nivel de conflicto militar para reforzar las sanciones financieras. Esto repercutirá en América Latina y los regímenes corruptos que confirmarán que Trump es el tigre de papel, que ruge pero no muerde», afirmó el exdiplomático.

Puede interesarle: John Bolton, asesor de seguridad de Donald Trump: «Los esfuerzos de Ortega y sus amigos para evadir estas sanciones fracasarán»

Para el excanciller Francisco Aguirre Sacasa con el panorama diplomático revuelto con la salida de Bolton, nada está escrito sobre el rumbo que van a llevar las relaciones entre Washington y Managua. » Considero que Daniel Ortega y Rosario Murillo siguen sin tener ni un solo amigo en Washington. Ambos partidos en el Congreso, la Administración, los medios y las ONGs se oponen a El Carmen. Es más, muchos de los funcionarios más cercanos a la línea de Bolton –personas como Mauricio Claver-Carone y Carlos Trujillo—son miembros de otra realidad en Washington. Me refiero a los equipos de legisladores de origen cubano americano como Marcos Rubio, Bob Menéndez y Ted Cruz. Y esa realidad –y su postura hacia Nicaragua—¡no está cambiando!».