El activista opositor Félix Maradiaga volvió a Nicaragua, pese al asedio de la dictadura

Félix Maradiaga explicó que este regreso es de sentimientos encontrados porque quisiera volver a una Nicaragua libre

Felix Maradiaga

A la llegada del politólogo, los pobladores que se encontraban en el aeropuerto, entonaron las notas del Himno Nacional. LA PRENSA/Oscar Navarrete

“Vengo para quedarme, no voy a permitir que nunca nadie más me expulse de mi país y que nunca ningún nicaragüense, de la ideología que sea, tenga que salir de esta patria por pensar diferente”.

Estas palabras fueron parte de las declaraciones de Félix Maradiaga cuando llegó la tarde de este lunes al Aeropuerto Augusto C. Sandino, adonde lo llegaron a recibir universitarios en resistencia, excarcelados, la Alianza Cívica y la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB).

Lea además: Antimotines rodean aeropuerto Augusto C. Sandino previo a la llegada de Félix Maradiaga

Ante el arribo del vuelo donde venía Maradiaga, quien aseguró que retornó a Nicaragua sin tener ninguna garantía, el aeropuerto se mantuvo lleno de antimotines y fuerzas de choque del régimen de Daniel Ortega, quienes se comunicaban por radiocomunicadores y tomaban fotografías y videos con sus celulares.

Maradiaga, politólogo y director del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp), reconoció que aunque nadie de afuera resolverá la crisis y que a quienes les corresponde es a los mismos nicaragüenses, se siente triste por la lentitud de la comunidad internacional porque “todo el mundo sabe que aquí hay una dictadura, todo mundo sabe que aquí no hay libertades, todos los días hay represión y el mundo lo sabe”.

(VIDEO) Así transcurrió la llegada de Félix Maradiaga a Nicaragua 

«Quisiera regresar a un país en donde hayan libertades, en donde los periodistas puedan ejercer su profesión sin arriesgar su vida, en donde los estudiantes universitarios puedan ingresar a su recintos sin miedos a que sus notas sean capturadas o a que sean perseguidos simple y sencillamente por no apegarse a una ideología», agregó Maradiaga.

Puede interesarle: Alianza Cívica y comisión de la OEA se reunirán fuera del país, asegura Mario Arana

Arremetida del régimen

Maradiaga estuvo acusado por la “justicia” orteguista de dirigir una red delincuencial y terrorista en el contexto de las protestas sociales.

En septiembre de 2018 se ordenó su captura, pero en julio de 2019 se archivó su causa penal bajo la polémica Ley de Autoamnistía, aprobada por los diputados de la dictadura de Daniel Ortega.

Además de haber sido incriminado de financiar mafias narcotraficantes, sin pruebas, ha sido víctima de una campaña de odio del orteguismo, que en el extremo de su venganza asaltó y retiró la personería jurídica del Ieepp.

Según la narrativa del régimen, las manifestaciones que iniciaron en abril del año pasado realmente fueron un intento de golpe de Estado y Maradiaga fue uno de los responsables, utilizando el Ieepp para recibir fondos provenientes de Estados Unidos con el propósito de financiar la intentona golpista.

Sin embargo, esta tesis oficialista ha sido desmentida por organismos nacionales e internacionales de los derechos humanos que, al contrario, en sus informes han documentado la represión desatada a través de la Policía Orteguista, paramilitares y fanáticos del caudillo que han matado a 328 personas, de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Ataques a Toruño y Arellano

Menos de 15 días permanecieron en el país el director de Radio Darío, Aníbal Toruño; y el comentarista político, Jaime Arellano, después que estuvieron casi un año también en el exilio forzado.

Ambos llegaron a Nicaragua el pasado 29 de agosto y sufrieron un ataque de turbas orteguistas cuando, en compañía del presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, acompañaron a Toruño a la ciudad de León. Tuvieron que regresar a Managua y a los días salir del país.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: