Asamblea aprobará acuerdo con Reino Unido que mantiene ventajas arancelarias del AdA y sus obligaciones políticas para Centromérica

La diputada Azucena Castillo explicó que se mantienen las ventajas comerciales que existen en el Ada, pero también las obligaciones del respeto a la democracia y los derechos humanos por parte de los países de Centroamérica

acuerdo comercial, Reino Unido, Brexit, Nicaragua, Centroamérica

La Asamblea Nacional aprobaría la próxima semana el acuerdo comercial entre el Reino Unido y Centroamérica Jader Flores/LA PRENSA

Los diputados liberales en la Comisión Económica dejaron a un lado sus diferencias políticas con los orteguistas para aprobar por unanimidad el «Acuerdo por el que se establece una Asociación entre el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y Centroamérica», con el que Nicaragua se asegura de mantener protegidas las ventajas arancelarias con el mercado británico una vez que salga de la Unión Europea y por tanto del Acuerdo de Asociación (AdA), con la Unión Europea.

Azucena Castillo, diputada del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), explicó que la decisión de respaldar la votación favorable del pacto comercial fue consultado con las cámaras empresariales por separado, quienes les habrían apoyado en la decisión.

Este 11 de septiembre, en la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto junto a la Comisión de Asuntos Exteriores en la Asamblea Nacional, se realizó la consulta oficial del decreto legislativo del Acuerdo de Asociación entre el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte con Centroamérica, dándole el visto bueno por unanimidad de los legisladores miembros.

Lea además: Centroamérica y Reino Unido ya tienen su propio AdA de cara al fin del proceso conocido como brexit

Sin embargo una vez más el oficialismo solo llamó a consulta del pacto comercial a los funcionarios de las entidades que estuvieron en la negociación como son el Ministerio de Comercio, el de Hacienda y Crédito Público, la agencia de inversiones ProNicaraguala, el Ministerio de Relaciones Exteriores y la Procuraduría General de la República.  No se escuchó al sector privado de forma oficial.

Castillo, exministra de Comercio y diputada opositora, explicó que ella de forma bilaterial conversó con representantes empresariales para conocer su posición, la que fue en que respaldan el acuerdo por cuanto «las ventajas económicas que existen en el AdA se conservan en el acuerdo bilateral con el Reino Unido» de Gran Bretaña e Irlanda del Norte con Centroamérica.

«El principio de la negociación se basa en el mutatis, mutandis,  (cambiando lo que se debía cambiar) que significa que solo se cambia la redacción en el texto lo que decía «la Unión Europea acuerda»,  ahora dice: «el Reino Unido acuerda», refirió Castillo.

Lea también: Unión Europea va por sanciones individuales a funcionarios del régimen orteguista

El Reino Unido se encamina a abandonar la Unión Europea el próximo 31 de octubre, proceso conocido como Brexit. Con el acuerdo comercial bilateral con ese país la región de Centroamérica se asegura de no perder las ventajas arancelarias para sus exportaciones y las inversiones que tiene el AdA, una vez Reino Unido deje de ser un estado miembro del bloque europeo.

El AdA entre la Unión Europea y Centroamérica (Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá) fue suscrito en Tegucigalpa, Honduras, el 29 de junio de 2012. El Parlamento Europeo lo ratificó el 11 de diciembre de 2012. Entró en vigencia el 1 de agosto del 2013 impulsando las relaciones comerciales de la región centroamericana en el mercado europeo.

Castillo explicó que el Reino Unido se aseguró de preservar los pilares de respeto a los derechos humanos, defensa de la democracia, respeto de la democracia y de las libertades que existen en el AdA.

Le puede interesar: Eurodiputados piden sanciones y suspender relaciones comerciales con Nicaragua

El presidente de la Comisión Económica, el ortegusita Wálmaro Gutiérrez, reiteró la protección para los exportadores locales y de la región al mercado británico. «Manteniendo este acuerdo evitamos que haya un impacto negativo en nuestra producción exportable hacia el Reino Unido. Si nosotros, por algún motivo no ratificaramos este acuerdo, nuestros exportadores tendrían un sobrecosto que va de los 10 millones a los 23 millones de dólares», afirmó.