Corte Suprema de Estados Unidos permite a Donald Trump negar asilo a indocumentados

La decisión le permite de forma temporal al gobierno estadounidense denegar el asilo a migrantes indocumentados, en su mayoría centroamericanos, que hayan pasado por México u otros países sin haber solicitado allí esa protección

Deutsche Welle/AP

El Tribunal Supremo de Estados Unidos dio este miércoles luz verde de forma temporal al gobierno del presidente Donald Trump para denegar el asilo a migrantes indocumentados, en su mayoría centroamericanos, que hayan pasado por México u otros países sin haber solicitado allí esa protección.

La decisión, tomada con siete votos a favor y dos en contra, no es definitiva pero aplica mientras la batalla legal sigue su curso.

Lea además: México reduce a la mitad el flujo migrantes hacia Estados Unidos

Trump reaccionó rápidamente a través de su cuenta de Twitter. «¡Gran victoria para la frontera en la Corte Suprema en el tema de asilo!», escribió.

El gobierno de Trump anunció los cambios en su política de asilo a finales de julio para impedir a la mayoría de indocumentados solicitar protección tras cruzar la frontera sur con México sin haberlo hecho primero en un tercer país.

Significa que los inmigrantes de Honduras, Guatemala y El Salvador no pueden solicitar asilo en Estados Unidos si no lo solicitaron primero en México.

Un número récord de familias centroamericanas han solicitado asilo durante el año pasado, y la mayoría han sido puestas en libertad para esperar audiencias judiciales, frustrando los esfuerzos de Trump para frenar una nueva ola de migrantes.

El Departamento de Justicia dice que más de 436,000 casos pendientes incluyen una solicitud de asilo. La administración Trump anunció el cambio en julio, y cuatro grupos de derechos de los inmigrantes lo cuestionaron rápidamente.

Puede interesarle: Republicano bebe ‘agua de inodoro’ en centro de detención; dice que es ‘buena’

Un juez federal de distrito en California dictaminó que la ley probablemente no era válida porque es incompatible con la ley federal. También dijo que violó la Ley de Procedimientos Administrativos y emitió una orden judicial a nivel nacional.

Un panel del Noveno Circuito dijo que el juez fue demasiado lejos. La política probablemente violó la APA, dijo, pero la orden judicial debería limitarse a los estados dentro de la jurisdicción del Noveno Circuito. Eso significaba que el cambio de reglas no podía implementarse a lo largo de las fronteras de California y Arizona. Los otros estados fronterizos del sur, Nuevo México y Texas, están en diferentes circuitos, y un funcionario del Servicio de Ciudadanía e Inmigración, hablando con la condición de no identificarse, dijo que la nueva regla se está aplicando en esas áreas fronterizas.

Pero el Juez de Distrito de los Estados Unidos, Jon Tigar, restableció el lunes el mandato a nivel nacional, diciendo que era la única forma de proporcionar a las organizaciones el alivio que él merecía, y mantener la ley de asilo de la nación uniforme.

Lea también: Ecuador abre paso a venezolanos con visas para terceros países

Incluso antes del último fallo de Tigar, el Procurador General Noel J. Francisco había pedido a la Corte Suprema que permitiera que las nuevas reglas se implementaran en todas partes mientras continuaba la batalla legal.

Desde su llegada al poder en enero de 2017, Trump ha hecho del asilo uno de sus objetivos políticos, ya que considera que inmigrantes se aprovechan del sistema para ingresar y trabajar en Estados Unidos.

México reacciona ante decisión de la Corte

El gobierno mexicano dijo este jueves que discrepa con el fallo de la Suprema Corte de Estados Unidos. «Es un asunto de los Estados Unidos. Desde luego que no coincidimos, nosotros tenemos otra política», dijo el canciller mexicano Marcelo Ebrard.

El fallo, en vigor mientras se sustancian los procedimientos en las cortes inferiores, podría causar un aumento dramático en el número de hondureños, salvadoreños y guatemaltecos que piden asilo en México, ruta de acceso para casi la totalidad del reciente éxodo centroamericano.

Puede leer además: «Long Gone By», película que da voz a los migrantes en Nueva York

Consultado sobre si el fallo prepara el camino para que México acepte convertirse en «tercer país seguro», Ebrard reiteró que el gobierno rechaza esa posibilidad. «Eso no puede ser derivado de una resolución de la corte en otro país, eso es un tratado, un tratado entre dos o más países. México no lo va a aceptar bajo ninguna circunstancia», sentenció.El canciller sostuvo que México mantiene una política «muy distinta» respecto al derecho al refugio y que ésta no va a variar.

«Estados Unidos tiene una política migratoria durísima», señaló agregando que la resolución tendrá un impacto «impresionante».

Ebrard afirmó por otro lado que se reunirá «muy pronto» con la oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, quien manifestó esta semana su preocupación por las políticas migratorias de México y Estados Unidos, al considerar que han incrementado el riesgo de violaciones y abusos contras los migrantes.

El encuentro, indicó, será «el inicio de un diálogo para tratar de atender las preocupaciones sobre derechos humanos».

Lea también: Kelly Craft asume su cargo como embajadora de Estados Unidos ante la ONU

México y Estados Unidos firmaron en junio un acuerdo con el que el país latinoamericano se comprometió a reducir significativamente una inédita escalada de migrantes indocumentados, que empezó a finales de 2018, meta que ha conseguido mediante el despliegue de más de 25.000 militares y un endurecimiento de los operativos y controles migratorios.

ONU advierte efectos

La ONU advirtió este viernes de los efectos funestos que podrá entrañar el visto bueno de la Suprema Corte de Estados Unidos a la estricta limitación de demandas de asilo de migrantes procedentes de Centroamérica. «Lamentamos el impacto que tendrá la aplicación» de esta decisión «en las personas que piden asilo», declaró un portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Andrej Mahecic, en una rueda de prensa en Ginebra.

Varias decenas de miles de personas, a menudo familias con hijos, se verán afectados por esta medida que representa un punto y aparte en la política migratoria estadounidense.

«Cualquier persona que huya de la violencia o de la persecución tiene que poder acceder a procedimientos de asilo completos y eficaces y a una protección internacional», recordó el portavoz.

Las personas que llegan al sur de Estados Unidos y solicitan asilo son a menudo familias y menores no acompañados que aseguran escapar de la violencia y la pobreza. «Para muchos, encontrar un refugio es una necesidad urgente», aseguró Mahecic. «Es imprescindible que estas personas sean rápidamente identificadas y puedan beneficiarse de la ayuda y protección que necesitan», agregó.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: