Sandor Guido nació para ser un ganador en el beisbol

Sandor fue campeón ocho veces como jugador y en su primer año como mánager ha conquistado cuatro títulos: Sub-23, Profesional, Latinoamericana y Pomares.

Sandor Guido le dio a León su primera corona desde 2003 en la Primera División. LA PRENSA/JADER FLORES

Sandor Guido tuvo una carrera como pelotero de la cual puede sentirse orgulloso. Bateador de por vida de .308 con 1,324 hits, la cuarta cifra más alta para un bateador zurdo, únicamente detrás de Próspero González, Nemesio Porras y Pablo Juárez, y también cuarto en el ranking entre artilleros leoneses, escoltando a Ariel Delgado, Henry Roa y Julio Medina. No obstante, será más recordado por ser un jugador inspiración para el resto de sus compañeros y un líder en el terreno de juego, que le ha dado una mezcla de garra y determinación que lo tienen rápidamente brillando como mánager. Parece haber nacido para ganar.

Sandor acabó con una sequía de 16 años de León sin ganar un título en el beisbol de Primera División y desde su debut hace aproximadamente un año, lo ha ganado todo: el Campeonato Nacional Sub-23, la Liga de Beisbol Profesional de Nicaragua, la Serie Latinoamericana y ahora el Pomares, además de ser coach de Panamá en la coronación de este equipo en la Serie del Caribe y también tomar las riendas de la Selección Nacional en los Juegos Panamericanos de Lima y conquistar la medalla de bronce. Muchos dicen que heredó el toque mágico de Noel Areas.

Como jugador, Sandor fue campeón seis veces en la Primera División, incluyendo la de 2003, que había sido la última corona de los felinos y de la cual el ex bigleaguer Wilton López es el único jugador que se mantiene activo. Además, Sandor fue dos veces campeón como pelotero en la Liga Profesional, y con la Selección Nacional ganó  múltiples medallas internacionales. De modo que tiene un currículo impresionante.

Sobrevivientes

De la anterior corona de León en 2003, solamente Sandor y Wilton repiten del equipo felino. Álvaro López, ahora coach de picheo del Bóer, era lanzador de los melenudos, mientras que el tirador Róger Marín estaba con el staff de Granada en esa serie.

Fidencio 5-0

Fidencio tuvo una postemporada en ensueño. Ganó dos juegos en la Serie Final y en total tuvo balance de 5-0 en cinco juegos y efectividad de 1.25 en 28.2 entradas. Venció dos veces a Chontales en los cuartos de final, luego una vez a Matagalpa en las semis, antes de convertirse en el verdugo del Bóer.

La última derrota de Fidencio fue el 17 de mayo 2-0 ante el Bóer,  en un juego recortado a cinco innings por lluvia. Desde entonces, incluyendo los playoffs, tuvo 8-0 en 10 salidas, con efectividad de 1.53 en 58.2 episodios.

Juegos a juego

Juego #1. Fidencio Flores tiró seis entradas sin carrera y Danny Calderón se voló la cerca en un explosivo primer tercio de juego de la artillería de León, que los llevó a imponerse 11-5.

Juego #2. Wilton López demostró su clase y Marvin Martínez empató un récord en finales con ocho hits consecutivos para que León venciera 6-2.

Juego #3. Braulio Silva le dio vida al Bóer con siete innings potentes para doblegar 5-2 a los felinos.

 Juego #4. Junior Téllez se creció en el box para vencer 9-3 al Bóer,

Juego #5. El Bóer no tenía escapatoria. Abrió Fidencio y relevó Wilton, mientras Norlando Valle dio jonrón abriendo juego y León se coronó al imponerse 5-3.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: