Mike Pompeo viaja a Arabia Saudita para evaluar la «respuesta» de EE.UU. al ataque que atribuyen a Irán

"Estamos listos para defender nuestros intereses y aliados en la región, no nos equivoquemos al respecto", afirmó el vicepresidente Mike Pence

Los rebeldes hutíes de Yemen, alineados con Irán, reclamaron los ataques con aviones no tripulados, pero Estados Unidos culpa directamente a Teherán. LA PRENSA/AFP

Estados Unidos está seguro de que el ataque del fin de semana contra instalaciones petroleras de Arabia Saudita se realizó desde suelo iraní y que se usaron misiles de crucero, dijo este martes a AFP un funcionario estadounidense.

El gobierno de Donald Trump está preparando un documento para probar sus afirmaciones y convencer a la comunidad internacional, incluidos los europeos, en la Asamblea General de la Naciones Unidas la próxima semana, dijo el funcionario, que habló bajo condición de anonimato.

Preguntado sobre si Washington tenía la certeza de que los misiles habían sido lanzados desde suelo iraní, el funcionario respondió: «Sí».

Lea además: Qué se sabe de los ataques a la principal refinería de petróleo del mundo y qué efecto podrían tener en el precio del crudo

El presidente estadounidense decidió enviar el martes a su jefe de la diplomacia, Mike Pompeo, a Arabia Saudita para discutir con sus aliados la «respuesta» a los ataques contra la infraestructura petrolera, que según Washington se originaron en Irán.

Pompeo se reunirá el miércoles en Yeda con el príncipe heredero para discutir «los recientes ataques a las instalaciones petroleras del reino y coordinar los esfuerzos para contrarrestar la agresión iraní en la región», dijo la portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus. Un funcionario estadounidense dijo a AFP bajo condición de anonimato que el ataque se lanzó desde territorio iraní con misiles de crucero y que Estados Unidos estaba reuniendo pruebas para presentar a la comunidad internacional en la Asamblea General de las Naciones Unidas la próxima semana.

El vicepresidente Mike Pence reiteró afirmaciones de Trump de que Irán «parece» estar «detrás de estos ataques», y advirtió que Estados Unidos «está preparado» para defender sus intereses y los de sus aliados en la región. «Nuestros servicios de inteligencia están analizando las pruebas en este mismo momento», dijo, y agregó que Trump decidirá qué hacer «en los próximos días».

Lea también: Ataque en Arabia Saudita: por qué Estados Unidos guarda millones de barriles de petróleo bajo la tierra

El gobierno de Trump evalúa varias opciones, desde un ataque cibernético hasta un ataque físico contra la infraestructura petrolera iraní o a los Guardianes de la Revolución, la fuerza de élite de la República Islámica, informó NBC News, citando a funcionarios estadounidenses no identificados. A Trump se le presentaron potenciales alternativas en una reunión el lunes del Consejo de Seguridad Nacional, pero solicitó más, dijo NBC.

Teherán versus Riad

El viaje de Pompeo a Arabia Saudita se produce tras los ataques con drones del sábado contra Abqaiq, la planta de procesamiento de petróleo más grande del mundo, y el campo petrolero Jurais, en el este del país.

Los rebeldes hutíes de Yemen, respaldados por Irán, se adjudicaron la ofensiva, que redujo a la mitad la producción de petróleo en Arabia Saudita, principal exportador mundial de crudo.

Los hutíes están en guerra desde 2015 con las fuerzas del gobierno en Yemen, un conflicto que encaja con el intento de Trump de frenar el poder iraní en la región a través de una campaña de «máxima presión» de sanciones económicas.

Trump inició esta campaña en mayo de 2018, tras retirarse unilateralmente de un acuerdo internacional de 2015 destinado a restringir la industria nuclear iraní a fines civiles. Según el mandatario estadounidense, Teherán no cumplía sus compromisos en el marco del pacto -aún suscrito por Irán Alemania, Francia, China y Rusia.

Le puede interesar: Ataque en Arabia Saudita: rebeldes yemeníes amenazan con nueva embestida

El ayatolá Ali Jamenei, líder supremo iraní, dijo que Estados Unidos en realidad busca poner de rodillas a Irán.

«La política de ‘máxima presión’ contra la nación iraní es inútil y todos los responsables de la República Islámica de Irán creen unánimemente que no habrá negociaciones con Estados Unidos a ningún nivel», dijo en un mensaje televisado.

Jamenei también aseguró que mientras haya sanciones, no habrá conversaciones directas con Washington.

«Sin esto, no habrá negociaciones a ningún nivel entre los funcionarios de la República Islámica de Irán y los estadounidenses, no durante la visita a Nueva York o cualquier otra visita», aseveró.

Mercados petroleros atentos

Trump dijo que no está interesado en reunirse con su par iraní, Hasan Rohani, luego de que la Casa Blanca insinuara el domingo que podría haber alguna forma de encuentro en Nueva York.
«Nunca descarto nada, pero prefiero no reunirme con él», dijo.

Londres y Berlín instaron el martes a una «respuesta colectiva» de la comunidad internacional. Durante su visita a El Cairo, el canciller francés Jean-Yves Le Drian llamó a una «desescalada», en tanto Pekín pidió «moderación».

Los ataques cortaron a la mitad el bombeo saudí, el equivalente al 6 por ciento de la producción mundial de petróleo.

Los mercados petroleros continuaron observando la situación atentamente, tras dispararse a niveles no vistos desde la Guerra del Golfo de 1991.

Los precios del crudo bajaron alrededor del 6 por ciento el martes, luego de subir un 14 por ciento el lunes. Arabia Saudita aseguró que su producción de petróleo volvería a la normalidad a finales de mes.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: