Las ocho claves del mensaje de la Conferencia Episcopal sobre la dictadura de Daniel Ortega

Un sociólogo y un analista político concuerdan que los obispos hacen un llamado a la reconciliación y al comportamiento ético y cívico ante la violencia de la dictadura

Conferencia Episcopal de Nicaragua

La Conferencia Episcopal de Nicaragua es presidida por el cardenal Leopoldo Brenes. LA PRENSA/ ARCHIVO

Un régimen en ruina moral y con instituciones destruidas, que se basa únicamente en la represión, el odio y la muerte para preservar el poder, y ante el cual hay que luchar de forma cívica: estas son parte de ocho claves contenidas en el mensaje que la Conferencia Episcopal de Nicaragua emitió el pasado 15 de septiembre, en el marco de las Fiestas patrias de Nicaragua.

Así interpretan el mensaje religioso tanto el sociólogo Óscar René Vargas, como el analista político Eliseo Núñez.
Para ellos, en medio del mensaje religioso, hay un evidente llamado de los obispos a la reconciliación y al comportamiento ético y cívico ante la respuesta de violencia de la dictadura de Daniel Ortega.

Lea además: Conferencia Episcopal de Nicaragua llama a feligreses a orar una semana por la paz y la justicia

Polarización y crisis

Según el analista político Eliseo Núñez, en la carta pastoral de los obispos hay varios mensajes, pero él destaca dos: la existencia de una polarización peligrosa que puede llevar al país a un conflicto sangriento, como en el pasado, y la ruina de las instituciones estatales que son instrumentalizadas dentro de un sistema de odio y muerte.

“Los obispos señalan que el tema de las instituciones es insuficiente, que se requieren cambios para sanarlas, pero tienen que darse a través de la mejor vía posible y no por medio de la violencia, que es el lenguaje que ellos identifican como respuesta de la dictadura luego de cerrarse al diálogo”, dice Núñez.

Puede interesarle: Régimen orteguista no fue invitado a toma de posesión de monseñor René Sandigo como nuevo Obispo de la Diócesis de León

Y el otro mensaje clave, de acuerdo con el analista, es el llamado a la reconciliación “como respuesta ante un sistema de odio y muerte que ha implantado el régimen de Ortega y
Rosario Murillo”.

“Los obispos ven con preocupación que la cuerda de la polarización se está tensando, que el régimen solo responde con violencia y se cierra al diálogo y aunque la población resiste, la Conferencia teme que esa cuerda se rompa y genere una crisis peor a la que hemos vivido desde abril del 2018”, dijo.

Lea además: Régimen orteguista mantiene retenidos contenedores a Cáritas de Nicaragua, la pastoral social de la Iglesia católica

Un país sumido en la desconfianza

El sociólogo Óscar René Vargas, por su parte, encuentra seis mensajes claves en la carta de los obispos.

La primera: “Los obispos afirman que ‘es imposible crecer en desconfianza… La desconfianza corta la trama del tejido humano y hace que se desplome la viga que sujeta el templo…’. De esa forma reconocen que el régimen se encuentra derrotado estratégicamente y que la solución tiene que ser integral para comenzar a resolver los problemas del país”.

Puede interesarle: Régimen asfixia a la Arquidiócesis de Managua al quitarle por completo el apoyo presupuestario

La segunda clave: “Cuando los obispos señalan la necesidad del diálogo ‘para solucionar nuestros problemas’, están diciendo que no se puede limitar solamente a buscar una solución electoral, ya que el problema de la crisis sociopolítica comprende otros aspectos fundamentales”.

Tercera clave: “Al calificar al gobierno Ortega-Murillo como ‘un sistema (político) de odio y muerte’ instalado en el país, están señalando que la única manera que el régimen ha podido mantenerse en poder ha sido a través de la represión indiscriminada, los asesinatos, las torturas y la militarización de la sociedad”.

Cuarta clave: “Los obispos señalan que para construir juntos un país ‘con verdadera justicia y democracia’ es necesario que el actual régimen político sea superado para poder enfrentar los problemas de la corrupción, justicia, impunidad, pobreza”.

Lea además: Tibia bienvenida a monseñor René Sándigo, el nuevo obispo de León

Quinta clave: “Se desconfía de la autoridad, se desconfía de las instituciones, se desconfía de las buenas intenciones y hasta de la viabilidad de los proyectos propios del gobierno Ortega-Murillo. Lo que significa que para inyectar confianza hay superar la desconfianza que genera el régimen”.

Sexta clave: “El documento de los obispos expresa una posición más firme que la posición de sectores del gran capital. Es un documento que debilita aún más al régimen de cara a la comunidad internacional y a la ciudadanía en resistencia”.

Impacto de la carta pastoral y otros golpes

Para el sociólogo Óscar René Vargas, la carta de los obispos se suma a una serie de eventos que han causado impacto interno e internacional que debilitan más a la dictadura Ortega-Murillo.

“En los últimos 10 días el régimen ha sufrido golpes que lo han debilitado: la declaración de la Sra. Michelle Bachelet sobre Nicaragua, la conformación de la Comisión de Alto Nivel de la OEA, la fractura de su relación con el capital, etcétera”, dice.

“Ese debilitamiento lo ha llevado a cometer un nuevo error político: impedir la entrada de la Comisión de Alto Nivel de la OEA por el temor a que el movimiento social aprovechara su estadía para promover manifestaciones en las calles de las ciudades”.

“Antes de esto, la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, presentó un informe demoledor sobre la violación de los derechos humanos en Nicaragua”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: