España se proclama campeona del mundo por segunda vez en su historia

España conquistó el segundo título de su historia en el Mundial de Basquetbol tras vencer claramente en la final (95-75) a Argentina, ayer domingo en Pekín, tras haber controlado el marcador desde el inicio del encuentro

España conquistó su segundo título mundial de baloncesto al superar en la gran final de Pekín a Argentina. LA PRENSA/AFP

España conquistó el segundo título de su historia en el Mundial de Basquetbol tras vencer claramente en la final (95-75) a Argentina, ayer domingo en Pekín, tras haber controlado el marcador desde el inicio del encuentro.

Asia trae buena suerte a la ‘ÑBA’. El primer título mundial de básquet de España se dio en Japón en 2006 y ahora se corona en China, tras un torneo impecable, en el que ganó los ocho partidos disputados.

En la final de ayer, se distanció en los primeros minutos 12-2 y a partir de ahí fue manteniendo una ventaja amplia en todo momento.

Al descanso llegó a irse con una ventaja de 43-31 y durante el tercer cuarto se distanció hasta un margen de 22 puntos. En el cuarto, los argentinos rebajaron la desventaja a los 12 puntos, pero sin poder bajar de la barrera psicológica de los diez, con una España que sofocó cualquier conato de reacción del equipo sudamericano.

El pabellón Wukesong de la capital china traía recuerdos a la selección española, ya que fue allí donde plantó cara durante mucho tiempo a los Estados Unidos de Kobe y LeBron durante la final de los Juegos Olímpicos de Pekín-2008.

Ricky Rubio tenía 17 años en aquella final olímpica de Pekín-2008 y formaba ya parte del plantel.

MVP para Rubio

“Hemos hecho historia y estamos orgullosos de ello”, declaró el base tras el partido. “Hemos trabajado muy duro, hemos sacrificado mucho, cada uno da muchísimo para el otro y hemos demostrado una lección, ya no solo para el deporte, sino para la vida en general. Este equipo es de leyenda”, añadió.

En este Mundial fue elegido el jugador más valioso (MVP) del torneo, tras ser además el máximo anotador español de la final, por delante de Sergio Llull (15 puntos).

El Eurobasket de 2015, con un oro, y los Juegos Olímpicos de Río-2016, con un bronce, permitieron a los españoles volver a saborear los grandes podios internacionales, a modo de presagio de lo que iba a ocurrir en este Mundial-2019.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: