Deutsche Welle

Exposición de «diseño» nazi en Holanda genera polémica internacional

¿Arte o apología? La primera exposición del Diseño del Tercer Reich, con fotos de Adolf Hitler, carteles, trajes, copias de “Mein Kampf” y banderas con esvásticas, levanta ampollas y ha obligado a reforzar la seguridad

De entre una lista de posibles exposiciones sobre movimientos políticos del siglo XX, el Museo de Diseño de Bosch (Bolduque)se quedó con la «ideología más malvada»: el nacional socialismo dedicó «mucho interés y ambición a la cultura» para establecer las bases visuales de su identidad, explica a Efe el director de esta pinacoteca, Timo de Rijk.

«Estaban interesados en todo tipo de ideas que les ayudarán a presentarse, la propaganda, la arquitectura. Sabíamos que era un tema delicado, pero somos un museo y tratamos cuestiones de la Historia con una visión apropiada. Lo interesante es que nos dimos cuenta de que robaron y se apropiaron de todo», añade.

Lea: Viringo Peruano: cómo este perro sin pelo se convirtió en patrimonio cultural de Perú

La exposición hace un recorrido completo por el diseño usado por los nazis, lo que incluye carteles propagandísticos y electorales con imágenes de Hitler tomadas por su fotógrafo, Heinrich Hoffmann, uniformes, cascos, vajillas de cerámica, muebles, documentos sobre técnicas de propaganda, pinturas y hasta un Volkswagen Beetle, el famoso «escarabajo» que lleva el sello de Hitler.

Arno Brejer, el escultor favorito de Hitler

Una de las primeras piezas que reciben al público es la figura de bronce Der Wager, elaborada por Arno Brejer, el escultor favorito de Hitler. Fue diseñada como parte de un grupo de cinco estatuas para decorar el edificio de la entonces Cancillería de Berlín, y refleja la cultura griega y romana con la que los nazis querían asociarse.

A unos pasos está ubicado Retrato de una Familia, un cuadro pintado en 1938 por el artista Hans Schmitz-Wiedenbrueck, y que fue concebido como propaganda de los puntos de vista nacionalsocialistas sobre la pureza de la raza y la cultura popular, pues ilustra el ideal nazi de una familia blanca con muchos hijos.

 

Arte y cultura racistas

La pintura, que fue la apertura de Alemania en la Bienal de Venecia en 1940, también destaca el gusto de los nazis por el agricultor ario aparentemente «auténtico», con raíces rurales, y que lleva una vida considerada simple, algo que se refleja en el cuadro con el mobiliario modesto, flores silvestres y una jarra de cerveza alemana.

Lea además: Elías un joven con ceguera y los guardabosques, cuentan sus vidas en dos sorprendentes documentales ambientalistas

Lo que más abunda en esta muestra son los carteles, como los del escritor de libros de biología, Alfred Vogel, quien también ejerció como director de la escuela primaria durante el Tercer Reich.

Estos carteles tienen contenidos racistas y antisemitas que, disfrazados de lecciones naturales sobre la herencia y descendencia, fueron utilizados para clasificar a las personas en razas, dependiendo de su apariencia física: «Pretendían mostrar que los judíos y eslavos eran inferiores a los alemanes en apariencia, carácter, salud física y cultura», explica el museo holandés.

Protestas frente al museo

En las vitrinas, se exponen varias copias de diferentes tamaños del Meijn Kampf (Mi Lucha, escrito por Hitler), entre ellos la edición en braille, que solo se publicó en los primeros días del Tercer Reich, hasta que los nazis decidieron que ya no había lugar en la sociedad para las personas con discapacidad.

En la pared, el museo ha colocado los símbolos que los nazis usaron para identificar a los diferentes grupos de prisioneros recluidos en sus campos de concentración: un triangulo verde para los delincuentes, marrón para los gitanos, rojo para los presos políticos, rosa para homosexuales, y los judíos recibieron uno amarillo o una estrella.

El Movimiento Comunista de la Juventud de los Países Bajos (CJB) y los excombatientes de la resistencia holandeses antifascistas (AFVN) han llevado a cabo concentraciones frente al museo para protestar contra la iniciativa, denunciando que «glorifica el nazismo».

Un grupo de extrema derecha se acercó para respaldar la exposición, lo que se vio por los opositores como una confirmación de sus temores de que se «legitima» la ideología nazi.

La situación, que también se ha reflejado con quejas en las redes sociales, ha obligado a la pinacoteca a reforzar la seguridad, por temor a disturbios, contratando el triple de personal de vigilancia, y ha prohibido sacar fotos a las piezas expuestas.

jov (efe, spiegel)

Estética para las masas

En el encuentro del partido nazi en Núremberg en 1938, miles de miembros de la Liga de las Jóvenes Alemanas (BDM, en alemán) permanecen de pie en una sorprendente formación. Uniformadas, obedientes, funcionales: el mensaje era claro. Fue una manifestación política organizada por el equipo de propaganda de Adolf Hitler.

Poder manifiesto

Leni Riefenstahl tituló a su película de propaganda sobre el sexto rally nazi en Núremberg «El triunfo de la voluntad». Hoy es considerado uno de sus trabajos más relevantes de la cineasta, y es respetado a nivel artístico, más allá de consideraciones políticas. El Ejército alemán es fuerte, devoto y determinado: ese era el mensaje del filme.

Megalomanía en piedra

Construida en piedra, la arquitectura nazi representaba las ambiciones de poder del régimen. Todo era gigantesco, con un toque megalómano. Ese fue el plan para los campos donde se realizaban los encuentros del partido en Núremberg. En ese lugar, el Campo Zeppelin, se realizaron impresionantes marchas masivas, generando una sensación estética que impulsaba la difusión del nazismo.

Diseño para los prisioneros

Los nazis también diseñaron símbolos para identificar a los prisioneros de los campos de concentración, un uniforme estético para sus procesos de exterminación. Ejemplos de ello se muestran en la exhibición «Diseño en el Tercer Reich», que estará hasta el 19 de enero de 2020 en el Museo del Diseño de Bolduque, en los Países Bajos.

Deutsche Welle
×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: